Espacios Europeos

Pedro Castro, alcalde de Getafe (Madrid): “Los ayuntamientos no lo podíamos permitir”

espacioseuropeos.com (26/5/2010)pedro-castro-alcalde-de-getafe
El Gobierno de Zapatero ha entrado en barrena.  Cada uno de sus miembros va a lo suyo; cada uno de ellos dice una cosa hoy y mañana otra. Y las más de las veces, el mismo cargo (ministro) dice algo y al rato se desdice. Pero, lo peor es cuando se utiliza el BOE (Boletín Oficial del Estado) para modificar lo aparecido el día anterior con la excusa de una errata -menos mal que no han expedientado a un funcionario o contratado laboral-, cuando la verdad es que se vieron obligados a modificar debido a las presiones de los ayuntamientos socialistas.

Es el caso del Real Decreto Ley de medidas  antidéficit que publicó el pasado día 24 el BOE, mediante el cual se cerraba el grifo a las entidades locales (Ayuntamientos) para que se endeudasen más; se trataba de contribuir a la reducción del elevado déficit público. La medida, quedó fijada desde la fecha de la publicación de ese Real Decreto  hasta el 31 de diciembre de 2011.

Pero, al día siguiente -o sea ayer- el BOE publicaba una rectificación que subsanaba el error en las fechas, pues lo que pretendía decir el Gobierno era que esa norma relativa al endeudamiento entraría en vigor el uno de enero de 2011. La “corrección de errores del Real Decreto Ley 8/2010 de 20 de mayo, en el que se adoptan medidas extraordinarias para la reducción del déficit público”, queda subsanada y el Gobierno procede a efectuar las oportunas modificaciones”.

Las críticas no se han hecho esperar, y medios de comunicación y partidos políticos -especialmente el PP- se han lanzado a la arena descalificando al gobierno y, sobre todo, a Zapatero.

Con una vocecita que parece no haber roto un plato, la vicepresidenta segunda y  ministra de Economía, Elena Salagdo, afirmó ayer mismo lo siguiente: “Ha sido sólo un error sin importancia”. Usted sabe señora ministra que no ha sido un error -nos está mintiendo- y segundo, que usted ni se había enterado de esa rectificación.

Ayer comentamos esa rectificación y la achacábamos a la presión de los ayuntamientos socialistas. Y hoy nos lo confirma Pedro Castro, alcalde de Getafe (Madrid), y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

En una entrevista, realizada por Carolina Martín Madrid, en el diario Público, el alcalde Pedro Castro, aboga -según la entrevistadora- “por que todas las administraciones trabajen unidas para que España salga de la crisis”.  Por eso, defiende la necesidad del real decreto aprobado por el Gobierno. Eso sí, con la corrección del BOE que retrasa hasta el 1 de enero de 2011 la prohibición a los ayuntamientos de recurrir a créditos a largo plazo.

La periodista le pregunta al edil getafeño por el lío “en torno a la entrada en vigor del decreto sobre los créditos a los ayuntamientos“, a lo que él responde: “En el decreto no solo está esa corrección sino 21 más. Yo estaba de acuerdo con el 99,9 % del decreto, pero había un 0,1% que hablaba del endeudamiento en 2010. Dijimos que era imposible que esto se pudiera dar porque, estando de acuerdo con el decreto en líneas generales, ese 0,1% no lo podíamos permitir porque era de los presupuestos vigentes. No nos vamos a hacer los mártires; no hubo que pelear nada. Era natural y eso llevó a la corrección”.

Se entendió -afirma Castro- enseguida “que era imposible porque nos impedía funcionar como ayuntamientos. Se nos garantizó que a lo largo de la noche se iba a llevar esta corrección al BOE. Hoy en la FEMP no ha habido ni un solo voto en contra, sólo explicación de posiciones”.

El alcalde Getafe se considera partidario del deeretazo: “He dicho con claridad que apoyo el decreto al 100%. En tiempos difíciles las medidas tienen que ser valientes y responsables. Igual que he pedido al Gobierno que gobierne, a la oposición le he instado a que ponga por encima de sus intereses los del Gobierno, no puede ser miserable y no estar a la altura de las circunstancias por un puñado de votos”.

No ha habido error señora Salgado, ha habido presión…