España, 28-09-2016

España guarda silencio: Muertes y Torturas en Guinea Ecuatorial

Teodoro Obiang Nguema, cuando era teniente

Teodoro Obiang Nguema, cuando era teniente

Guinea Ecuatorial/España
espacioseuropeos.com (25/2/2005)
Por su interés, espacioseuropeos.com, se hace eco del Informe que, en enero de este año, ha difundido el Comité  Ejecutivo Nacional del Partido UNIÓN POPULAR de Guinea Ecuatorial. Y una vez más, lamentamos el “apagón informativo” que envuelve todo lo relacionado con la ex colonia española. Esta actitud es compartida por la mayor parte de los medios de comunicación y, evidentemente, por el Gobierno español y, en especial, por el ministerio de Asuntos Exteriores.

Informe del Comité Ejecutivo Nacional del Partido UNIÓN POPULAR de Guinea Ecuatorial

RESUMEN DE LA SITUACIÓN SOCIOPOLÍTICA Y DE LOS DERECHOS HUMANOS EN GUINEA ECUATORIAL.-

ANTECEDENTES: UP, Partido Progrereso, severo, Moto, austino, Ondó, Ebang,

Desde hace más de 36 años, la República de Guinea Ecuatorial se encuentra sometida a un continuado régimen dictatorial. Los primeros once de ellos conocidos como la era Macías y los últimos 25 con el actual régimen presidido por Teodoro Obiang Nguema Mbasogo.

El ahora General Teodoro Obiang Nguema fue sobrino de tribu de Macías, su mano derecha en el Ejército y máximo ejecutor responsable de la mayor parte de las atrocidades cometidas durante la primera dictadura. Se hizo con el poder al derrocar y ejecutar a su pariente y protector, en el año 1.979, mediante un golpe de Estado. Tras este golpe de Estado y el derrocamiento de Macías, en el que toda Guinea Ecuatorial y buena parte de la Comunidad Internacional depositaron grandes ilusiones y esperanzas, la acción de Obiang Nguema Mbasogo fue acogida como un bálsamo salvador por el sufrido pueblo ecuatoguineano.

Sin embargo, tras más de veinticinco años en el poder, Obiang Nguema Mbasogo no ha mejorado nada en cuanto al respeto de las libertades políticas. La situación económica del país convertido en el tercer productor del petróleo del África Subsahariana es caótica. En la actualidad, todos los recursos económicos y financieros del país se encuentran concentrados en manos del Presidente, de su familia y de algunos de sus más directos colaboradores. Entre todos no constituyen ni el 5% de la población, mientras la inmensa mayoría, el 95% de los ecuatoguineanos siguen sumidos en la más absoluta pobreza y miseria.

En todo este tiempo, Obiang Nguema y su régimen se han convertido en verdugos de los ecuatoguineanos, dedicándose sistemáticamente al  hostigamiento de la población, a la represión de sus adversarios políticos a los que califica como  enemigos del país, a las prácticas de corrupción y malversación de los bienes del Estado llegando hasta el grado de institucionalización, al uso de la tortura y la violación de los derechos fundamentales de los ciudadanos como herramientas y métodos habituales de acción política.

Una de sus estrategias políticas consiste en el empobrecimiento de la población para garantizar la dependencia al poder político. Se fomenta el odio entre los ecuatoguineanos y se promueve los enfrentamientos tribales, regionales y étnicos. Mientras, el Presidente, su familia, los miembros del Gobierno y demás autoridades civiles y militares del Estado se dedican al saqueo y expolio del patrimonio nacional, a la corrupción y a la explotación irracional de los recursos naturales del país (petróleo, madera, gas, pesca, oro, etc.).

En teoría, Guinea Ecuatorial aparece como un país con una renta y unos indicadores económicos que le sitúan entre los Estados con unos índices de desarrollo medio. Es actualmente uno de los mayores productores de  petróleo del continente africano, además de la madera y la pesca que exporta al exterior junto con los tradicionales productos agrícolas, cacao y café que constituyeron la base de la economía nacional desde los primeros años de la independencia.

El territorio de la República de Guinea Ecuatorial es rico en recursos naturales, con una gran variedad de yacimientos minerales y piedras preciosas, Extensa variedad de madera, abundante pesca, etc. Sin embargo, todo el país se sigue administrando de manera incontrolada, sin unos criterios claros de gestión y sin distinción clara entre el patrimonio personal y familiar del Jefe de Estado y el patrimonio del Estado.

El producto de las exportaciones de petróleo, gas, madera, pesca, café, cacao, etc. no se refleja en la contabilidad nacional, los ingresos procedentes de su comercialización no constan en los presupuestos Generales del Estado, por lo que sus beneficios no repercuten en el nivel de vida de la población.

El país carece de infraestructuras: la mayor parte de las carreteras están sin asfaltar, no hay autovías. Los pocos hospitales carecen del equipamiento adecuado, de personal y de suficientes cuadros cualificados. No hay medicamentos en los hospitales. Los centros educativos destacan por el bajo nivel y la deficiente de la formación, profesorado insuficiente y en la mayoría de las veces con poca cualificación.

La capital del país, Malabo, sigue falto de los servicios básicos de saneamiento y abastecimientos. No hay un régimen estable de suministro energético ni de agua potable. La misma situación se extiende al resto de ciudades, capitales de provincias, distritos y municipios. No hay transportes públicos que garanticen la comunicación en todo el ámbito nacional, ni en las zonas urbanas.

Las pocas infraestructuras que existen heredadas de la época colonial se destruyen día a día por la falta de inversión en su mantenimiento y conservación. Cualquier enfermedad puede convertirse en epidemia y llevar a la muerte a gran parte de la población por falta de medicamentos y en especial situación se encuentra la infancia.

La mayor inversión se realiza en la seguridad personal del Presidente y su familia, que con la excusa de la protección, durante el año 2004 se ha gastado grandes sumas de dinero en la importación de armamentos y mercenarios para utilizarlos en fines represores contra los opositores políticos. La mayor obsesión del régimen es la seguridad y la defensa contra los complots y golpes de Estado que se inventa periódicamente. Todo ello con el fin de seguir manteniendo a la población intimidada y aterrorizada.

Durante estos años la oposición ha sido literalmente desmontada, utilizando todo tipo de maquinaciones como la intimidación, el chantaje, la compra de voluntades, detenciones arbitrarias, juicios injustos e injustificados, asesinatos, etc, etc…

Todo esto hace que Guinea Ecuatorial constituya en la actualidad el fiel reflejo de lo que significa una dictadura tercermundista. Un régimen autocrático donde el dictador, protegido por fuerzas mercenarias extranjeras, es considerado dueño y señor absoluto de las vidas y las haciendas de todos los ciudadanos del país. Sus asociados y cómplices de las potencias occidentales hacen la vista gorda y se lo permiten todo y sus colaboradores más allegados le profesan una obediencia ciega pudiendo sacrificar hasta sus vidas y las de sus familias para conseguir los favores del jefe. El mayor de los hijos del presidente, Teodoro Nguema Obiang Mangue (Patrón), se gasta sumas descontroladas de dinero en juergas y caprichos cada vez que sale al exterior y cuando no lo hace directamente es a través de las fianzas que se tienen que pagar por él en juzgados europeos debido a las constantes detenciones y encarcelamientos en diferentes países por tráfico de estupefacientes u otros delitos menores. Asimismo, los hijos, las mujeres, los hermanos y demás parientes del dictador han acaparado todas las fuentes, controlando todos los resortes económicos, políticos y sociales del país.

SITUACIÓN EN EL AÑO 2004

Durante el año 2004, el régimen ecuatoguineano una vez más ha vuelto a demostrar su nula voluntad de aceptar un cambio político y su escasa predisposición para iniciar un verdadero proceso que pudiera llevar al país a la democracia. El día 25 de abril del 2004 se celebró la enésima farsa electoral de la era Obiang.  Como todas las anteriores, se han caracterizado por el fraude masivo y descarado sin dar ninguna opción a que la población pudiera ejercer sus derechos en libertad. Y como ya es habitual, en las fechas previas se intensificaron las maniobras y acciones de represión e intimidación, con detenciones selectivas y encarcelamiento de líderes y militantes de los partidos de la oposición.

El fraude se empezó a fraguar desde el primer día. Tras la convocatoria electoral, el régimen decidió bloquear, a través del Ministerio del Interior, las candidaturas presentadas por la Ejecutiva Nacional de UNIÓN POPULAR e Impuso las de su candidatura títere. Usurpando así de manera totalmente ilegal las siglas de éste Partido. Acto seguido comenzó la habitual oleada de represión, con detenciones y encarcelamientos arbitrarios contra dirigentes y militantes de UNIÓN POPULAR que tras lo anterior habían decidido propugnar la abstención por considerar que los comicios, además de nacer ya fraudulentos, eran ilegítimos.

Después de la farsa y una vez consumado el fraude en todos los aspectos, el partido Unión Popular, al igual que otras formaciones políticas de la oposición denunciaron todas las irregularidades observadas, entre las que se puede destacar:

1.- Que los resultados promulgados por la Junta Electoral Nacional no reflejaron ni la voluntad popular ni la realidad política de Guinea Ecuatorial.

2.- No se permitió votar a todos los potenciales electores del país. En algunos consejos municipales el censo electoral se hizo coincidir con el censo de militantes del PDGE, por tanto, en el mejor de los casos sólo estaban censados como máximo alrededor del 60% de la población.

3.- En la mayoría de las mesas electorales y en los consejos de poblado de las zonas rurales, se utilizaba el voto familiar, permitiendo al miembro de la familia más afín al régimen votar por todos los demás. El miembro familiar afín podía votar por los que estaban desplazados a otros lugares ya sea dentro como fuera del país y por aquellos no afines de su familia aunque éstos se encontraran presentes.  Impidiendo a estos últimos ejercer su derecho a voto con el argumento de que ya se había votado por ellos.

4.- Estaba permitido y generalizado el voto múltiple o transeúnte, pero sólo si se ejercía a favor del PDGE. Por medio de esta modalidad, un grupo de militantes del partido gubernamental podía recorrer varias mesas electorales ya sean del mismo municipio como de otros diferentes votando como transeúntes.

5.- Muchos Presidentes de mesas electorales de los poblados y municipios del interior, todos ellos dirigentes o militantes del PDGE, podían introducir papeletas de su partido en las urnas sin necesidad de efectuar la votación y simplemente contabilizando el número de habitantes de su poblado. También algunos cambiaban las urnas electorales por otras previamente llenadas con papeletas del PDGE, antes del recuento.

Todo ello al final resultaba innecesario y totalmente irrelevante. Pues, en la realidad los resultados que promulga la Junta Electoral Nacional no corresponden a ningún recuento de votos, sino al fruto de una decisión totalmente arbitraria del régimen que adjudica los escaños y las concejalías en base a su propio criterio y conveniencia.
Todas estas y otras muchas irregularidades, algunas de las cuales no podían ser detectadas por los pocos observadores internacionales que deambulaban de una mesa a otra. Y todo ello fue el motivo por el que Unión Popular y las demás formaciones políticas calificaran los comicios de fraudulentos, ilegales y antidemocráticos.

Además de denunciar la obcecación del régimen, por su afán de no querer propiciar un verdadero proceso de democratización en el país y conducir a éste a una situación de confrontación y violencia.

En definitiva, en el año 2004, el régimen ecuatoguineano se ha mantenido en su línea habitual de bloquear e impedir constante y sistemáticamente cualquier posible iniciativa que pudiera propiciar un mínimo avance hacia la democratización del país. Por el contrario las violaciones de los derechos humanos, las detenciones arbitrarias, encarcelamiento y tortura de ciudadanos indefensos, represión e intimidación de los dirigentes de la oposición y sus familiares  nunca han dejado de producirse.

A principios de año seguían estando detenidos varios ciudadanos ecuatoguineanos por la única razón de no estar de acuerdo con el régimen político y sus actuaciones. Algunos cumplían condenas después de haber pasado por juicios farsantes y totalmente adulterados, con jueces que ni conocían la le Ley ni sabían interpretar las propias leyes y fiscales que se confundían con jueces y policías. De esta manera nos encontramos actualmente en las cárceles con:

I.- RELACIÓN DE LOS CONDENADOS EN EL JUICIO DE 23 DE MAYO A 9 DE JUNIO DE 2002 QUE CONTINUAN EN PRISIÓN.

Condenados como autores a veinte años de reclusión menor:

Felipe Ondó Obiang, maestro, de 64 años, casado. Ha sido varias veces ministro y Presidente del Parlamento Guineano. Dirigente máximo del partido (no legalizado) Fuerza Democrática Republicana. Fue duramente torturado antes y después del juicio del cine Marfil de mayo-junio de 2002. Por decisión del dictador guineano se le traslada en junio de 2003 a la cárcel de Evinayong, en el centro de la región continental, donde ha sido también objeto de malos tratos. Donato Ondó Ondó, militante de FDR. Duramente torturado. Pablo Nguema Mba: Maestro industrial, casado, militante de la FDR. Duramente torturado. Mariano Oyono Nsue, conductor, casado. Duramente torturado. Militante de la FDR. Procesado en 1983 cumplió 7 años de cárcel. Francisco Abeso Mba, empleado, antes alférez, casado. Procesado en 1983 cumplió entonces seis años de cárcel. Militante de la FDR. Antonio Oyono Ondó, militar, casado, de 42 años. Duramente torturado. Primo Micha Obiang, militar. Duramente torturado. Ismael Nze Ndong, militar, 27 años. Ernesto Nguema Monsuy. Severo Moto Nsa, dirigente del Partido del Progreso (residente en Madrid), juzgado y condenado en ausencia. Alfonso Milam, juzgado y condenado en ausencia. Lucas Oyono Nsue, dirigente de Unión Popular (refugiado en Yaounde Cameroun), juzgado y condenado en ausencia.

CONDENADOS COMO CÓMPLICES A CATORCE AÑOS Y OCHO MESES DE RECLUSIÓN MENOR:

Guillermo Nguema Elá: Ingeniero de caminos, 51 años. Promotor de la FDR y, junto con Felipe Ondó, uno de sus máximos dirigentes. Duramente torturado. Ángel Ovono Akumbega: Militar, viudo. Duramente torturado. Militante de la FDR. Patricio Ndong Bee: Cabo de infantería, de 50 años, casado. Salomón Avenga Mba: Militante de FDR.  Duramente torturado. Mariano Ekua Sima: Sin profesión específica. Militante de FDR. Duramente torturado. Santiago Ela Obiang: Agricultor, de 50 años, casado. Antes comandante de navío y ex delegado del gobierno en la región de Akurenam. Duramente torturado. Norberto Evuna Miko: Ex militar, de 44 años, casado. Militante de FDR. Duramente torturado. Santiago Ntutumu Ndong: Militar, de 39 años, casado. Torturado. Juan Ovono Obiang: Agricultor, 54 años, casado. Ruben Alogo: (?) Agricultor y empleado de correos, de 35 años, casado. Duramente torturado.

INDULTADOS EL 12/10/2002 (DENTRO DE ESTE GRUPO):

Cesar Ela Ondo, Emilio Ndong Biyogo (Unión Popular), Moisés Esono Mba, Laureano Ondo Monsuy, Pedro Alogo Monsuy, Diosdado Genovio, Nguema, Santiago Asu Ondo, Marcelo Zeme Nze.

C) CONDENADOS COMO ENCUBRIDORES A SEIS AÑOS Y OCHO MESES DE PRISIÓN MENOR:

Benito Ntutumu Eyegue: Ex teniente, Lorenzo Ondo Ebang:  Militar, Faustino Ondo Ebang: Militar  (Cadete formado en Cuba, nunca llegó a ejercer como tal). 50 años, casado. Dirigente de Unión Popular; Jesús Nguema Obiang: Militar, 58 años, casado. Torturado; Luis Ela Akue: Conductor, 28 años, soltero; Macario Esimi Mañana: Auxiliar administrativo, 40 años, casado; Luis Nzo Ondo: (?) Agricultor; Lorenzo Asu Ngume: Militar (carpintero), 41 años, casado.  Torturado; Ismael Nve Ndong: Militar, 29 años; José Primo Obama: Policía Nacional, 35 años, casado; Cayetano Monsuy Obama: Sin profesión definida, 31 años, casado; Jeremías Nguema Mba: Fotógrafo, 24 años, soltero; Cándido Obiang Abia: Pintor, 23 años, soltero. Torturado; Roque Nve Nso: Empleado, 47 años, casado. Torturado; Rafael Obama Ondo: Militar; Miguel Ángel Micha Obama: Militar, 26 años, soltero; Melchor Ndong Mondu: (?) Tractorista, 39 años, casado; Julio Ndong Elá: Ex Ministro del Interior, refugiado en España

INDULTADOS EN OCTUBRE 2002 (DENTRO DE ESTE GRUPO)

Carmelo Biko Ngua, Domingo Nfa Nve, Jeremías Nkulu Abaga, Plácido Miko Abogo, Abogado y Licenciado en Ciencias Químicas, Secretario General de Convergencia para la Democracia Social (CPDS); Isaac Ondo Monsuy, Santiago Ovono Moro, Juan Asumu Sima, Melchor Obama Ndumu, Mario Mba Ntutumu, Florencio Edjang Ondo, Baltasar Nsue Oyono, Domingo Edjang Nsue, Heraclio Owono Nsogo, Rubén Monsuy Ngume, Gaspar Owono Nguema, Juan Ondó Nguema, Melchor Ndong Mondu y Julio Ndong Elá.

CONDENADOS JUICIO CONTRA DIRIGENTES DE UNIÓN POPULAR (Malabo, mayo-julio 2002)

Fabián Nsue Nguema Obono: Secretario General de Unión Popular (UP), detenido, torturado y condenado a un año de prisión. Fue acusado de difundir por Internet  documentos críticos contra la política del Gobierno y el Presidente Obiang. Liberado al cabo de ocho meses de cárcel y torturas; Laurentino Nsue Esono Mibuy: Coordinador Exterior, Encargado de las Relaciones Externas e Institucionales de Unión Popular (UP). Residente en España. Condenado en rebeldía a dos años y cuatro meses de prisión y multa de treinta millones de Francos Cefas, por la misma causa que Fabián Nsue Nguem Obono.

DETENIDOS SOBRE LOS QUE NO SE HAN FORMULADO CARGOS  (Pero que continúan en prisión).

Bienvenido Samba Momesori: Sacerdote de la Iglesia de los Serafines y los Querubines. Detenido en Malabo el 28 de noviembre de 2003. Tras de permanecer detenido en la Comisaría de Malabo y en el penal de Black Beach, se le trasladó a la carcel de Evinayong, en la región continental, muy lejos de su familia. No se han formulado cargo alguno contra él. Weja Chicampo Puye: Dirigente del Movimiento para la Autodeterminación de la Isla de Bioko (MAIB). Detenido en Malabo en la madrugada del 4 de marzo por un grupo de policías enmascarados que lo golpeó brutalmente. Ha permanecido durante mucho tiempo en las “celdas especiales” de Black Beach. En ningún momento recibió atención médica para sus heridas. No se ha formulado cargo alguno contra él. Había regresado del exilio el 17 de agosto de 2003. Pedro Mba Ndong, antiguo militante del Partido del Progreso. Presentador de un popular programa de la televisión guineana. Detenido en el aeropuerto de Malabo en el mes de julio de 2004 cuando regresaba a Guinea. Está en Black Beach.

DETENIDOS EN RELACIÓN CON ALGUNO DE LOS PROCESOS CELEBRADOS EN GUINEA PERO QUE FINALMENTE NO HAN SIDO INCLUIDOS EN LOS SUMARIOS Y PERMANECEN EN PRISIÓN.

Marcelino Nguema Esono: Enseñante. Militante del Partido del Progreso. Detenido en Bata el 27 de julio de 2004 cuando veía un partido de futbol en casa de un familiar. La policía disparó contra él en el momento de la detención. Está en Black Beach. Jeremías Mbá Obama: Militante de CPDS, dueño de la casa en la que se detuvo a Marcelino Nguema. Está en Black Beach. A mediados de julio tuvo que ser ingresado en el hospital de Malabo como consecuencia de los malos tratos padecidos en la cárcel. José Antonio Nguema, detenido junto con los dos anteriores. Posible militancia en el Partido del Progreso. Está en Black Beach. Salvador Bibang Esono, funcionario, militante del Partido del Progreso, detenido en Malabo el 19 de marzo de 2004. Está en Black Beach. Pedro Tomo Esono, jugador de futbol del equipo de Momgomo. Fue detenido a mediados de julio y cruelmente torturado en Black Beach. Es sobrino de Gabriel Pedro Tomo, exdiputado el PDGE y en este momento miembro de la FDR.

DETENIDOS EN RELACIÓN CON LOS INCIDENTES DE CORISCO DE MAYO DE 2004.

Supervivientes de la matanza de Corisco de finales de mayo de 2004. Fueron cruelmente torturados, alguno mutilado. Purificación fue violada. Pedro Esono Esono, Antonio Mba Ndong, Alfredo Asumu, Purificación Bindang, Francisco Briones Garriga. En el mismo acto fueron muertos a tiros por disparos de los militares entre otros cuyos cuerpos no fueron encontrados: Nicolás Eni Obiang, Diosdado Ndong Nze, Pablo Ekang Mba y Carmelo Mitogo Eyenga, Se encuentran también en la cárcel de Bata. Carmelo Ncogo Mitogo, Jesús Micha Micha, Juan María Itutu Méndez, Juan Pedro Ncua Abang, Juan Bestue Santander. Estos últimos fueron extraditados a Guinea por el gobierno de Gabón por su supuesta participación en el intento de invasión de la isla de Corisco. Están en la cárcel de Bata.

PROCESADOS EN EL CASO DEL GOLPE DE LOS SUPUESTOS MERCENARIOS

A.- GUINEANOS.- finalmente condenados a un año y cuatro meses por un delito de “imprudencia”.

Antonio Javier Nguema Nchama y Agustín Massoko Abegue.

(postítulos)

B. ARMENIOS.- Condenados a …

Samuel Davrinian, Ashot Karapetyan, Samuel Matshkalian, Razmin Khachatryan, Suren Maradyan y Ashot Simonyan.

C. SUDAFRICANOS

Nick Du Toit, Mark Anthony Schmidt, Marius Gerardes Bonzaire, Georgio Fernando Patricio Cardoso, Américo Joao Pimentel Riveiro, Angel Augusto, José Passocas Domingos y Georges Olimpic Nunez Allerson.

D. ALEMANES

Gerard Eugen Merz (fallecido el 18 de marzo por las torturas recibidas en el penal de Black Beach).

E.- DETENIDOS POR SU RELACIÓN CON EL Weja, Chicampo, Simon, Mann, tiTENIENTE CORONEL, CIPRIANO NGUEMA NBÁ: 

Luis Ntutumu Obiang, “Berni”, comerciante de Bata; Pedro Tomo Esono, jugador de fútbol y policía nacional; Angelina Abeso, (vecina del poblado de Esong-si Nkodjoeñ); Felisa Anguesomo, (vecina del poblado de Esong-si Nkodjoeñ); Florentina Nchama, (vecina del poblado de Esong-si Nkodjoeñ); Viviana Obono, (vecina del poblado de Esong-si Nkodjoeñ); Narciso Ngonga Mba, (de 70 años, vecino de Esongsi-Ncodjeñ y tío de Cipriano). Asesinado. Su cadáver no fue entregado a la familia; Maximiliano Owono Nguema, teniente coronel, jefe militar de Evinayong.

F. DETENIDOS SIN CAUSA JUSTIFICADA (DETENCIONES PREVENTIVAS)

Marcelino Manuel Nguema Esono, Jerónimo Mba Obama, Jose Antonio Nguema, Santiago-Pedro Nculu, (asesinado en Bata). Todos estos ciudadanos, al igual que otros muchos no mencionados aquí han sido detenidos, torturados, encarcelados, etc. Algunos sin siquiera un simulacro de juicio como se ha hecho en otras ocasiones. Todo, debido a un cruento régimen dictatorial y autocrático, caracterizado por la intolerancia, la brutalidad y la barbarie. Un régimen que no admite la justicia, un régimen que no admite el derecho. Un régimen que no admite la democracia.

Laurentino J. Nsué Esono Mibuy

Coordinador Exterior

Partido Unión Popular de Guinea Ecuatorial (UP).                                                                            Laurentino, Moisés, Andrés,


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826