España, 28-09-2016

Mientras España “regala” dinero a Obiang Nguema, Marruecos está iniciando varios proyectos industriales en Guinea Ecuatorial  

guinea-ecuatorialGuinea Ecuatorial
Baltasar Pérez (16/7/2005)
Marruecos está comenzando varios proyectos en Guinea Ecuatorial por un valor superior a los 90 millones de Euros. Entre estos proyectos destaca la construcción de un nuevo puerto en Malabo, así como la puesta en práctica de un programa de viviendas sociales. El primer ministro marroquí, Dris Yetú, así lo anunció en la entrevista que mantuvo con su homólogo de Guinea Ecuatorial, Miguel Abia Biteo Boricó.

La visita oficial de la delegación ecuatoguineana, que se produjo el mes pasado, la integraban seis ministros, entre ellos los de Desarrollo Económico, Finanzas, y Sanidad, Pesca, Agricultura y Medio Ambiente, a los que acompañaban tres Secretarios de Estado. Las reuniones mantenidas han sido, al parecer muy provechosas para ambas partes, al menos en la teoría.

Tras esta visita se acordó la creación de una Comisión Mixta para dar viabilidad a los acuerdos formalizados y fomentar en el futuro la cooperación entre los dos países. En la actualidad, Marruecos colabora con Guinea Ecuatorial en la formación de los cuerpos de Seguridad. Miembros de los cuerpos de seguridad de la República de Guinea Ecuatorial reciben periódicamente instrucción en la academia de Kenitra (Marruecos).

La propia guardia personal del presidente Teodoro Obiang Nguema está integrada por miembros del Ejército y la Policía marroquí.

Los acuerdos económicos se llevaron a cabo coincidiendo con la visita que Teodoro Obiang Nguema, realizó el pasado 4 de julio a la capital marroquí, noticia que ya publicó espacioseuorpeos.ocm. La llegada de Obiang coincidió y no por casualidad con la de la delegación de ministros guineanos.

Datos aportados por miembros destacados de la oposición guineana han nos confirman que Obiang realiza a menudo viajes a Marruecos, especialmente para recibir tratamiento médico. Durante el pasado año, Obiang Nguema, realizó varios viajes, en uno de los cuales fue recibido por el Rey Mohamed VI.

Inadmisible actitud de España
Contrastan estos acuerdos con la actitud que mantiene el Gobierno de  España, que de forma reiterada “regala” dinero  al Gobierno de Guinea Ecuatorial. Tras la condonación de la deuda que la ex colonia tenía con España y la firma en noviembre de 2003 de dos Acuerdos de Conversión de la Deuda, en la etapa en que Rodrigo de Rato y Figaredo era Vicepresidente Económico y ministro de Economía, ahora el ministro de AA.EE. Miguel Ángel Moratinos “donó” al Presidente Obiang Nguema la módica cantidad de 27 millones de Euros. Las explicaciones que dio  con este motivo, más que diplomáticas nos suenan a que quiso reírse de españoles y ecuatoguineanos.

¿Cómo se puede  donar dinero a un régimen que nada en la abundancia económica?
¿Cómo puede la AECI seguir sufragando costosísimos proyectos –que difícilmente ven la luz- a un régimen que amasa ingentes cantidades de dinero de forma ilegal en bancos extranjeros, como el Riggs Bank? Si esas donaciones llegaran al pueblo, estaríamos de acuerdo, pero es que no es así. Guinea Ecuatorial carece de hospitales, de una mínima infraestructura sanitaria, la luz eléctrica es casi desconocida por la población, las empresas aéreas no están reconocidas por organismos internacionales, la inseguridad jurídica es total…

¿Qué se pretende ocultar con estos “pagos” que el Gobierno español hace? ¿Cómo puede permitir el Reino de España que Obiang se mofe de nuestro Gobierno y de paso de todo el pueblo español? ¿Por qué se tolera el cierre de la embajada de Guinea en Madrid?  ¿Cómo es que no se han investigado las declaraciones de Teodoro Obiang Nguema en las que afirmaba que el dinero de la AECI destinado a Guinea Ecuatorial iba a parar a las manos de los partidos políticos españoles? Y, entre tanto, que hace nuestro Congreso de los Diputados, Senado, Tribunal de Cuentas y Fiscalía Anticorrupción… Pues, sencillamente, nada. Bueno, si, contribuir con su silencio y complacencia a la permanencia de algo insólito –aunque cada vez abunda más- en pleno siglo XXI: corrupción desmedida, torturas generalizadas, carencia total de democracia, violación continua de los derechos humanos…

¿Dónde están aquellos partidos políticos, sindicatos y ONG que firmaron aquella famosa carta que dio la vuelta al mundo?  Esa misiva, fechada el 12 de julio de 2003, se titulaba pomposamente “Carta enviada a la Ministra de Asuntos Exteriores a propósito de los acuerdos comerciales y de condonación de la deuda entre España y Guinea Ecuatorial?”.

Algunas de las peticiones que se hacían eran de esta guisa: “La elaboración de dicho acuerdo no es consciente con los principios que inspiran la Ley española de Cooperación Internacional para el desarrollo, ni con una política exterior que tenga como objetivo la promoción de la democracia y las libertades, especialmente en países con unos vínculos históricos y contemporáneos (sic) como Guinea Ecuatorial. Por ello, le solicitamos que se condicionen las negociaciones para la firma de dicho acuerdo hasta que no haya signos evidentes de mejora de los derechos humanos, en concreto a que el Gobierno guineano proceda a la liberación de los presos políticos que se encuentran actualmente en las cárceles del país”.

Las peticiones eran justas, incluso diría que poco comprometidas, pero entonces gobernaba el PP, había que “dar caña” al contrincante… Tras el 14-M de 2004, con el cambio de partido en el Gobierno, la situación debería haber cambiado, ya que el primer firmante de esa carta era el PSOE y el segundo IU…

Pues, por desgracia, la situación es peor. Esperemos que los firmantes de esa carta escriban ahora otra en consonancia con lo que está acaeciendo en Guinea Ecuatorial. Aunque mucho nos tememos que no lo harán, pues todos los firmantes de esa misiva recibían y reciben dinero del Estado para el sostén y mantenimiento de sus poderosísimas estructuras.

Desde aquí deseamos con todo nuestro ardor que tanto Obiang Nguema como su entorno familiar de “depredadores”, así como los que apoyan su “política”, hagan compañía algún día al hijo de Pinochet que se encuentra a buen recaudo en una cárcel de Santiago de Chile.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826