España, 25-09-2016

Zapatero, en “babuchas”, desde La Moncloa, habla con las “tropas de paz” a través de video-conferencia

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (26/12/2007)eugenio-pordomingo
Es de sobra conocido que a nuestro presidente no le gusta viajar, y menos pernoctar fuera de casa; antes en la de León, después en la de Las Rozas, y desde el 14-M en la de La Moncloa. Pero, hombre, lo de ahora, lo de no acercarse a saludar en persona a las “tropas de paz” españolas que se encuentran, según el cacareado sonsonete del Gobierno de España, en “misiones de paz”, no ha estado muy bien que se diga.Pero, por otro lado, nos imaginamos a José Luís Rodríguez

Zapatero, rodeado de una pléyade de asesores, además de ministros, decidiendo a dónde ir; qué lugar visitar de los muchos en que España tiene tropas. ¿Haití, Irak, El Líbano, Sarajevo, Kosovo, República Democrática del Congo, Afganistán…?

Todos esos países son lugares peligrosos, donde los tiros y los atentados son reales, no “disparos dialécticos” como los de Mariano Rajoy,que a decir verdad cada vez atina menos. No, ¡que va!, allí –en esos países- se libran combates de verdad, y se está expuesto a bombazos de la “insurgencia”, o como se quiera llamar. Otra cosa es que luego, por arte de biribirloque, se transformen en “accidentes” de diversa etiología.

Pero, bueno, el caso es que Zapatero, de momento ha decidido no ir. Eso sí, ha hablado con nuestros soldados (un porcentaje nada desdeñable de ellos ecuatorianos, colombianos, marroquíes y algún que otro guineano), a través de video-conferencia, que es menos peligroso, menos cansado y compromete, al parecer, también menos.

Los medios de comunicación, especialmente la televisión, nos han mostrado retazos de esas “conversaciones”. Pero, en fin, que no ha ido.

Los que si han viajado a esos lugares remotos, que huelen a pólvora y sangre, han sido el presidente de la República de Francia, Nicolas Sarkozy, el de Italia, Romano Prodi, y el de Australia, Kevin Rudd.

A pesar de las prisas que tenía Sarkozy por estar entre los largos y bien torneados brazos de la bella Carla Bruni, su nuevo amor, cumplió con eso de “primero la obligación; después la devoción”. ¡Y mira que le gusta la “devoción”!

Frente a su homólogo afgano, Hamid Karzai, en Kabul, y en presencia del general estadounidense Dan McNeill, comandante en jefe de los casi 50.000 soldados de la OTAN, Nicolas Sarkozy afirmó: “Aquí está en juego una guerra contra el terrorismo, contra el fanatismo, que no podemos y no debemos perder”.

Al presidente de la República francesa le faltó aquí sinceridad, pues bien pudo hablar de “rutas del petróleo”, del aumento en la producción del opio afgano, y de otras muchas cosas…
Pero, nuestro presidente –desconocemos las razones- no ha viajado a ninguno de esos países donde el Gobierno de España tiene “tropas de Paz”. No sabemos si la causa ha sido la pereza, la fobia a viajar, o quizás asuntos de Estado, los que se lo han impedido. Puede que viaje más tarde, por ejemplo para Reyes, como si fuera un regalo…

Parece ser que la Nochebuena y Navidad la ha pasado Zapatero en La Moncloa, a cuerpo de Rey, bueno, de Presidente que viene a ser lo mismo al menos cada cuatro años, sin gastar un euro suyo. La Nochevieja la pasará en Doñaña en las mismas condiciones…

Entre tanto, Nicolas Sarkozy, sin ocultamiento alguno, ni discurso distorsionador de la realidad, se quitó la corbata, y se fue a Egipto con su amada, la cantante, ex modelo y millonaria, además de guapa, Carla Bruni. Y encima el viaje gratis total. El avión lo pone el millonario Vincent Bolloré, amigo del presidente francés.

A Nicolas Sarkozy le esperan días de sosiego político; días de vino, amor y rosas. Acaba de ganar las elecciones, ha resuelto –al menos de momento- la tan manida Constitución Europea, y en Luxor se entregará a otra de sus pasiones…

Mientras, Zapatero, se dedicará a vendernos las delicias de nuestra querida España y las bendiciones de la “alianza de civilizaciones”, a la vez que trata de conseguir como sea un “alto el fuego” definitivo de ETA; además de inaugurar trenes de alta velocidad, otorgar regalías presupuestarias a Vascos y Catalanes, a la vez que intenta que nos olvidemos de la tremenda subida de la “cesta de la compra”, de las hipotecas que nos asfixian, de los cada vez más asiduos “asaltos” a mano armada y cargados de violencia de “albano-kosovares” y de los malos resultados del informe PISA, que reitera una y otra vez que nuestros estudiantes son los últimos de Europa…

Y eso que no tocamos nuestros “éxitos” en accidentes de carretera, consumo de alcohol y drogas, fabricación de “bombas racimo” y venta de municiones a países africanos, donde si que ocupamos los primeros puestos…


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826