España, 27-09-2016

El personal de Naciones Unidas destruye el patrimonio arqueológico del Sáhara Occidental

Sahara
espacioseuropeos.com (9/1/2008)MINURSO
A través de la Universitat de Girona y las páginas web, Sahara Resiste, Poemario y El Observador, hemos podido constatar como personal de la ONU se dedica a destruir el patrimonio arqueológico del Sáhara Occidental. Con este motivo, publicamos la reseña que, a tal efecto, ha hecho la Universitat de Girona, a la vez que agradecemos al doctor Nick Brooks de la Universidad de Norwich, la obtención de las fotografías que evidencian ese destrozo.

Las fotografías muestran los daños y destrucción de los yacimientos arqueológicos saharauis, donde se han realizado pintadas con graffitti en un vergonzoso acto de vandalismo. Fotos realizadas entre los días 15 de noviembre de 2006 y 1 de diciembre de 2007. Fotos de las pintadas realizadas por el personal de la MINURSO, cedidas por cortesía del doctor Nick Brooks de la Universidad de Norwich.

La reciente visita de un equipo de paleoclimatólogos británicos al macizo de Leyuad, situado en los territorios del Sáhara Occidental controlados por el Frente Polisario, ha puesto al descubierto un nuevo episodio de agresión grave al patrimonio rupestre prehistórico de la antigua colonia española por parte del personal de la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental).

Concretamente los observadores militares de Naciones Unidas han vandalizado con graffitis realizados con spray azul y blanco las paredes de la cueva del Diablo, uno de los mayores yacimientos rupestres prehistóricos del sur del país. El lugar conservaba en sus paredes centenares de relieves y pinturas prehistóricas que estaban siendo estudiadas en profundidad por los arqueólogos de la Universitat de Girona. Su existencia era conocida desde la época colonial pero nunca antes habían sido objeto de un estudio intenso como el actual, que estaba aportando hallazgos espectaculares.

La diversidad y excepcionalidad del arte representado en la Cueva del Diablo, convierte este yacimiento arqueológico en una de las joyas del patrimonio arqueológico del Sáhara Occidental. De ahí el interés que había mostrado el Ministerio de Cultura de la RASD para que la Universidad de Girona procediera a su estudio y catalogación.

Los trabajos de la Universitat de Girona (que colabora con el Ministerio de Cultura de la RASD para la identificación, estudio y protección del patrimonio arqueológico del Sáhara Occidental) habían permitido identificar en la Cueva del Diablo una primera fase de figuraciones humanas gigantescas, de cerca de dos metros de alto en las partes centrales de la cueva. Estos personajes centrales, vestidos con túnicas profusamente decoradas, están escoltados por personajes de tamaño natural a lado y lado de la cueva. Junto a estos impresionantes relieves, en la cueva se pueden observar hileras con decenas de gacelas grabadas que corren por la pared de la cavidad. Estas representaciones son idénticas a una parte de las pinturas rupestres que la Universitat de Girona acaba de estudiar en la región Zemmur, situada a unos quinientos kilómetros de Leyuad. Por encima de estas figuras de gacelas y extendiéndose por paredes y suelo de la cueva, se hallan representaciones de jinetes y reproducciones de plantas de pies, así como numerosos molinos.

Los últimos trabajos de la Universitat de Girona, que permaneció en Leyuad durante dos semanas a inicios de 2007 permitieron, asimismo, identificar y comenzar a estudiar las pinturas rupestres que todavía se conservaban en la Cueva.

Tanto la Universidad como el Ministerio de Cultura del Sáhara Occidental y otros equipos científicos que trabajan en la zona llevan tiempo recogiendo evidencias y denunciando acciones parecidas en los yacimientos de pintura rupestre de Rekeiz Lemgasem y en el yacimiento de grabados de Sluguilla Lawash (ambos al norte del Sáhara Occidental). Hasta el momento nada de eso ha servido para impedir la repetición de estas actuaciones y frenar el deterioro y destrucción de los yacimientos.

Oficiales de alta graduación, entrenados en centros de adiestramiento de Naciones Unidas para misiones de mantenimiento de la paz, se encuentran implicados en estos escándalos.

Entendemos que tales acciones, perpetradas por las que deberían ser las fuerzas de paz en el territorio, no son aceptables.

Son además contrarias al espíritu de las palabras de su antiguo secretario general, Kofi Annan, en relación a la importancia del arte rupestre africano. Las instituciones científicas que colaboran con el Ministerio de Cultura de la República Árabe Saharaui Democrática y el mismo Ministerio exigen que el personal de la MINURSO cese de realizar ese tipo de actos y que, en la medida de lo posible, se restauren de forma adecuada los yacimientos rupestres prehistóricos sin causar mayor daño.

 


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826