España, 17-12-2017

Obiang Nguema acusa por enésima vez a Severo Moto de intentar otro golpe en Guinea Ecuatorial

Abaha (13/3/2008)
Ayer por la noche, el Ministro Portavoz Santiago Nsobeya compareció en la televisión de Guinea Ecuatorial, para dar cuenta de una supuesta nueva intentona golpista del líder opositor Severo Moto. Nsobeya, dio cuenta de la operación llevada a cabo por las fuerzas de la seguridad de Guinea Ecuatorial  habían descubierto un intento de golpe de Estado que, sin dudar,  atribuyó a Severo Moto.

Ante las cámaras de la televisión estatal, la única que se permite en el país, el ministro mostró unos fusiles de asalto (3 o 4), así como abundante munición. Anunció, asimismo, la detención de Juan Michá, alias “Opalon”, y Gerardo Angüé, alias “Bateria”, los dos son militantes del Partido del Progreso que lidera Severo Moto.

Según informó Nsobeya, hay otra persona detenida, un vecino del barrio New Building, zona donde se encontraron las armas.

Santiago Nsobeya, con un pasado macabro durante el régimen de Francisco Macías, no dudó en traicionarle, participando en un cruento golpe de Estado, junto a Teodoro Obiang Nguema, que terminó con su fusilamiento. Santiago Nsobeya Efumang conoce a fondo la trayectoria de Obiang durante el régimen de Macías. En septiem­bre de 1979, en el transcurso del juicio a Macías, se formó un pacto de silencio entre Obiang Nguema, el sargento Ondela y Nsobeya, pata que durante ese proceso éstos dos últimos no mencionaran ninguna de las atrocidades del entonces jefe de las fuerzas armadas de Guinea Ecuatorial. Obiang pagó a base de cargos a Santiago Nsobeya.

No hay duda que Obiang Nguema está muy molesto por la decisión del Tribunal Supremo de España (allí, en Guinea no hay ni tribunales y mucho menos supremos), de mantener la condición de asilado a Severo Moto. La reacción de ahora, tratando de inculparlo en otro golpe de Estado, es una prueba de su enfado.

A Teodoro Obiang Nguema le puede suceder lo que al pastor del cuento, que  siempre estaba “¡que viene el lobo!, ¡que viene el lobo!, hasta que un día el lobo llegó y se lo comió, a él y a las ovejas.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826