España, 22-01-2018

Retos ecológicos: cómo pasar de las declaraciones a la acción

Ferran Requejo (9/3/2008)
La estrategia del avestruz (hablar mucho… y mirar para otro lado) debe quedar atrás.

Estos años son decisivos: según cómo se resuelvan (o no) las principales dimensiones ecológicas (calentamiento global del planeta, deforestación, erosión y desertización del suelo, extinción de especies animales y vegetales, escasez de agua dulce), dependerá la calidad de vida de las futuras generaciones. Hay países que ya se han puesto a hacer los deberes. Pero otros, como Estados Unidos, Australia y España persisten en la táctica del avestruz, o, lo que es lo mismo, escondiéndose tras mera retórica.

EN LOS TEMAS ECOLÓGICOS, los gobiernos han pasado por varias etapas. Hace solo pocos años, muchos de ellos negaban que hubiera problemas ecológicos a escala global. Posteriormente, ya se vieron impelidos a reconocer que algo no iba bien, pero adoptaban la táctica del avestruz, derivando la atención pública hacia cualquier otro lado.

“Últimamente se tiende a asimilar los problemas medioambientales con el calentamiento global; siendo ésta una de sus dimensiones principales, no es la única”. En la actualidad ello ya no es posible. El avestruz se ha levantado y mira la realidad. Lo que pasa es que habla mucho, pero actúa poco. Y es que los temas ecológicos son, de momento, mucho más propicios a la retórica que a la toma de decisiones de calado.

Cabe señalar cuatro aspectos que pueden ayudar a pasar de las declaraciones a la acción. En primer lugar, las principales dimensiones implicadas en el tema ecológico. El segundo aspecto pasa por las variables e índices de medida de estas dimensiones. A éstas le siguen ciertos equívocos del aparente discurso verde de algunas empresas y organizaciones. Por último, es necesario abordar los posibles caminos de solución.

LAS DIMENSIONES
Últimamente se tiende a asimilar los problemas medioambientales con el calentamiento global del planeta (aumento del efecto invernadero relacionado por de las emisiones humanas). Sin embargo, siendo ésta una de sus dimensiones principales, no es la única (y quizás no la más grave). “La salud medioambiental de un país no se mide simplemente por el grado de sus emisiones de gases de efecto invernadero”.

A su lado cabe incluir la deforestación, erosión y desertización del suelo; la extinción de especies animales y vegetales a gran escala (pérdida de biodiversidad); la creciente escasez de agua dulce; el aumento de la demanda de energía y de consumo asociados al mundo occidental y a los países en vías de desarrollo, así como al aumento previsible de la población global del planeta (de 6.600 millones a unos 9.000 millones previstos a mediados del siglo XXI).

Estas dimensiones del tema ecológico se encuentran muchas veces interrelacionadas, pero deben distinguirse para entenderlas mejor y para poder plantear más eficazmente el modo de combatirlas.

LAS VARIABLES Y LOS ÍNDICES DE MEDIDA
“A veces se detectan argumentos equívocos, casi demagógicos, en la búsqueda de posiciones de nuevos productos en el mercado. Es el caso, por ejemplo, de los coches verdes”. La salud medioambiental de un país no se mide simplemente por el grado de sus emisiones de gases de efecto invernadero. Se necesitan índices que midan las principales variables que intervienen en el tema.

Un índice reciente que integra hasta 21 indicadores diferentes es el índice ISA (Índice de Sostenibilidad Ambiental) establecido por investigadores de la Universidad de Yale y de Columbia en 2005. Permite establecer un ránking más informativo de países, regiones… que cuando sólo se miden aspectos parciales.

Según este índice, los países mejor situados ese año fueron los nórdicos y Uruguay; los peores algunas ex repúblicas soviéticas, Irak, Taiwan y Corea del Norte. España, por su parte, ocupa el lugar 76 entre 146 países, ¡por detrás de 17 países africanos y 21 europeos!

EQUÍVOCOS
A veces se detectan argumentos equívocos, casi demagógicos, en la búsqueda de posiciones de nuevos productos en el mercado. Es el caso, por ejemplo, de los “coches verdes” o de ciertos biocombustibles pretendidamente menos contaminantes.

A pesar de que estos productos contaminan efectivamente menos que los tradicionales, el proceso energético y medioambiental debe ser analizado en su conjunto, y no sólo a partir del producto final. “En general, suelen mencionarse tres erres ecológicas como vías de solución: reducir, reutilizar y recicla”. Es decir, deben tenerse en cuenta la energía empleada y los costes ecológicos de fabricar los nuevos coches o de producir biocombustibles.

Se trata de procesos que además de energía necesitan grandes cantidades de agua, de materiales, etc., y que generan residuos. El balance final es a veces contraproducente. Especialmente cuando el mercado incentiva el consumo de productos tras períodos cortos del uso de los anteriores.

TRES VÍAS DE SOLUCIÓN
En general, suelen mencionarse tres erres ecológicas como vías de solución: reducir, reutilizar y reciclar. El objetivo general es llegar a una sostenibilidad energética compatible con la competitividad. No es fácil, pero resulta imprescindible apostar por ello. En las dos primeras vías, los actores que pueden propiciar un cambio son, principalmente, los gobiernos y las empresas.

“Es oportuno recordar que un gobierno progresista, hoy, tiene que ver con implementar, entre otras, medidas ecológicas prácticas que no sean un mero adorno”. El objetivo de reducir es alcanzar un balance energético mucho más satisfactorio: que se utilice mucha menos energía y menos materiales en la fabricación de productos, y que se generen muchos menos residuos en los procesos de producción. Por su parte, reutilizar significa fabricar y utilizar productos con una mayor vida media. Todo ello es hoy técnicamente posible. Comprar menos productos y de una mayor calidad es una vía de futuro.

Finalmente, el reciclaje es donde más podemos influir los ciudadanos. Y tiene su mejor sentido en el caso de materiales no renovables (derivados del petróleo como plásticos, fertilizantes, pinturas, etc.). Pero reciclar no es la vía de mayor impacto medioambiental, ya que la tarea de separar, recuperar y transformar los materiales usados en otros nuevos implica un consumo de energía relativamente alto. Pero no hacerlo es peor, especialmente por la mayor generación de residuos cuando no se hace (además de la importancia de introducir progresivamente una mayor cultura ecológica en la ciudadanía).

MÁS QUE UN MERO ADORNO
Las próximas décadas son decisivas. Según cómo se resuelvan (o no) las principales dimensiones ecológicas, dependerá la calidad de vida de las próximas generaciones.

Hay países que ya se han puesto a hacer los deberes. Pero otros, como Estados Unidos, Australia y España persisten en la táctica del avestruz o escondiéndose tras mera retórica.

Es oportuno recordar que un gobierno progresista, hoy, tiene que ver con implementar, entre otras, medidas ecológicas prácticas que no sean un mero adorno.

N. de la R.
Ferran Requejo es catedrático de Ciencia Política en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y autor de “Federalismo Plurinacional y Pluralismo de Valores”, CEPC, 2007. Este artículo se edita gracias a la gentileza del autor y de Safe Democracy.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826