España, 17-12-2017

David contra Goliath

espacioseuropeos.com (17/4/2088)

Hoy ha ingresado en prisión el opositor guineano Severo Moto. Un juez de la Audiencia Nacional ha ordenado prisión incondicional para él por haber “coordinado y dirigido las actividades de envío de armas a Guinea, una de cuyas muestras serían las encontradas en el puerto de Sagunto el pasado 4 de marzo”. Con seguridad, el dictador Teodoro Obiang Nguema está a estas horas jactándose de ello. Por fin ha logrado que la Justicia española le acuse formalmente y le encarcele. Pero, ¿cuánto tiempo va a durar esta situación?

Hoy no vamos a entrar a analizar ni emitir valoraciones sobre lo sucedido. De momento, vamos a emitir el Comunicado de Prensa que nos ha hecho llegar el Partido del Progreso y el Gobierno en el Exilio de Guinea Ecuatorial.

La noticia de la detención e ingreso en prisión del Presidente del Gobierno de Guinea Ecuatorial en el exilio, Severo Moto, ha producido una profunda consternación en todo el equipo de técnicos y voluntarios que asisten a esta plataforma política de oposición a la dictadura guineana.

En el seno de su equipo técnico siempre ha existido la sospecha de estar ante un montaje más de la tiranía contraria a la existencia de una alternativa democrática.

En ningún momento, Severo Moto, ha sugerido a sus colaboradores que llevasen a cabo acciones o iniciativas que estuvieran al margen de la ley.

El equipo de Severo Moto, en todo momento y en todas sus iniciativas, ha respetado escrupulosamente el ordenamiento jurídico español y nunca se han contemplado otros escenarios políticos y sociales que el alcanzar la libertad y la democracia para un pueblo sometido al terrorismo de Estado del sátrapa Obiang Nguema.

Desde el equipo de Severo Moto consideramos este asunto como una broma de mal gusto que ha supuesto la muerte de un opositor, que sepamos, a manos de los matones del régimen sanguinario de Obiang Nguema y una salvaje represión del Partido del Progreso en Guinea Ecuatorial.

Consideramos que, en un supuesto e hipotético caso, Severo Moto haya sido inducido y no al revés, por terceras personas, a llevar a cabo una acción tan gratuita e inútil como la de embarcar dos escopetas y una pistola (según los despachos de agencia) que son producto de desguace.

La detención por parte de la policía española y su presencia ante el juez es, a nuestro juicio, dolorosamente desproporcionada y exagerada en todos sus extremos.

Su familia no ha sido informada de nada en todos estos días y tanto su esposa como sus hijos han vivido con tremenda incertidumbre su detención. No sabemos si está siendo asistido por un abogado y si se están respetando sus derechos más elementales. Todo lo que llega a la familia es a través de los medios de comunicación.

El equipo del Gobierno en el exilio está formado por voluntarios y no cuenta con una estructura permanente y profesionalizada frente a la maquinaria excesiva y brutal de una tiranía que sí que cuenta con el poder económico de sus pozos de petróleo y la complicidad ¿criminal? de no pocos gobiernos democráticos y que se dicen civilizados.

Consideramos que las exageraciones intencionadas que hablan de “tráfico de armas” o “arsenal de material de guerra” para referirse a las obsoletas armas encontradas es sencillamente denostable.

Los que hemos estado más de cinco años con Severo Moto sabemos que no tiene capacidad para urdir ningún plan violento o terrorista y mucho menos para financiarlo o llevarlo a cabo.

Severo Moto ha trabajado de una manera incansable para construir una plataforma política y no militar, terrorista o golpista, con la que conquistar el futuro para Guinea Ecuatorial.

Severo Moto es un hombre de  paz y de letras; ex seminarista, maestro y periodista que solo cuenta con su palabra para hacer frente a los crímenes de Obiang Nguema.

Creemos que han abusado de su total inocencia y su necesidad de luchar contra una tiranía que, junto a otros muchos, le expulsó de su propia tierra y tiene que vivir prácticamente de la caridad.

Severo Moto ha sufrido los atentados y asaltos a las sedes de su partido en Malabo, la cárcel en Guinea Ecuatorial, las torturas, los malos tratos y la permanente amenaza de muerte.

Severo Moto fue encarcelado por el dictador Francisco Macías en 1976.

Severo Moto fue nuevamente encarcelado por el actual dictador y sobrino del anterior, Teodoro Obiang Nguema en 1995.

Dolorosamente para todos nosotros, hoy, en España, nuestro Presidente es nuevamente encarcelado por los mismos motivos: intentar llevar la democracia y la libertad a un pueblo inerme y sometido a una banda armada de asesinos y corruptos.

Severo Moto fue expulsado de su país, con su mujer y sus hijos, y ha deambulado por España permanentemente perseguido por un dictador desquiciado.

Severo Moto no tiene propiedades ni bienes. Su cuenta corriente está siempre a cero y se ha caracterizado por ser generoso con las donaciones que ha recibido para seguir con su actividad política y nunca ha dudado en compartirlas con sus compañeros de viaje.

Severo Moto es un hombre de profundas convicciones cristianas y no tiene ni intención ni capacidad para llegar al poder “pisando charcos de sangre” (frase que él pronunció en un acto del Partido del Progreso, en Madrid).

Es una injusticia terrible lo que están haciendo con este líder de la oposición al régimen aberrante de Obiang Nguema.

Mientras todas las miradas discuten sobre la capacidad operativa de un viejo y descatalogado “CETME”, un “Mauser” de museo y una pistola de desecho, la gente en Guinea Ecuatorial sigue muriendo, sufriendo y padeciendo uno de los regímenes más violentos y sanguinarios del planeta.

Toda una broma de mal gusto y un insulto a la inteligencia.

Severo Moto cuenta con toda nuestra consideración y máximo respeto y no dudamos de que todo lo que ha hecho ha sido en aras de la libertad y la democracia de nuestro pueblo.

Para todos nosotros, Severo Moto, significa la alternativa firme y decidida de la grotesca dictadura guineana.

No se olviden nuestros queridos amigos que Nelson Mandela estuvo 28 años en la cárcel por su lucha, sin cuartel, contra el régimen racista y sanguinario de Sudáfrica y terminó siendo Premio Nobel de la Paz.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826