España, 19-06-2018

¿Qué se cuece en torno a la detención-secuestro de Weja Chicampo en Guinea Ecuatorial?

espacioseuropeos.com (27/12/2008)
El pasado día 10 de septiembre, llegaba a Madrid, procedente de Malabo (Guinea Ecuatorial), Weja Chicampo, el Coordinador General del MAIB (Movimiento para la Autodeterminación de la Isla de Bioko), líder del MAIB (Movimiento para la Autodeterminación de la Isla de Bioko). Chicampo había sido expulsado -aunque no de forma oficial- de Guinea Ecuatorial por orden de Teodoro Obiang Nguema

Como recordarán nuestros lectores, el líder bubi partió de España con rumbo a Guinea Ecuatorial hace ya varios meses. A pesar de que poco antes había escrito que las “las actuales circunstancias que vive el país bajo el terror de la dictadura he de señalar que tengo motivos suficientes para aplazar dicho retorno a pesar de que tenía ya fijado la fecha de mi retorno al país”.

Por entonces, en esta web se comentó que “sin duda alguna, su regreso se preparó entre el ministerio de Exteriores español y el Gobierno de Guinea Ecuatorial“. A pesar de ello, el Gobierno guineano procedió a expulsar -aunque con billete de avión de regreso- a Chicampo. Su expulsión se debió al miedo del Dictador guineano a que se produjera algún intento por apartarlo del poder ante la proximidad del 12 de octubre, Fiesta Nacional de l República de Guinea Ecuatorial.

La expulsión, en aquella fecha, le fue comunicada a Chicampo por Clemente Engonga, ministro de Interior, y por Manuel Nguema Mbá, Ministro de Seguridad Nacional.

El Coordinador General del MAIB regresó de nuevo a Guinea Ecuatorial el pasado 10 de diciembre, pero cinco días más tarde era detenido-secuestrado por fuerzas militares y policiales de Obiang Nguema. Desde entonces permanece en la sede de la Comisaría Central de la Policía Nacional de Malabo, sin ser acusado de delito alguno. Que sepamos, sólo su familia le ha podido visitar, excepto un día o dos, en los que Chicampo fue trasladado a otras dependencias, donde mantuvo “reuniones”, según comunicaron a sus familiares, con el ministro de Interior y otras autoridades.

No hay ninguna constancia de que tenga asistencia jurídica, hecho que confirma su familia. Al parecer, ayer recibió de nuevo alimentos y se “encuentra mejor”, según nos confirman desde Malabo allegados al detenido. Es más, “puede ser que salga en libertad en breve”, aunque esperan que no le expulsen del país.  

A pesar del silencio sobre este asunto, somos conscientes que ha habido contactos entre España y Guinea Ecuatorial. En Madrid, familiares de Weja Chicampo han puesto en conocimiento del Congreso de los Diputados su situación, sin que hayan tenido respuesta.

¿Puede haber tenido algo que ver con la detención de Chicampo, el hecho de que se hubiera dirigido a varias instituciones españolas, europeas y estadounidenses, explicando la situación de los bubis y, en concreto, su liderazgo?  Liderazgo, que es contestado por ciudadanos bubis residentes en España, como así nos lo ha expuesto Humberto Riochi.

Por otro lado, extraña que DECAM (Demócratas por el Cambio), grupo político en el que al parecer estaba integrado el MAIB, no haya hecho hasta el presente ninguna declaración, como tampoco lo ha hecho Justo Bolekia, representante del MAIB en el Exterior.

Dos días antes de partir para Guinea Ecuatorial, Chicampo mantuvo reuniones con parlamentarios en el mismo Congreso  de los Diputados, y también con funcionarios españoles en la sede del ministerio de Asuntos Exteriores (de esas visitas hay constancia), entrevistas que quizás formen parte de este entramado.

En cualquier caso, “constatamos”, en contra de la opinión del Gobierno de España, que en Guinea Ecuatorial no hay avances en lo que a democracia se refiere. Weja Chicampo lleva detenido-secuestrado desde el pasado día 15 sin ser acusado de nada, y ya va siendo hora de que sea liberado con una explicación seria.

 

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826