España, 18-12-2017

El INEM desbordado por la avalancha de parados: tan sólo 787 inmigrantes se acogen al plan de “retorno voluntario” del Gobierno

espacioseuropeos.com (13/12/2008)
Las oficinas del INEM (Instituto Nacional de Empleo) están desbordadas por el número diario de desempleados que se acercan a ellas para gestionar su situación. A pesar de las promesas del Gobierno y de la inyección de dinero prometida a Ayuntamientos y fabricantes de automóviles, la economía no se reactiva, más bien lo contrario. El consumo decae y la crisis -siempre negada- comienza a hacer estragos en las familias.

Las medidas del Gobierno, a pesar de la propaganda que las acompaña, no tienen efecto alguno. Un ejemplo, en el primer mes de vigencia de las medidas para el “retorno voluntario de inmigrantes”, tan sólo 767 extranjeros se han acogido a ella. La legislación actual les permite cobrar el paro anticipadamente y de una sola vez, en el caso de que se comprometan a no regresar a España en tres años.

El programa de “retorno voluntario” de inmigrantes afecta a los súbditos procedentes de los países no comunitarios, con los que España tiene convenios de Seguridad Social: Andorra, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, Rusia, Filipinas, Marruecos, México, Paraguay, Perú, República Dominicana, Túnez, EE. UU., Ucrania, Uruguay y Venezuela.

A pesar de los cálculos del Ministerio de Trabajo e Inmigración, que estima en  87.000 el número de posibles peticionarios de estas medidas, lo cierto es que, de acuerdo con los datos oficiales, hasta ahora solamente 318 ecuatorianos se han acogido a estas medidas, seguidos de colombianos (129), y argentinos (105). Más del 37 por ciento de las personas que han presentado solicitud en el mes de diciembre, pertenecen al sector de la  construcción.

¿Cómo se le ha ocurrido pensar al ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, que esas medidas serían un incentivo para que miles de inmigrantes retornaran a sus países de origen? Aquí tienen asistencia médica gratuita, colegios, comedores becados para sus hijos, además de guarderías y otras asistencias que en sus países de nacimiento no son accesibles…  Entonces, ¿a qué gastar dinero en propaganda y en legislaciones que nacen ya obsoletas?

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826