España, 11-12-2017

Cuando la celda se convierte en un hogar en Cuba

carolina-ferreiroCarolina Ferreiro (23/6/2009)
Según datos del semanario “The Economist”, 531 de cada 100.000 cubanos son prisioneros actualmente. Sólo en los seis primeros meses de 2009, 26 ciudadanos de esta isla han sido encarcelados. Su único delito: ser disidentes políticos.

De sobra son conocidos muchos datos de Cuba: que es una isla dominada por una dictadura desde hace 50 años; que su presidente hasta febrero de 2008 ha sido Fidel Castro, de forma ininterrumpida; que hoy en día el máximo mandatario es su hermano Raúl; que tiene un embargo comercial por parte de Estados Unidos y que es una pequeña isla, causa de múltiples sanciones por parte de otros países; el Che Guevara; el ron; las mulatas y el turismo, entre otros muchos aspectos.

Pero un dato menos conocido es que esta isla de 111.000 kilómetros cuadrados está a la cabeza de Latinoamérica en número de población reclusa, según los datos revelados por el semanario “The Economist” en su anuario “El mundo en cifras”.

Además, la cuna de la ‘eterna dictadura’  es actualmente el cuarto país del mundo en número de presos, cuyo único delito ha sido mantener una firme oposición al régimen castrista y luchar por su libertad y la de los suyos.

Así, la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, informó el pasado mes de febrero de 2009 que la cifra de prisioneros políticos descendió a 205, de los 238 que se contaron durante el año anterior. Sin embargo, este grupo manifestó que las detenciones arbitrarias a corto plazo subieron en 2008 hasta las 1.500.

Esta organización fue fundada en 1987 por un grupo de opositores al régimen de Castro con el objetivo de proteger y difundir los derechos humanos en la isla y luchar contra las detenciones ilegales de disidentes así como contra la pena de muerte.

Y es que el Gobierno cubano denomina de manera eufemística “prisioneros de conciencia” son los miles de ciudadanos que han sido condenados a vivir de forma permanente en una de las más de 200 cárceles con las que actualmente cuenta la isla.

Esto es precisamente lo que le ocurrió al conocido Grupo de los 75, cuando en 2003 sus 75 miembros fueron acusados de “conspiradores”, “agresores de la independencia  de Cuba” y de atentar contra la independencia de este Estado y socava los principios de la revolución. Por este motivo, fueron condenados a diversas penas de prisión y recibieron como castigo encarcelamientos de hasta 18 años.

Este sonado episodio costó al Gobierno de Castro una estricta sanción por parte de la Unión Europea, a través de la cual se limitaron las visitas de jefes de Gobierno a la isla, redujeron la participación de los países de la Unión en las manifestaciones culturales cubanas y estrecharon los lazos con los disidentes.

El ‘perdón’ no llegó hasta junio del pasado año cuando, a propuesta del Gobierno español, el Consejo de la Unión Europea decidió levantar la sanción para facilitar así el proceso de diálogo político entre las potencias europeas y la dictadura castrista.

No obstante, esta decisión estuvo supeditraul-castroada a que en junio de 2009 se revisara de forma minuciosa la eficacia de ese proceso. Por ello, el organismo deberá decidir ahora qué hacer en base a los supuestos progresos conseguidos por el Gobierno de Raúl Castro en materia de derechos humanos.

Según revela la organización ‘Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba’, en los seis primeros meses de este año ya han sido encarcelados 26 ciudadanos a causa de delitos políticos.

Esta organización fue constituida el 14de mayo de 2007 y congrega a más de 100 opositores al Gobierno de Fidel Castro, entre los que se encuentran 16 ex presos políticos y de conciencia. La relatoría como órgano ejecutivo está conformada por 15 miembros y cuenta con representación en las 14 provincias que conforman Cuba.

En su recién publicado informe, el Consejo de Relatores añade que muchos de los presos que yacen actualmente en las cárceles cubanas, se encuentran en precario estado de salud a causa de las torturas a las que han sido sometidos.

Además, añade que otro motivo por el que un ciudadano cubano puede llegar a conocer la cárcel en algún momento puntual de su vida es la participación en actividades cívicas y pacíficas que se lleven a cabo en las calles de los pueblos y ciudades de este país, además de por manifestar en público sus creencias religiosas.

Y es que además de la prisión, un cubano que sea sorprendido ‘in fraganti’ en una de estas reuniones puede llegar a sufrir hasta cinco días de arresto domiciliario, además de soportar que sus viviendas sean cercadas por paramilitares y policías durante el periodo de tiempo que dure la pena.

A esta desgraciada y triste realidad, hay que sumar también la cifra de fallecimientos de personas jóvenes, que se producen cada día dentro de las cárceles de la isla, datos que obviamente son ocultados por el Gobierno de Castro.

Entre otras muchas consecuencias, la errática política de encierro y mano dura que aplica el régimen cubano ha sumergido al país en una profunda crisis económica, política y social, pues las grandes oleadas migratorias han estado muy influenciadas por las presiones que han de soportar a diario miles de cubanos sospechosos de demonizar al dictador y conspirar contra él.

Esta organización cubana denuncia un hecho cuanto menos escandaloso. Y es que en los últimos meses, el Gobierno de Raúl Castro prepara “con esmero” las prisiones para una posible visita anunciada por el Relator de Naciones Unidas contra la tortura.

Para ello, y con la finalidad de no desilusionar a los huéspedes que visitarán la isla, miles de reclusos están siendo trasladados desde las ‘prisiones severas’ hacia los campamentos cerrados de trabajos forzados.

Estos espacios están ubicados en los montes alejados de los núcleos de población, donde los presos pueden disfrutar de las ventajas que les brindan el aire y el sol. Sin embargo, en donde están sometidos a rigurosas labores agrícolas a cambio de recibir salarios de esclavos.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826