España, 11-12-2017

La OTAN ante la ciénaga afgana

Enrique Oliva (21/8/2009)otan
El 20 de agosto, 17 millones de afganos fueron llamados a las urnas para designar un presidente (entre 36 candidatos a ese pue sto) y 420 consejeros. Una fuerza armada extranjera de 101.000 soldados cuida el orden electoral. Pero el clima de violencia reinante no presagia nada bueno, pues esos comicios se convocan sin prometer ni siquiera una fecha probable de retiro del territorio de las fuerzas internacionales encabezadas  por Estados Unidos a través de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte). ¿Se pensará que habrá alguna oportunidad de paz y democracia bajo una ocupación militar  por tiempo

indeterminado, cuando ya cumplió ocho años de acciones bélicas incesantes y se habla oficialmente de 5 a 10 años más?

Las hostilidades contra Afganistán se “justificaron” a raíz de los sangrientos actos terroristas contra las Torres Gemelas de aquel trágico 11 de setiembre del 2001. Se inició así una guerra cruenta de tierra arrasada en busca de un fantasmal Bin Laden, de origen saudita, pero sin encontrarlo jamás. Ni allí ni en el vecino país, el “aliado”Pakistán. Esta última república islámica ha sido también desestabilizada por la violencia interna y la venida del exterior provocando incesantes ataques a poblaciones y provocando un elevado número indeterminado de muertos y dos millones de desplazados. Sin embargo, el “villano” no aparece a pesar de las múltiples  recompensas ofrecidas por una información de su paradero; una sola de ellas alcanza a 25 millones de dólares.

La OTAN acaba de estrenar un nuevo Secretario General, el dinamarqués Anders Fogh Rasmussen, que ha sido por bastante tiempo primer ministro de su país. Sus más recientes  declaraciones a la prensa puntualizan sus planes: “En primer lugar hemos de tener éxito en Afganistán. La misión en ese país es la más importante. Hay mucho en juego, tanto para el pueblo afgano, como para la comunidad internacional y para la OTAN. No podemos bajar la guardia y dejar que Afganistán vuelva a convertirse en un refugio para terroristas. Esa es nuestra tarea principal. Además, me gustaría mejorar las relaciones con Rusia y continuar con las reformas en nuestra Alianza para que pueda enfrentar los nuevos desafíos de nuestro tiempo”.

Pero el jefe máximo de la OTAN se ha encontrado con un incremento fuerte de las actividades terroristas en Afganistán. El viernes pasado, a menos de una semana de los comicios, en la llamada “calle más segura” de Kabul, la capital afgana, en el barrio Wazir Akbar Khan, frente mismo a la ultra vigilada comandancia de la OTAN, a cargo del general Stanley McChrystal, un vehículo con 500 kilos de explosivos, conducido por un suicida, dejó 8 muertos y 91 heridos. El pasado martes se registraron otros diversos atentados. Dos misiles fueron disparados contra el Palacio Presidencial, granadas se lanzaron a un cuartel policial. Un suicida en un camino mató a 2 trabajadores de las Naciones Unidas. Otro suicida con un vehículo bomba se arrojó sobre un convoy de la OTAN, casi a las puertas de Kabul, provocando 8 muertos y 59 heridos. Las amenazas para sabotear los comicios son múltiples; hasta  prometen los rebeldes talibanes cortar un dedo a quienes concurran a votar. Estos serían fácilmente identificables porque en las papeletas se requiere dejar una huella digital impregnada de tinta. Paralelamente se descuentas fraudes y la multitud de periodistas evidencian en las calles la compra de votos.

Las encuestas dan como ganador al actual presidente Hamid Karzai y en segundo término a su ex ministro de asuntos exteriores Abdula Abdula. Para no amedrentar a los votantes el gobierno ha prohibido a los medios de difusión informar sobre atentados durante las horas de los comicios.

La situación en medios europeos
El diario de centro-derecha “Le Figaro” de París, comentando el atentado del viernes dijo: “Sin lugar a dudas, Washington y la OTAN han cometido errores tácticos en Afganistán. Sus aviones han lanzado bombas, sin tomar en cuenta el sentir de la población, el equilibrio entre los grupos étnicos y las realidades económicas…”.

El diario holandés “Trow” escribió: “Las tropas de la ISAF (nombre del operativo de la OTAN en Afganistán) han vuelto a colocar bloques de cemento en la calle que conduce a su cuartel, otra vía de acceso fue completamente bloqueada. Eso corresponde ya casi a la rutina tras cada atentado explosivo. Pero cada vez más bloques de cemento y bloqueos de calles asfixian a Kabul. Entre tanto se plantea la pregunta de porqué  no se trasladan las sedes de ISAF y otras instituciones que figuran en la lista de blancos de los talibanes a las afueras, donde el peligro de que se vean afectados civiles  resulta considerablemente menor”.

El diario romano “La República” considera a los Talibanes como “todopoderosos e invencibles o por lo menos eso es lo que parece”. Y, haciéndose  eco de  un  sentir cada vez más claro de los europeos, se pregunta “¿porqué tienen que morir nuestros soldados en Kabul? Y esto tanto más porque nos da la impresión de que esos guerreros nos sorprenden con sus ataques espectaculares y nos da la impresión de que nuestra presencia allí no tiene sentido…”.enrique-oliva

El pasado martes, la germana agencia “Deutsche Welle”, mientras se discutía en el parlamento de Berlín el tema de las tropas en Afganistán, la Canciller (cargo equivalente a Jefa del Gobierno) Angela Merkel declaró: “Alemania no pondrá en riesgo los esfuerzos realizados por la misión internacional en Afganistán con una salida anticipada de sus tropas”. Con tales palabras apoyó lo manifestado por su ministro de defensa Franz-Josef Jung opinando que la normalización de la situación en el país de los talibanes, tomará seguramente de 5 a 10 años más”.

Ulrico Weisser, antiguo oficial de la Bundeswehr en materia de planeación, pidió en el periódico “Frankfurter Rundschaua” a los políticos alemanes “una alternativa digna de credibilidad, y no la perspectiva de continuar por 10 años más una guerra que no puede ser ganada, en un país carcomido por la corrupción”. Por su parte, el presidente de la comisión de asuntos exteriores del Bundestag (Parlamento) Ruprecht Polenz advirtió: “Si los talibanes se percatan que en Alemania hay enorme debate al respecto, perpetrarán más atentados contra nuestros soldados”.

En España “El Periódico” de Barcelona trae un título inquietante: “La violencia arrecia en la zona española de Afganistán”, afirma “Dos franceses de cada tres se oponen a la intervención en Afganistán”, refiriéndose a una encuesta encargada por “Le Figaro” se lee con comentarios en el blog en internet del diario “Liberation” de París, un título que muestra un estado de ánimo de los franceses en extensión en los europeos.

“Le Monde” titula con una advertencia muy difundida en la prensa internacional donde dice que “los talibanes afirman disponer, en el corazón de Kabul, de 20 kamikazes listos a morir” y que los mismos ya están “dispersos por la capital esperando órdenes”.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826