España, 18-12-2017

Premiar fiscalmente a los transportes mas sostenibles

 Francisco Segura (18/9/2009)atascos-de-circulacion
Este año la semana europea de la movilidad se celebra del 16 al 22 de septiembre con el lema de “Mejora el clima de tu ciudad”. Durante el desarrollo de esta iniciativa las organizaciones sociales han venido proponiendo todos los años medidas concretas para reorientar las pautas del transporte, especialmente en el ámbito urbano, fomentando el transporte público y los modos no contaminantes como la bicicleta. Para ello han planteado la conveniencia de implantar planes de movilidad tanto a nivel urbano y metropolitano, como en empresas y polígonos industriales, así como la necesidad de aprobar una ley de movilidad que regule estas medidas.

Al hilo del debate que se está produciendo en nuestro país sobre fiscalidad, CC.OO., Ecologistas en Acción, WWF España y Greenpeace han presentado recientemente, a través del Grupo Parlamentario de IU-ICV, una propuesta de ley sobre fiscalidad ambiental que incluye, además de otras materias, elementos de fiscalidad en el transporte.

La propuesta incluye la modificación del actual impuesto de hidrocarburos eliminando la exención del impuesto que ahora tienen los vuelos domésticos, el de matriculación reforzando el vínculo introducido para automóviles por la reforma de 2007 (ley 34/07) entre el tipo impositivo y las emisiones de CO2 (aumentando el número de categorías existentes y la tributación de los vehículos de gran cilindrada y todoterrenos) y del IVA donde se aplicaría al transporte aéreo el tipo impositivo normal en vez del reducido del que hasta ahora disfrutaba.

Un ejemplo de la utilidad de este tipo de medidas lo podemos constatar en el estudio sobre las emisiones de CO2 de los automóviles vendidos durante 2008 que ayer mismo presentó la federación Transport & Environment, a la que pertenece Ecologistas en Acción. Los países que más ambiciosos han sido en sus tasas a las emisiones de CO2 de los coches, Dinamarca y Finlandia, son también los que más reducción de estas emisiones han conseguido durante el pasado año en los vehículos vendidos en su país, un 8,3 y 8,2 por ciento respectivamente, con respecto al año anterior. El Estado español, por el contrario, se sitúa en una mucho más modesta reducción del 3,4 por ciento, frente a un 3,3 de reducción en la totalidad de la UE.

La propuesta de ley de fiscalidad plantea también beneficios para ciertas inversiones y gastos en movilidad sostenible como, por ejemplo, en el IRPF con una deducción por adquisición de abonos de transporte público por parte de los trabajadores, en el impuesto de sociedades con una deducción por gastos e infrancisco-seguraversiones en medidas de movilidad sostenible en los desplazamientos de sus trabajadores y en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) con una bonificación a las empresas que tengan transporte colectivo o plan de movilidad.

Se trata con ello de modificar los comportamientos de ciudadanos y empresas en relación con los modos de transporte utilizados fomentando los de menor impacto ambiental y más eficientes energéticamente y evitando las ventajas fiscales de las que disfrutaban hasta ahora algunos de los más contaminantes. Hay que utilizar las potencialidades que ofrecen los actuales instrumentos fiscales para fomentar un desarrollo sostenible e internalizar los costes ambientales de determinados modos de transporte.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826