España, 13-12-2017

¡Malabo lucha contra la corrupción!

 Abaha (5/10/2009)presidenta-de-la-aecid
El gobierno de la República de Guinea Ecuatorial, o sea, la dictadura de Teodoro Obiang Nguema, ha informado a través de una página web que “los efectivos de la policía nacional y de identificación han sido convocados este miércoles (30 de septiembre) por el Ministro de Seguridad Nacional, Nicolás Obama Nchama, para transmitirles su rechazo y condena a los casos de corrupción detectados en estas dependencias oficialesobiang1“.

 En concreto, la preocupación de la dictadura es “la falsificación de documentos de indentidad nacional para los expatriados, cobros ilegales y de montos no limitados para el carnet de indentidad (sic) y otras malas prácticas que no concuerdan con la ley”. Lo que más preocupa al régimen dictatorial es la “falsificación de documentos”, pues temen que a través de ellos se introduzcan en el país “elementos desestabilizadores” que acaben con su poder.

 De cara a lavar un poco la imagen del régimen el ministerio de Seguridad Nacional ha hecho “un llamamiento a los efectivos de la policía nacional para que abandonen estas malas prácticas y los infractores serán jusgados (sic) conforme a la ley”. Por otro lado, el ministro hizo otro “llamamiento” a  la “población a que sean vigilantes de las detenciones arbitrarias que se realizan algunos efectivos de la policía nacional sin previo permiso, para ello aseguró que la misión de los efectivos nacionales es proteger a la población y no lo contrario”.

 Se necesita cara, rostro de cemento, para decir, firmar y distribuir semejante proclama.

En Guinea Ecuatorial, a pesar de que últimamente se cuidan un poco las formas -o sea que la calle no se percate de lo que acontece-, las detenciones arbitrarias e ilegales se siguen sucediendo por doquier. Prueba de ello es que todavía continúan centenares de presos de conciencia en sus cárceles, sin haber sido acusados de nada.

Las arbitrariedades de las fuerzas de seguridad siguen siendo el pan nuestro de cada día, pero sobre todo esos métodos son aplicados a instancias del poder dictatorial. Los miembros de las fuerzas policiales, militares y funcionarios -escalas básicas- actúan de forma ilícita en la mayoría de los casos impelidos por bajos salarios, tolerancia e impunidad y el ejemplo de sus superiores.

Obiang ha dado instrucciones a la Fiscalía -al parecer- para que los dos presos que quedan de Unión Popular en la prisión de Black Beach, Marcelino Nguema y Santiago Asumo, sean juzgados “acusados de lo que sea”. Fuentes cercanas a este partido nos han informado que el dictador pretende que estos dos presos acusen a Faustino Ondó Ebang, líder de UP, como instigador del asalto al palacio de Malabo en el mes de febrero.

Una vez más tenemos que denunciar ciertas actividades, supuecentro-cultural-espanolstamente, de cooperación con el pueblo guineano. A pesar de la buena voluntad de la mayor parte de estos proyectos, no acabamos de entender ciertas cosas. Por ejemplo, ¿cómo se puede organizar un ciclo de talleres en Producción Documental y Periodismo Digital en Guinea Ecuatorial? Pues, la Asociación de la Prensa de Cádiz va a “enseñar” esas artes en Guinea Ecuatorial y lo hará en colaboración con el Centro Cultural Español de Malabo. El curso va dirigid a estudiantes de la Universidad Nacional del país.

No saben esa asociación de la prensa que en Guinea Ecuatorial no hay periódicos ni revistas, ni  tan siquiera quioscos…

La pasta, los euros, los pone como siempre el pueblo español, en este caso a través de la Agencia Española y Cooperación Internacional (AECID), que se está destacando últimamente -o como siempre- por su colaboración con las dictaduras. Claro que a la presidenta-Secretaría de Estado de Cooperación Internacional, Mª Soraya Rodríguez Ramos, le importa muy poco.  Ella, entre ir y volver a Valladolid casi a diario a almorzar y hacerse la toilette tiene ya bastante.

¡Dios, que personajes…!

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826