España, 16-12-2017

El ministro de Educación no quiere hacer la Ley nº 13

J.M.G.T. (6/10/2009)angel-gabilondo-ministro-de-educacion1
El ministro de Educación y Universidades, Ángel Gabilondo, ha ocupado el Foro de la Nueva Sociedad, en la sesión matutina de desayuno informativo, organizada, en el madrileño Hotel Ritz, por Nueva Economía Fórum. Entre la nutrida concurrencia figuraban el vicepresidente III del Gobierno, Manuel Chaves y la ministra andaluza propuesta por él a La Moncloa, como es “vox pópuli”, Bibiana Aído.

Ejerció de presentador, Joaquín Estefanía, director de la Escuela de Periodismo Universidad Autónoma de Madrid-“El País”. Caracterizó a Ángel Gabilondo como “metafísico donostiarra”. Por asociación de ideas, venía a la memoria la broma de Unamuno cuando, ante el título de un periódico pamplonica, se permitió decir: “¿Cómo?, Pensamiento y Navarro; ¡eso es imposible!”. Pues aquí estaba el más difícil todavía: metafísico (“Hay gente pa tó”, que sentenció El Gallo) y ministro del Gobierno de España.

Gabilondo califica a la Educación de “bien público”, como Enrique Barón, cuando formaba parte del  Gobierno, definía a cualquier ministro como un “bien de Estado”. Así pues, el de Educación, dos bienes juntos.

Reivindica, en su conferencia, la cultura del esfuerzo y de la responsabilidad, situados los estudiantes en igualdad de condiciones. Esto sería el ideal; desde luego, difícil de alcanzar; pero es un Gobierno, teóricamente de izquierdas, el que más puede hacer para aproximar a tantos desiguales abismales -en lo económico-social- con los más favorecidos.

Dio algunos datos, contantes y sonantes. Tenemos hoy, nueve millones de estudiantes y ochocientos mil profesores. Este año se dispone  de 1.454 millones de euros para becas. Hay en España 77 universidades y millón y medio de universitarios, cuando tiempo atrás sólo sumaban unos doscientos mil.

Algunas afirmaciones quedaron un tanto oscuras. Por ejemplo, que para aprender es necesario estudiar (hasta ahí, de acuerdo); pero con nuevas modalidades…¿? Y lo del reto educativo entre los 0 y los 3 años de tierna edad, también quedó en pañales.

Está bien, sin lugar a dudas, que después de 12 leyes sobre la Educación, Gabilondo no quiera hacer la 13, aunque no sea supersticioso.

La justificación de la supervivencia del Ministerio de Educación la apoyó en promover, coordinar, vertebrar  y todo un rosario de verbos en infinitivo. ¿No bastaría para eso con una Oficina Central, suficientemente dotada? Porque, cuando surgió el tema de la enseñanza de la Historia de España y de la lengua castellana, en ciertas comunidades, el ministro escurrió el bulto. No es problema, vino a resumir y también que vamos hacia el multilingüismo. Pues ¡hala!, a promover, coordinar, vertebrar…con más inmersiones lingüísticas: con el bable,  el llionés, la fabla, el castúo  etc., etc. etc.

Pacto educativo
Como gran esperanza, Ángel Gabilondo habjose-luis-rodriguez1ló del Pacto por la Educación, fruto de un gran acuerdo social. Concretó que a Dolores de Cospedal su propuesta le parecía seria. No obstante, el voluntarismo del ministro choca cuando están ahí la Educación para la Ciudadanía, el proyecto legislativo de despenalizar el aborto en función de plazos, rebajando la edad de quienes decidirán a espaldas de los padres, y otros escollos que distancian a los dos partidos mayoritarios.

Quiere contar con esos diez millones de españoles que votan al PP, con las universidades, y con los medios de comunicación social. Dice que escucha y eso está bien; pero ¿podrá y querrá ceder en temas importantes?

Nunca debemos olvidar de dónde venimos, dejó caer, en algún momento de su disertación. Él sabemos que viene de los Corazonistas; pero desde entonces, ha llovido mucho sirimiri, orbayu y hasta calabobos.

También lanzó una indirecta para -no diremos, contra- Esperanza Aguirre, “por querer poner al profesor subido a algún sitio”. Pues, bien que se suben a tantas cosas los ministros, realidades mucho más notables que una modesta tarima.

En fin, los desayunos dialogantes del Ritz, pueden alcanzar más notoriedad que las célebres tardes de la época del charlestón. José Luis Rodríguez, presidente del Foro dio la palabra a Zapatero (D. Virgilio, ex-ministro, de otros Zapatero, palentinos, no del Zapatero por excelencia, de Valladolid-León-La Moncloa). Como colofón, nos enteramos de que Martín Villa, también presente allí, ha celebrado las bodas de diamante con la vida, que creo son los 75 años. Tiene mucho que contar, evidentemente. Y que sea por mucho tiempo.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826