España, 17-12-2017

Para Aminetu con cariño y admiración

Javier Perote (9/12/2009)apoyos-a-aminetu
El domingo fui a misa… y lloré. Lloré de emoción; alguien, una  persona muy entrañable había colocado una fotografía de Aminetu Haidar en el altar; me dio un vuelco el corazón. La bandera de los saharauis también estaba allí.

Nos invitaron al acto a tres miembros de organizaciones solidarias con los saharauis y nos pidieron que dijéramos unas palabras. 

Sobre la foto un mensaje, escrito con urgencia, como temiendo que el acto empezara sin antes recordarle a Dios que Aminetu, no quiere morir, que quiere vivir pero con dignidad. Sus palabras son: prefiero morir y que mis hijos aunque  queden huérfanos vivan con dignidad.

Vivir es lo que quiere, y si ha de morir que sea, pero  que sus hijos, aunque queden huérfanos, también  vivan con dignidad. Eso es lo que quiere, y ese fue el mensaje que enviamos a Dios el pasado domingo.

Todo el mundo sabe que Aminetu estuvo durante cuatro años desaparecida. Tiempo después se supo que estuvo en las cárceles marroquíes. Otras veces más después  fue golpeada y detenida.  Su fotografía con el rostro demacrado y ensangrentado salió en los medios como recordándonos a todos la voluntad firme de los dirigentes marroquíes para instalar en su país un régimen democrático. Aminetu empezó su lucha por vivir con dignidad desde bien temprano. Para entonces ella no tenía hijos pero quizás sin saberlo ya había prohijado a su pueblo. Su pueblo, los saharauis, ellos son sus verdaderos hijos. Aminetu esta dispuesta a morir luchando por la dignidad de su pueblo. Esa es la clave de este asunto. Un pueblo que lucha por su libertad por su dignidad.

Cuando me llegó el turno de hablar en ese acto insólito en el que la gente en corro con las manos unidas reza el Padre Nuestro y se dirigen a Dios como si fuera de la familia, me entró una congoja que no me dejaba articular palabra. Otras veces, no tan fuerte, me ha ocurrido cosa parecida. Será la edad me digo, aunque últimamente me ocurre con tanta frecuencia que pienso si no será por que hay muchas razones para llorar. Había marroquíes que  también aplaudieron nuestras intervenciones y es que el lenguaje de los oprimidos no tiene color político.

Lloro por la humillación a  que permanentemente está sometida España; Lloro por la resignación o el conformismo que se ha apoderado de los españoles. Lloro de vergüenza al ver el pozo de indignidad a que nos han llevado estos políticos. Y lloro y más si cabe (España ya no tiene remedio)  por la injusticia a que está sometido el pueblo saharaui.

Estos días en que  el sacrificio de una mujer heroica ha llevado a las primeras páginas de los medios la causa saharaui, los profesionales de la prensa, muchos de los que durante años no ha dedicado ni una palabra al asunto están dedicando grandes espacios a dar noticia del hecho. Llama la atención que en ningún medio se haya oído ni resaltado lo insólito de que una persona de una antigua colonia del tercer mundo, se dirija a los gobernantes de  su ex metrópoli, para recordarles algo que por estos pagos parece que se ha olvidado: dignidad. Les dice que su actitud es  por defender su dignidad ¿Habrá entre nuestro gobernantes quien recuerde lo que quiere decir esa palabra?

El término “la activista saharaui” se ha impuesto y así  lo repiten unos y otros. Me temo que se pueda utilizar con un afán descalificador, se empieza por descalificar a la persona y a continuación se descalifica su causa. Aminetu no es una profesional de la algarada, su actividad no es esa, no es una activista  (si Dios nos la conserva, puede que  a partir de ahora si que se convierta en una formidable y temible activista). Aminetu es puro ideal es pura dignidad. A ver quien es el primero que se decide a  utilizar la palabra idealista, así: “la idealista saharaui”  está dispuesta a dar su vida por la libertad de su pueblo. Este que sería un titular más justo. Ocurre que la vida a veces nos  coloca en situaciones difíciles,  en las que la mayoría de las personas se resignan y se humjavier-perote-y-brahim-gali1illan cobardemente ante el tirano y sólo los valientes, este es el caso de Aminetu, permanecen en pie  dando  testimonio de su verdad. Aminetu es una mujer irreductible que convierte a sus verdugos en terribles torturadores porque no la pueden doblegar

Otras personas, principalmente mujeres, en estos momentos y en otros lugares también están dando ejemplo al mundo de valentía y dignidad. Para ellas mi admiración.

Cómo se puede entender que un gobierno que ha hechos suyo el mensaje del pacifismo no asuma como suya la lucha de Aminetu, la lucha más pacífica que haya existido nunca en este país. Dónde están las feministas, dónde los pacifistas.

Dice Zapatero  que las relaciones con Marruecos son prioritarias, que los intereses de España están en juego. Habría que escarbar para ver qué parte de esos intereses son de España y de quien son el resto y por qué los gobiernos socialistas siempre recurren a la misma disculpa de que son los   intereses de España lo que defienden. Deberían preguntarse si los españoles  quieren que sus intereses se defiendan a costa de toda clase de bajezas o prefieren que al mismo tiempo que los intereses se defiendan los derechos de las gentes. En este caso los intereses del pueblo saharaui.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826