España, 19-12-2017

¡Quién se ganará la recompensa…!

 Abaha (22/2/2010)guerrero
La cosa está que arde. Por un lado, el Papa nombró hace pocos días como Nuncio Apostólico en Camerún y Guinea Ecuatorial a monseñor Piero Pioppo -hasta ahora Consejero de Nunciatura y Prelado del Instituto para las Obras de Religión-, desoyendo nuestras consejas… El vaticano -y que se nos perdone esta posible irreverencia- debería meter “mano” en los asuntos eclesiásticos guineanos. Pero viendo que ha tolerado como embajador de España en la Santa Sede al ex alcalde de La Coruña, Paco Vázquez, pues todo es posible.

Los nervios a flor de piel del dictador no le permiten actuar con serenidad. Hace pocos días ordenó a su hermano Armengol Ondó Nguema que destituyera de forma fulminante al director adjunto de Seguridad Nacional, el capitán Bienvenido Esono Engonga. La noticia saltó a alguna web apresurada y a una agenda de noticias española. Pero esa destitución sucedió hace más de un mes largo…

Bienvenido Esono Engonga no fue destituido por un intento de golpe de Estado, como se apresuraron a decir los “cagaprisas” de turno. ¡Que va!  La cosa fue más sencilla, y a la vez más grave. El dictador Obiang Nguema regresaba de Mongomo en dirección a Bata, y como es habitual al llegar a la “barrera” de Niefang, se unió a la comitiva presidencial el responsable de la seguridad de la zona, que era Bienvenido Esono Engonga.

Tras dejar a Obiang en palacio, Armengol se dirigió al vehículo en el que se encontraba el capitán  Bienvenido. Un vistazo a los asientos traseros le permitió al hermano del dictador percatarse de que había varios cargadores de su fusil de asalto.

– ¿Por qué llevas estos cargadores?
– ¿Procuramos estar preparados, como se nos dice, por si ocurre otro atentado como el del 17-F?

Termina la breve conversación y Armengol retorna a Palacio a contarle a Obiang lo que él considera un incidente.

En ese momento, Obiang le dice a Armengol que cese de forma fulminante al capitán Bienvenido. Así, de paso fulmina a un familiar del otrora poderoso Manuel Nguema, al que también destituyó tras el 17-F.

Por cierto, que uno de los hombres que más secretos sabe del dictador -sobre todo de la etapa de Francisco Macías-, el ex embajador en España,  Santiago Nsobeya Efuman Nchama, es ya director de la compañía aérea Ceiba,  cuyo objetivo es conseguir el OK para poder volar por territorio europeo.

La rumorología, en la que a veces caen hasta los más sensatos, hace estragos. Con esa ciencia bajo la axila, alguna web se ha permitido mencionar una serie de detenidos en Benín que no responde a la realidad. Por ejemplo, se dice que Miguelín Eyegue -hijo de un preboste de Macías-, se encuentra encarcelado en Benín. Y no es cierto, pues se encuentra en Abuja (Nigeria), en una cutre cárcel. Los datos sobre otro de esos presuntos detenidos es, asimismo, erróneo, aunque en este caso preferimos reservar la información del por qué.

Mbo Oba, tras repasar en un amplia información, datos acerca de la tropa militar de Obiang Nguema, reconoce que eso no es un Ejército, como tratando de animar a una solución final… Una de las soluciones que propone es la de que “alguien decida inmolarse, sacrificándose, pegándole un tiro a lo “Kabila” o  “Dadis Camara”. Otra fórmula es que se “interne un grupo de rebeldes en las selvas, toman las principales ciudades del País y piden colaboración de la población y de los pocos militares aptos y patriotas”.

La otra “solución”  dice Mbo Oba es “menos plausible, es que alquien cumpla con el contrato de liquidar al tirano durante sus viajes en el exterior y luego, aporta las pruemalabobas de que realmente ha realizado él el encargo y que pase la factura al nuevo gobierno constitucional. Por esa acción histórica, creo que se podría pagar entre 100-150 millones de euros o dólares”.

¿No sería mejor entregar esa cantidad -algo menos- a los interesados que seguro que existen?

Tras tantas reuniones, cumbres de ministros de Defensa, vino lo esperado…  Europa Press informa “un total de 17 personas habrían muerto el pasado miércoles en un ataque de un cazabombarderos ecuatoguineano contra un buque mercante camerunés”, de acuerdo con la noticia que exhibía el diario camerunés Le Messager.

Al parecer, el “caza”, posiblemente tripulado por un ex oficial ucraniano, se despistó y creyó que el buque era el causante de un ataque a una plataforma petrolífera en aguas de Guinea Ecuatorial.

El gobierno del sátrapa ha reconocido por fin que el pasado miércoles día 17, “un barco de suministros que se dirigía a una plataforma petrolífera gestionada por una de las compañías que trabajan en nuestro país, sufrió un intento de asalto por parte de una lancha con hombres cuyo rostro iba oculto bajo pasamontañas”.

¿Qué nueva sorpresa nos deparará el destino antes del domingo?

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826