España, 15-12-2017

De mala fe y faltar a la verdad, nada

samuel-mba-mombeespacioseuropeos.com (10/4/2010)
Hace unos días el doctor en medicina, Samuel Mbá Mombé,  y “opositor Independiente”, como él mismo se califica, nos envió un artículo que al mandarlo a través de un correo electrónico que habitualmente no utilizamos para comunicarnos con él, nos pasó desapercibido. Varios amigos y lectores nos alertaron de su publicación en otra página de internet; y más tarde comprobamos que, como decimos, nos lo había enviado a nosotros.

La lectura del texto del doctor Samuel Mbá Mombé nos ha dejado un tanto perplejos, ya que afirma que espacioseuropeos.com “obra de mala fe y falta a la verdad”. Ni una cosa ni otra, querido doctor en medicina, como usted mismo ha reconocido en los correos electrónicos que ayer y hoy nos hemos intercambiado. Usted nos ha pedido disculpas y atribuye esa frase o comentario a la rabia que le produce la actuación de España -yo diría, de los Gobiernos españoles-, con lo que nosotros estamos totalmente de acuerdo como se puede leer en nuestro digital.

Usted, querido doctor ha tenido y tiene abiertas las puertas de esta modesta publicación, incluso para decir que hemos obrado de mala fe y que faltamos a la verdad, según su parecer. Nos hubiera gustado que el contenido de esos correos electrónicos que nos ha enviado los hubiera hecho públicos, pero no ha sido así. Como usted ha comentado “lo dicho dicho está…”. De momento no más comentarios por nuestra parte.

Pero, repetimos de mala fe y de faltar a la verdad”, nada. Prueba de ello es que a continuación insertamos su artículo.

————————————————————————————-

El mejor desprecio es callar

Samuel Mbá Mombé
A modo de réplica o aclaración a las críticas aparecidas en la página web, Espacios Europeos sobre el supuesto silencio de la oposición guineana en torno a las supuestas declaraciones del Embajador del Reino de España en Guinea Ecuatorial y de alguno que otro dirigente político español, quiero recordar que cualquier persona con conocimiento de la problemática de nuestro país no puede reprochar a la oposición de silencio o pasividad ante las ya acostumbradas declaraciones impropias e impertinentes de los dirigentes políticos españoles sobre la situación de Guinea Ecuatorial.

Pues, cualquier declaración que pueda hacer  hoy en día algún dirigente político español o representante  de los lobbyes de la dictadura de Obiang en España sólo puede sorprender a los que quieren ser sorprendidos pero no a los que llevamos décadas soportando la actitud irresponsable de los que se declaran demócratas.

Desde los tiempos más remotos (y me refiero desde la época de la dictadura de Macías) hasta nuestros días, la política de España respecto a su excolonia, ha sido y sigue siendo de desaciertos y de comportamientos que nos lleva a la conclusión inequívoca de que España prefiere claudicarse a los chantajes de Obiang que estar al lado de los que reclamamos una sociedad justa, sin violaciones de derechos y libertades fundamentales, es decir un Estado Democrático de Derecho.

Es incomprensible desde el punto de vista moral y político que un país como España que ha sufrido en su propia carne los horrores y atrocidades de una cruenta dictadura durante casi medio siglo y que contó en su día con el apoyo y solidaridad de otros pueblos, su clase política supuestamente democrática se ponga al lado de los que violan descaradamente y forma sistemática los derechos y libertades de sus conciudadanos sólo por querer participar en el reparto del pastel, es decir tener acceso a la explotación del petróleo guineano. La pregunta lógica que se hace con razón es la siguiente: ¿Qué puede haber de común entre un Gobierno o Estado democrático y un régimen dictatorial? La respuesta creo que no se debería esperar y es un contundente NADA!!!

Sin embargo, vemos cómo España abraza  a la dictadura de Obiang ninguneando a los que reclamamos el cese de las hostilidades y arbitrariedades contra la población y la restauración de un Estado Democrático de Derecho con la participación sin exclusiones de todos los guineoecuatorianos.

Una mirada retrospectiva sobre lo que está pasando ahora en las relaciones entre España y Guinea Ecuatorial nos damos cuenta que la famosa Ley de Materia Reservada sobre nuestro país del régimen franquista en la década de los 70, sigue todavía en vigor en España a pesar de la llegada de la democracia, de lo contrario, ¿cómo se explica este papel vergonzoso de los sucesivos gobiernos “democráticos” de España y su Jefe de Estado respecto a lo que pasa realmente en nuestro país? Decir que la oposición guineana no se pronuncia sobre lo que dice o deja de decir los dirigentes políticos españoles es obrar de mala fe y faltar a la verdad.

¿Qué es lo que no ha denunciado la oposición guineana desde su creación en 1974 sobre la política ambigua de España hacia Guinea Ecuatorial para que algún medio salga a la palestra con reproches de no decir nada respecto a las vergonzosas y nauseabundas declaraciones a que nos tienen acostumbrados los políticos españoles?

España pudo haber sido el catalizador para impulsar y conducir a buen puerto el proceso de transición democrática que sigue reclamando el conjunto del pueblo de nuestro país. Estas expectativas depositadas en España se han visto frustradas cuando la España Institucional decide aliarse con Obiang aceptando sus chantajes en la esperanza de que empresas españolas consigan alguna parcela en la explotación del oro negro guineano. Esta es hoy en día la única preocupación no sólo del actual gobierno socialista, sino de todos los pretendientes a ocupar el Palacio de la Moncloa.

El cierre manu militari del Programa de Radio Exterior de España en su emisión para Guinea Ecuatorial dirigido por la periodista Rafaela de la Torre, fue una de las decisiones más vergonzosas del gobierno español y uno de sus grandes éxitos en la consolidación del contubernio entre los dos gobiernos. ¿Cuántas peticiones, exigencias hizo la oposición guineana para que se restableciera el programa y que se fueron a parar en el baúl de los recuerdos? ¿Qué es lo que no ha hecho la oposición guineana dentro de sus posibilidades para que España se implique de manera responsable en el proceso de normalización de la situación de nuestro país? Incluso la oposición amiga del PSOE que participa en las pseudoinstituciones de la dictadura no cesa en denunciar la triste situación socio-política de Guinea Ecuatorial pero sin reacción alguna por parte de sus aliados.

En definitiva y a modo de conclusión, los guineanos estamos ya más que convencidos de que no se puede esperar nada positivo de los gobiernos de España salvo la campaña de acoso y derribo que sufren los defensores de las libertades democráticas tanto españoles como nacionales. Por eso, EL MEJOR DESPRECIO ES CALLAR.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826