España, 15-12-2017

El dictador Teodoro Obiang Nguema es un desprestigio y una vergüenza para la comunidad internacional

daniel-oyonoDaniel M. Oyono (17/4/2010)
La irritada irrupción del dictador Teodoro Obiang Nguema Mbazogo contra la sentencia absolutoria del Tribunal que juzgó la fabricada acusación de su corrupto régimen contra un grupo de compatriotas, mayoritariamente miembros y simpatizantes del partido político Unión Popular (UP), en el caso del asalto al palacio presidencial “3 de agosto” en la ciudad de Malabo, queremos dejar patente:

1. Mostrar toda nuestra simpatía y solidaridad de nuestro Partido a Unión Popular, a las familias de sus militantes y a sus dirigentes.

2. Felicitar calurosamente a la Sala del Tribunal del caso por hacer uso con autoridad de su independencia e imparcialidad, a la vista de la brillante y contundente actuación de la defensa dirigida por el abogado Fabián Nsué, quien tiene todo nuestro respeto y admiración.

3. El dictador Teodoro Obiang Nguema Mbazogo al declararse contrario a la sentencia y ordenar su anulación, despreciando el procedimiento legal de interponer el recurso correspondiente mediante su fiscalía, ha hecho una demostración más de la crueldad y la arbitrariedad de su carácter totalitario, criminal y despótico. Su obsesión es y ha sido siempre la injusticia manifiesta, el rencor, la manipulación y la corrupción con el robo masivo a nuestro país, la explotación despiadada y el sufrimiento de la sociedad guineana.

Rechazamos categóricamente ésta mentalidad mezquina e indecente del corrupto tirano, al mismo tiempo que felicitamos a todos los miembros del Tribunal por su rigor y valentía al dictar una sentencia justa sin dejarse intimidar ni corromper por las burdas manipulaciones y las constantes agresiones a la Ley y a la soberanía nacional del cruel dictador y su podrido régimen satánico.

Pedimos al Tribunal mantener firme la histórica sentencia absolutoria ya dictada, primera en la historia judicial en 35 años de la dictadura, a pesar de las presiones alocadas al Estado de Derecho y a la vil y descabellada reacción del asesino torturador disfrazado de jefe de Estado ilegítimo, producto de un sangriento golpe militar.

Todo el mundo civilizado es hoy una vez más testigo y consciente de la grave amenaza que representa el criminal dictador Teodoro Obiang Nguema Mbazogo para la dignidad y la supervivencia de nuestro Pueblo, para África Central y para los intereses de la comunidad internacional de naciones, a la cual pedimos una condena rotunda y rigurosa contra ese régimen.

Hacemos el mismo llamamiento a los medios de comunicación libres de España y del mundo para sumarse a esta acción estrictamente de justicia humanitaria, denunciando la grave situación de terror y violación sistemática de los derechos de nuestro Pueblo.

Lo sucedido en Kirzykistán debe ser un ejemplo de movilización y de revuelta popular para nuestro Pueblo. Guinea Ecuatorial debe armarse de coraje para expulsar del poder al corrupto y terrorífico dictador, recuperar su soberanía nacional, proclamar una verdadera transición plural a la democracia e iniciar con paso seguro y firme el camino hacia la unidad y la reconciliación nacional, la justicia social y la igualdad de todos los guineanos, el progreso, el desarrollo equilibrado y sostenible en el conjunto del País, fuera de los actuales agravios discriminatorios del régimen dictatorial.

Guinea Ecuatorial necesita urgentemente una INTERVENCIÓN MILITAR HUMANITARIA INTERNACIONAL para restablecer la soberanía, la dignidad y el respeto de nuestro Pueblo, secuestrados y mancillados diariamente por el corrupto tirano.

No puede haber nunca un verdadero proceso democrático en Guinea Ecuatorial con Teodoro Obiang Nguema Mbazogo. Nuestro país es, hoy por hoy, la vergüenza de África en el mundo.

N. de la R.
Daniel M. Oyono
es Presidente del Movimiento por las Libertades y el Cambio de Guinea Ecuatorial.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826