España, 25-06-2018

¿Apoyo español a los derechos humanos en el Sahara? Anatomía de un engaño

Carlos Ruiz Miguel (8/5/2010)naria-teresa-fernandez-de-la-vega
Ha sido un espejismo. Algunos llegamos a pensar que el gobierno de Rodríguez Zapatero había dado un giro a su política en el Sáhara Occidental tras escuchar a la vicepresidenta Fernández de la Vega decir que los derechos humanos deben formar parte del mandato de la MINURSO. Pero las cosas no son lo que parece. Un análisis completo de las palabras de De la Vega y, sobre todo, una observación de los hechos, conducen a una conclusión inequívoca: el gobierno español da la espalda a los derechos humanos en el Sáhara Occidental. ¿Por qué se ha producido este espejismo?

I. GENEALOGÍA DE UN MALENTENDIDO
El día 26 de abril, la vicepresidenta De la Vega se hallaba en Nueva York para entrevistarse con el Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon.

Allí, tras su entrevista con Ban hizo una declaración tras lo cual se sometió a una rueda de prensa. Aquí se encuentra el video de ese acto. Fue preguntada por el caso Garzón (a propósito de lo cual, algo inaudito, se dedicó a atacar al PP en la sede de la ONU, escúchese sus declaraciones a partir del minuto 11’38), por la “alianza de civilizaciones”… y por el Sáhara Occidental. En dos ocasiones se le preguntó. Sus declaraciones fueron recogidas por tres medios dando lugar a lo que, a mi juicio, ha sido un malentendido.

1. Inner City Press
La primera pregunta se la hizo (en inglés) el periodista norteamericano Matthew Russell Lee, de Inner City Press (medio electrónico independiente especializado en información sobre la ONU). Este medio, Inner City Press, fue el primero que publicó lo que, en principio, resultaba una noticia de alcance: que España apoyaba la competencia de la MINURSO en materia de derechos humanos. El asunto era importante porque cuando el Consejo de Seguridad se ha reunido a finales de abril para tratar del asunto del Sáhara todos los debates han girado sobre la cuestión de los derechos humanos en el Sáhara Occidental.

Inner City Press publicó, el 26 de abril una noticia que decía esto (traduzco):

Inner City Press preguntó el lunes a la vicepresidenta del gobierno de España, María Teresa Fernández de la Vega, si su país apoya la inclusión de los derechos (humanos) en el mandato (de la ONU).
Sí, dijo Fernández de la Vega. Dijo que los derechos humanos deben ser parte del mandato.
Hasta ahora, esta no ha sido la posición de España. Después, en contestación a otra pregunta, Fernández de la Vega
confirmó esta posición.

2. Prensa Latina
La agencia cubana Prensa Latina, el mismo día, también se hizo eco de las declaraciones de De la Vega:

España reiteró hoy en Naciones Unidas su respaldo a una solución negociada al conflicto del Sáhara Occidental, incluido el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui.
La postura de Madrid fue expresada por la vicepresidenta primera del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, en declaraciones a la prensa luego de una entrevista con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon.
(…)
Fernández de la Vega también aceptó la inclusión de los asuntos de los derechos humanos en las conversaciones sobre el Sáhara Occidental.

3. EFE
También la agencia Efe transmitió estas declaraciones, en un despacho también del día 26, en el que se decía:

“Somos partidarios de que los derechos humanos formen parte de ese mandato”, afirmó la vicepresidenta primera a la salida de una reunión con el secretario general de la ONU, el surcoreano Ban Ki-moon, en la sede de esta organización.
El Consejo de Seguridad tiene previsto renovar el jueves por un año el mandato de la Misión para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso), que vence a finales de este mes, pero está dividido sobre la petición del Frente Polisario de que se agregue la supervisión de los derechos humanos a sus funciones.
(…)
“En nuestras posiciones siempre hacemos una defensa de los derechos humanos, y nuestro compromiso es para que se establezca ese diálogo y se hagan las evaluaciones correspondientes en el ámbito de Naciones Unidas”, afirmó:
Marruecos se ha opuesto con contundencia hasta la fecha a la propuesta de los independentistas saharauis, respaldada por algunas organizaciones de derechos humanos, por considerar que es una maniobra para obstaculizar las negociaciones.

A partir de aquí se desató el entusiasmo. Yo mismo, en este blog, caí en el error. Un día después de estas declaraciones, tras leer los despachos de prensa, escribí:

el Gobierno español ha anunciado que ban-ki-moon-y-maria-teresa-fernandez-de-la-vegapretende apoyar que la MINURSO asuma competencias en materia de derechos humanos. Si este cambio se consuma estaremos ante un acierto histórico del gobierno de Rodríguez Zapatero.

II. LO QUE DE VERDAD DIJO DE LA VEGA
El problema de todos los artículos anteriores es que no recogieron íntegramente las declaraciones de De la Vega. Un amigo, el periodista sueco, Lars Björk
, me alertó de este hecho. Y al escuchar la grabación comprobé que tenía razón. Por eso, creo que reproducir el texto exacto de las declaraciones de De la Vega es muy oportuno.

La primera pregunta le fue formulada en inglés (minuto 8’43), idioma que De la Vega no habla ni entiende (como se comprueba en el video, minuto 9’45), pero en su respuesta inicial no contestó a la cuestión de los derechos humanos. De ahí que el periodista le preguntara de nuevo, en español, y su respuesta (minuto 10’08-10’20) fue:

En estos momentos yo creo que los derechos humanos forman parte de esa…, de esa …, de esa…, de ese mandato y somos partidarios de que los derechos humanos formen parte de ese mandato, efectivamente.

La segunda pregunta sobre los derechos humanos se le hizo en español (minuto 18’36) para que confirmara que España “está en favor de que haya un mecanismo de supervisión de los derechos humanos en el territorio saharaui”. De la Vega respondió (minuto 18’52):

España siempre comparte el que los derechos humanos formen parte de cualquier … eh… eh… mecanismo de diálogo entre países… y siempre… forma parte… nuestro compromiso con los derechos humanos es un compromiso claro… ah… y en todas las…ah… en todas nuestras posiciones siempre hacemos una defensa de los derechos humanos y nuestro compromiso es para que se establezca ese diálogo y se hagan las evaluaciones correspondientes en el ámbito de Naciones Unidas, que es el lugar …ah., . más adecuado y mejor para poder efectuarlo.

III. ¿POR QUÉ DIJO DE LA VEGA LO QUE DIJO?
Las declaraciones de De la Vega admiten varias interpretaciones.

Hay varis hipótesis:

a) Engañar a la opinión pública española.
Se trataría de desviar la atención de la opinión pública de la crisis económica.
Esta es una de las interpretaciones que dan círculos del majzén difundidas el 28 de abril a través de su portavoz oficioso en España.

Se trataría de un intento de “zp” de “recuperar” a amplios sectores de la izquierda que tras la crisis desatada por la deportación ilegal de Aminatu Haidar, se desencantaron con el actual presidente del Gobierno.

b) Engañar a los saharauis y al Frente Polisario
El mismo medio que lanzó la primera hipótesis también ha sostenido otra hipótesis:

No está excluido en cambio que la Vicepresidenta española haya querido salvar la cara y tratar de contentar a la parte argelina y al Polisario, sabiendo que la Resolución del Consejo no les va a gustar

Habría un intento de aliviar la presión sobre el Consejo de Seguridad de la opinión pública española y saharaui, así como del Frente Polisario, dando a entender que España ya estaba trabajando para que los derechos humanos en el Sáhara fueran vigilados por la MINURSO.

c) Ignorancia mayúscula del problema del Sáhara por la vicepresidenta

La prueba evidente de esta ignorancia es que llegara a decir algo que TODO EL MUNDO sabe que no es cierto, a saber, que

En estos momentos yo creo que los derechos humanos forman parte de esa…, de esa …, de esa…, de ese mandato (el de la MINURSO)

A mi entender estas hipótesis no son excluyentes entre sí. O dicho de otro modo: el gobierno de Rodríguez ha tratado de engañar a las opiniones públicas española y saharaui, pero la operación la ha ejecutado una persona incompetente y que desconoce este asunto: la señora De la Vega.

Un dato, significativo, avalaría que estamos ante una operación de engaño.

Se trata de unas nuevas declaraciones de De la Vega emitidas después (insisto, después) de que el Consejo de Seguridad rechazara incluir la competencia de derechos humanos para la MINURSO, en su resolución 1920, de 30 de abril, en una reunión en la que participó en silencio el representante español que también participó (¿en silencio?) en la redacción del proyecto de resolución.

El día 3 de mayo, De la Vega ha manifestado en Las Palmas, en declaraciones recogidas por Europa Press que:

locarlos-ruiz-miguel-catedratico-de-derecho-constitucionals derechos humanos está entre los “ejes fundamentales” de la acción política del Ejecutivo central.
De esta forma se mostró De la Vega al ser cuestionada por la posición del Gobierno respecto a la renovación del Consejo de Seguridad de la ONU del mandato de la Misión para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) en el que la situación de los derechos humanos se mantiene prácticamente como antes.

Todo parece indicar que la señora De la Vega no se está tomando en serio los derechos humanos.

Pero las violaciones de derechos humanos por Marruecos en el Sáhara Occidental son algo muy serio, señora De la Vega.

CODA
Me permito recomendar la lectura del último informe de observación, aparecido hasta ahora, sobre la situación de los derechos humanos en el Sáhara. Es el testimonio de Rafael Antorrena, de la asociación Um Draiga de Aragón. Está fechado el 29 de abril de 2010.

Un relato del mal en toda su crudeza.

N. de la R.
Este artículo se publica con la autorización del autor, Carlos Ruiz Miguel
, Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela, que también pueden ver en desdeelatlantico.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826