España, 18-12-2017

Los parlamentarios africanos piden el fin de la mutilación genital femenina

fin-mutilacion-genitalespacioseuropeos.com (10/5/2010)
Los diputados de los parlamentos africanos, reunidos en Dakar, Senegal, uno de los 17 países africanos que han prohibido la mutilación genital femenina (MGF), pidieron una resolución a la Asamblea General de las Naciones Unidas contra esta tradición porque representa “una práctica lesiva de la dignidad y de los derechos humanos”. Sin embargo, en el continente aún queda mucho por hacer, según Morissandra Kouyaté, responsable de la organización no gubernamental Comité Interafricano de Prácticas Tradicionales, que señaló que “existe una disparidad notable entre las legislaciones de los distintos países”.

“Algunos han aprobado leyes que prohíben la MGF, pero no las aplican. Y no es raro que los habitantes de un país en el que la práctica está prohibida crucen la frontera sólo para evadir el obstáculo”, añadió Kouyaté.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en África son cerca de 91 millones las niñas de más de nueve años de edad sometidas a la mutilación genital, una cifra a la que se suman tres millones de personas cada año.

La prevalencia del fenómeno varía considerable de región a región dentro del mismo estado, pero según la OMS, en por lo menos siete países (Egipto, Eritrea, Yibuti, Guinea, Sierra Leona y Somalia) y en Sudán del Norte el fenómeno alcanza a casi la totalidad de la población femenina.

En otros, como Burkina Faso, Etiopía, Gambia, y Mauritania, la difusión es mayoritaria, pero no universal.

En Chad, Costa de Marfil, Guinea Bissau, Kenia y Liberia, el porcentaje de aplicación de esta práctica es de entre el 30 y el 40 por ciento de la población femenina, mientras que en los países restantes la difusión varía del 0,6 por ciento al 28,2 por ciento.

Desde noviembre de 2005, el Protocolo de Maputo, patrocinado por la Unión Africana (UA), prohíbe y condena de manera explícita las mutilaciones femeninas.

En el encuentro de Dakar se afirmó cómo a pesar de que el respaldo formal en la lucha contra las mutilaciones crece rápidamente en el continente, en algunos países africanos no hay un compromiso concreto y directo de los gobiernos para adoptar o hacer respetar las leyes, ni para intervenir de manera activa con campañas informativas y formativas para conseguir la erradicación de las costumbres y las creencias que inducen al recurso de las mutilaciones.

N’Deye Soukeye Gueye, ministro senegalés de la Familia y promotor de la lucha contra la MGF en el país  explicó que, a pesar de haber adoptado una ley específica al respecto en 1999 (uno de los primeros países del continente), Senegal obtuvo los resultados más importantes sólo después de lanzar una serie de campañas dirigidas a las zonas en donde esta práctica estaba más difundida. Campañas que, lentamente y en el trascurso de los años, convencieron a los influyentes ancianos y a los líderes religiosos locales para que se sumaran a la campaña contra las mutilaciones, con lo que se obtuvo una tasa de reducción de esta práctica del 70 por ciento. 

N. de la R.
Este artículo se publica con la autorización de la revista Mundo Negro.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826