España, 18-12-2017

Galleguistas y laicistas frente al Apóstol Santiago

batalla-de-clavijoEspaña
Carlos Ruiz Miguel (3/8/2010)
El día 25 de julio, el Rey de España hizo en persona la tradicional ofrenda al Apóstol Santiago en la catedral de la ciudad compostelana. Pero este día tan importante para España como nación se enfrenta a una doble ofensiva des-nacionalizadora convergente: la del galleguismo que quiere transmutarlo ese día del patrón de España en “día de Galicia”  y la del laicismo que quiere suprimir la ofrenda.

El día 25 de julio, fiesta del Apóstol Santiago es también ocasión de un solemne acto de Estado en la catedral. Cuando Felipe IV estableció en 1643 a Santiago como único patrón de España, dispuso también que todos los 25 de julio se hiciera una ofrenda regia al Apóstol. Inicialmente, esa ofrenda consistió en mil escudos de oro, pero ahora consiste en una solemne petición.

La ofrenda al Apóstol expresa el agradecimiento regio a Santiago por haber traído la fe católica a España y sostenerla en sus luchas contra sus enemigos. No es cuestión de determinar si es históricamente cierta la aparición del apóstol en la batalla de Clavijo (fechada por la tradición en el año 844, pero por algunos historiadores en el 860). Pero el hecho cierto es que desde entonces, los cristianos que luchaban contra la ocupación musulmana de Hispania tomaron a Santiago como protector e invocaban su ayuda. La creencia de los guerreros españoles en su protección siguió viva durante la conquista de América y después. Desde las crónicas del rey Alfonso X el Sabio hasta las de Bernal Díaz del Castillo, Santiago Apóstol está presente en la conciencia colectiva hispana (lo que algunos llaman el “imaginario”) como patrón indiscutible. Esa presencia se ha traducido en el arte, la expresión más genuina del pueblo: desde la literatura (con Cervantes) a la pintura.

Lo normal, lo sano, lo razonable, es que el 25 de julio se celebre al patrón de España y que la ofrenda regia sea lo más solemne posible. Pero… Los últimos decenios de nuestra historia han sido crecientemente anormales, por no decir patológicos. El hecho es que galleguistas y laicistas van convergiendo en su tarea, suicida, de rechazo a la figura del Apóstol Santiago.

En 1920 los ideólogos galleguistas establecieron el “Día de Galicia” el 25 de julio que luego denominaron “Día da patria”. ¿Por qué ese día? No dan una razón mínimamente seria. Es más, los galleguistas no sólo no celebraban en un día como ese al Apóstol, sino que algunos llegaron a decir que esta fiesta no era “para adorar a un ídolo o un fetiche”, que era tanto como menospreciar a Santiago. Algunos llegan al delirio de querer sustituirle por Prisciliano, una figura herética y sin ningún papel en la conciencia colectiva como se evidencia en la ausencia absoluta de esa figura en las manifestaciones artísticas, que expresan con autenticidad las ideas de un pueblo. Claro que más patético es intentar transmutar a Santiago en patrón de Galicia omitiendo a España.

Ahora, el laicismo también hacecarlos-ruiz-miguel su aportación para minar el patronazgo del Apóstol Santiago. La prensa filtró el mes pasado el borrador de la ley de “libertad religiosa”, preparado por el ministerio a cuyo frente está el que algunos consideran candidato in pectore de los socialistas gallegos a la Xunta de Galicia. Ahí se establece que la presencia de una autoridad pública en “actos estrictamente religiosos”, deberá hacerse “de tal manera que la presencia de una autoridad pública no suponga una quiebra de los principios de neutralidad y no discriminación”. ¿Tendrá el rey que hacer una ofrenda a aquello contra lo que luchaban los que invocaban al apóstol?

N. de la R.
Este artículo fue publicado originalmente en el diario ABC, edición de Galicia, el lunes 26 de julio de 2010. Este artículo se publica con la autorización de  Carlos Ruiz Miguel, Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela, que también pueden ver en desdeelatlantico.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826