España, 16-12-2017

Hacia la Cuarta Internacional en defensa de empresarios y obreros frente al ajuste

manuel-funes-robert-1Economía
Manuel Funes (3/9/2010)
El PSOE tiene perdidas, a tenor de las encuestas publicadas, las próximas elecciones. La extensión, intensidad y unanimidad de las impopulares medidas que ha tomado el gobierno en los últimos meses le restan cada día miles de votos. La izquierda y los sindicatos no pueden apoyarle y mucho menos pedir el voto para los socialistas. El millón largo de funcionarios que han visto reducir su nómina y consiguientemente haciendo bajar la productividad del sector público como reacción natural al corte de sus salarios, y los pensionistas tienen preparado su voto de castigo a Zapatero por la misma razón. Ni siquiera es preciso que la oposición presente un plan bueno que seduzca a los electores porque los millones de afectados reseñados solo quieren y se conforman con que vengan otros y se vayan los que están.

El PSOE ganó por su oposición a la guerra de Irak. El PP perdió por hacer lo contario. Es de resaltar que Zapatero retiró tropas y hoy están haciendo lo mismo todos los demás, encabezados por EE. UU.

Nuestra receta de hoy  tiene similitudes con la que hizo ganar al PSOE en 2004, esta vez en el plano económico. Negarse a colaborar con el ajuste, a curar la enfermedad con dosis adicionales de la enfermedad, sacrificando a la población entera a favor de los intereses de los mercados.

No nos cansaremos de  repartir la crisis nació y se mantiene por la caída de la demanda por las subidas de tipos de interés cuyo responsable exclusivo fue Trichet. Este rectificó  bajando los tipos pero la amenaza actual reside en el rigor presupuestario y los recortes de estímulos públicos para mantener la demanda y por tanto la economía.

Receta. Poner al BCE en el centro del problema y de su solución, como administrador natural, obligado y permanente del milagro real y psicológico del siglo XX, cuando el dinero pasa de ser cosa y dato a nombre y variable, regulándose este poder por el keynesismo de antaño y por mis estudios de hoy.

El BCE puede prestar lo que se necesite no a tres o seis meses con intereses sino a treinta y a sesenta sin intereses Durante siglos se buscó la piedra filosofal que al final resultó ser una imprenta. Al no hacer uso del libro-funes-robertpoder legítimo, creador y permanente del BCE el lugar lo llenan los mercados privados imponiendo terribles condiciones a países como Grecia y que tienen en su mira a España y a Irlanda.

Nuestro plan salva también al sistema financiero cuyo poderío y actuación criticamos. Nuestro plan obliga al BCE a prestar a interés 0, a plazo, el que convenga y con ello el sistema financiero hace negocio incluso prestando al 2%. Con lo cual se pondrá fin a los impagados que es la mayor amenaza para el sistema financiero.

Propuesta final. Preparamos la convocatoria de la IV Internacional con sede en Madrid y con base a la doctrina que estamos ofreciendo. Y así como las anteriores revoluciones estuvieron basadas en una obra, el liberalismo con “La Riqueza de las Naciones”, el marxismo con “El Capital”, mi contrarreforma también tiene su libro “La Lucha de Clases en el Siglo XXI”,  (ESIC, 1997) cuyo prólogo acaba diciendo “Empresarios y obreros de todos los países, uníos contra vuestro enemigo común, el ajuste y el rigor. El ajuste es un delito de lesa humanidad”.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826