España, 18-12-2017

Con mi voto, no

Sáhara
Javier Perote (2/10/2010)urna
Sigue la traición al pueblo saharaui; y es que, habrá traición mientras haya traidores. El  Congreso, ha rechazado una Proposición no de Ley de UPyD presentada por Rosa  Diez. El PP y PSOE votaron en contra. Pero lo que pedía Rosa era fácil de aceptar.

Pedía que el Congreso incluyera en la Ley 40/1975, el derecho a la libre determinación de los pueblos colonizados, en particular al ejercicio de ese derecho por el Pueblo saharaui.

Pedía también la prohibición expresa de legitimar o apoyar cualquier iniciativa adoptada por Marruecos con vistas a perpetuar su ocupación ilegal del territorio del Sáhara Occidental.

También pedía el reconocimiento de las autoridades de la RASD como legítimas representantes del pueblo saharaui.

Y también  el  rechazo del uso de la fuerza como fórmula para la resolución del problema del Sáhara.

Pero todas estas peticiones ya figuran de forma  explícita o implícita  en los Principios de la Carta de las NNUU y en posteriores resoluciones.  Por tanto, el PSOE y el PP tenían muy fácil haberlo aceptado. Pero no, no lo han hecho; cualquier cosa antes que enfadar a Marruecos.

En 1979 la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución (34/37) en la que se reconocía al Frente Polisario como legítimo representante del pueblo saharaui y condenaba la ocupación del territorio por Marruecos.

Lógicamente, Marruecos votó en contra de esta resolución. Pero no estuvo sólo en la votación; le acompañaron cinco de  los mejores amigos de Hassan II.  Omar Bongo el dictador de Gabón (monigote corrupto impuesto por Francia para hacerle  los trabajos sucios), El antropófago Bokassa I, Emperador de Centroafrica, apóstol de la paz y servidor de Cristo Dios ¿sic?, el mismo  que le regalaba diamantes al Presidente de Francia, Giscard  d´Estaing,  Obiang Nguema, el dictador de Guinea Ecuatorial, cuarenta años en el poder, gran amigo de Marruecos que acaba de fusilar a cuatro opositores que fueron secuestrados en Nigeria y llevados a la fuerza a Guinea Ecuatorial (su guardia personal esta compuesta por marroquíes,  porque no se fía de los suyos).  El dictador de Guatemala, General Romeo Lucas que, tantas barbaridades hizo durante su mandato, que provocó la ruptura de relaciones con numerosos países, menos Marruecos. Fue el del incendio de la Embajada Española.

Por último, Arabia Saudí con cuyo  dinero se ha financiado el gran muro de más de 2000 kms., que parte el Sáhara de norte a sur.

Treinta años  después de aquella votación, el PSOE y PP  se alinean  con su voto junto a Bokassa, Bongo, Obiang y demás ralea.

PP y PSOE votaron en contra de la proposición de Rosa Diez porque, según ellos, esta medida no contribuiría a generar confianza para lograr una solución justa y duradera aceptada por Marruecos y el Frente Polisario; vamos, que no era oportuno.

Han  recurrido a una  formula que nunca falla, que sirve para cualquier circunstancia. ¿Cómo se puede saber que la propuesta de Rosa Diez  no hubiera contribuido a generar confianza si no la han dejado prosperar? A lo mejor si creaba confianza, pero ya no lo sabremos. Lo malo de una proposición sería que generara desconfianza. Pero este no es el caso; al menos  nada de esto han dicho; será que no lo piensan, sino no se hubieran callado.

Todos los partidos, que saben la importancia que tiene el movimiento pro saharaui en España, usan de la ambigüedad ante la opinión pública y, según la ocasión, hacen ver que apoyan la causa de nuestros antiguos compatriotas para luego disimuladamente ejecutar una política que favorece a los marroquíes. Dicen una cosa pero hacen otra. Prometen, pero no cumplen. ¡Qué gente!

He escrito todos, lo cual no es cierto, algunos como UPyD o IU,  esta última desde siempre, apoyan la causa saharaui.

Los saharauis llevan 35 años luchando para realizar lo que todo el mundo les reconoce, ¡todo el mundo!: su derecho a la autodeterminación. Y resulta que pedir lo que todo el mundo les reconoce no genera confianza. Hay que tener cuajo.

javier-perote-con-un-amigo-saharauiEste argumento me recuerda lo que ocurrió  hace unos años. El Papa Juan Pablo II rindió homenaje a unos  seminaristas asesinados durante la revolución de Asturias de 1934. Eran jóvenes (16/17Años), no se les dejó vivir, solo se les permitió alcanzar la categoría de víctimas. Han transcurrido setenta años de aquellos sucesos, pero las autoridades del Principado no acudieron a Roma por considerar que esos gestos “no contribuyen a superar el odio de la división entre las dos Españas”. ¿El odio? ¿El odio de quién? ¿El suyo?  ¡Al  cabo de setenta años no era oportuno! 

Como se ve es el mismo argumento
¿Tendrán que esperar los saharauis setenta años también para reclamar su derecho a la autodeterminación y no resultar inoportunos?

Thabo Mbeki, Presidente de la Republica de Suráfrica escribió una carta al rey de Marruecos en vísperas de reconocer a la República saharaui. Para nosotros, decía, no reconocer a la RASD significa convertirnos en cómplices de la denegación al pueblo del Sáhara Occidental de su derecho a la autodeterminación y a nuestro compromiso de respetar la Carta de las Naciones Unidas. Como se ve, las lecciones de ética y elegancia  se las pueden dar a nuestros políticos desde cualquier sitio.

En este caso desde un país recién salido del colonialismo y el aparheid. Si, ya sé, les resbala, pero hay que decirlo. 

La actitud del PP con Marruecos, si gana las elecciones, promete ser tan vil y claudicante como la del PSOE y hará que sigamos siendo cómplices de la denegación del principal derecho del pueblo saharaui; el de existir. No será con mi voto.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826