España, 11-12-2017

Libertad y Democracia

Sin Acritud…
Javier Perote (28/10/2010)perote
Desde hace tiempo, no se cuanto, pero bastante, hemos escuchado opinar a políticos, periodistas y otras gentes que hablaban con mucha autoridad, aparentando saber del asunto,  que en Marruecos se estaba dando un importante proceso de democratización de sus instituciones. Marruecos avanza imparable hacia la democracia, decían. A estas importantes personas no les ocurría como a mí, que  se me hacía difícil compaginar democracia con la ocupación por la fuerza de todo un país. Cualquier crítica que se hiciera al régimen, ellos la desmontaban con esa u otra disculpa; Marruecos es el país del mundo árabe donde mayores parcelas de libertad se disfrutan (Felipe González).

Otras veces es  la defensa de los intereses de España lo que dicen defender; aunque bien se guardan siempre de decir cuáles son  esos intereses ni a quién benefician.

También es frecuente que recurran al miedo: Marruecos es garantía contra la amenaza fundamentalista; varias veces Marruecos ha amenazado a España con un nuevo 11-M. Moratinos, el “perfecto mierda” llegó a utilizar esta amenaza para justificar su apoyo a Marruecos: hago esto porque quiero evitar a España otro 11-M. Un notorio socialista, Fernando Moran,  rizaba el rizo al justificar los abusos cometidas por los marroquíes contra los detenidos, por tratarse de otras sensibilidades ¿las de los verdugos o las de las víctimas? nunca lo aclaró.

Con estos defensores y Francia en el Consejo de Seguridad de la ONU, Marruecos sabe que goza de impunidad para cometer toda clase de excesos sobre su población y sobre los saharauis, y no abandonar el Sahara.

Si no es por la fuerza no lo abandonará, y a eso es a lo que hay que ir: a una aplicación inteligente de la fuerza. Marruecos sólo es fuerte en razón de sus apoyos, Francia principalmente. Marruecos tiene muchos ángulos muertos  donde se le puede atacar.

Organismos como Human Rights, Amnistía Internacional, UA. ONGs, Tribunal Russell, etc., han condenado a Marruecos y han denunciado las constantes violaciones de derechos humanos cometidas contra la población saharaui y contra sus propios súbditos.

Estos ilustres  defensores de Marruecos son gente de mucha fe que a pesar de la catarata de condenas  que le han llovido a Marruecos en estos treinta y cinco años de ocupación, desde las más importantes  instituciones de defensa de los derechos humanos, siguen empecinados en convencernos de las bondades  del régimen; hablan de  libertades donde solo  hay opresión, y disimulan las atrocidades del sistema.

La ONU ya condenó en 1979 la ocupación del Sahara por Marruecos y esa condena sigue en vigor.

Ningún país del mundo ha reconocido expresamente el derecho de Marruecos sobre el Sahara. A veces surge un país que sin una explicación lógica o medianamente razonada deja de reconocer a la RASD. Normalmente son países del tercer mundo, en la órbita de influencia  francesa, que funcionan sin que  sus dirigentes tengan necesidad de explicar de dónde y cómo obtienen sus ganancias.

También ha habido  condenas por parte  de muchos países que se han acercado a este tema desde la exquisitez de las formas y de las palabras para no ofender a S. M. En no pocos casos es necesario utilizar  eufemismos para evitar mencionar torturas horribles, desapariciones de personas, condenas sin mínimas garantías jurídicas de presos de conciencia o de presos por el increíble hecho de ser saharauis o de tener un familiar con el Polisario, etc. Estos opinantes han olvidado la ferocidad, desconocida hasta entonces en esas tierras, con que se persiguió y acosó con bombardeos de napalm a una población de civiles, niños y ancianos en su mayoría, que escapaban hacia Argel, precisamente para eso, para que no escaparan. No me resisto, aunque este escrito no sea lugar, a recordar los cientos de niños que como una maldición bíblica murieron en esos días en el desierto, o las calamidades que tuvieron que sufrir en los primeros momentos, los que pudieron llegar a Tindouf;  la epidemia de poliomelitis, las hambrunas, las enfermedades, etc.

¿Y por qué perseguir a niños o ancianos?, aún se pregunta mucha gente. Los jóvenes, los que tenían fuerzas para luchar estaban en el Polisario. Esos niños y esos ancianos eran sus familias a los que se podía utilizar como rehenes para chantajear a los que luchaban contra la invasión del ejército marroquí. Por eso Hassan II pidió a las autoridades españolas que los retuvieran, no los dejaran escapar, y por esta razón se procedió a cercar con alambradas los barrios saharauis de El Aaiún: para que no pudieran escapar y tenerlos como rehenes.

Una de tantas fue la historia de las hermelgarhi-nayem-nino-muerto-en-el-saharaanas Fatma y Mahmia. Como su hermano  estaba luchando con el Polisario, cogieron al padre a la madre y a ellas dos (de  16 y 17 años); los padres fueron torturados hasta la muerte para que delataran dónde estaba el hijo.  Ellas pasaron 16 años en prisión. Al que tenga el estómago fuerte le puedo enviar la historia de esos diez y seis años.

También se han olvidado los atropellos que tuvo que sufrir, por parte de la soldadesca, la población que no huyó, por que no pudo,  o la que se quedó  creyendo en las palabras de última hora  de las autoridades españolas que invitaban a la gente a que confiaran en la nueva situación que se avecinaba, ¡que sabrían ellos!. El Coronel Diego Aguirre relata en su Historia del Sáhara esos primeros momentos en que la soldadesca y la manada de indigentes, ladrones, chusma pordiosera y demás gentuza de los bajos fondos de Casablanca y otros lugares,  que no regresó a sus ciudades después de la Marcha Verde y se quedó a la espera del botín,  se dedicaron a cometer toda clase de atropellos sobre la población saharaui. Se detenía una familia entera o se la mandaba al interior del desierto y se ocupaba la casa que quedaba libre. Muchos de los desaparecidos de los primeros momentos fueron saharauis que no pudieron escapar al cerco de alambradas que, por órdenes llegadas de Madrid, tendieron las autoridades españolas en la población del Aaiún para evitar que se opusiera resistencia a la invasión  del ejército de Marruecos.

Estos días, a pesar de las dificultades, han conseguido infiltrarse las noticias, esa posibilidad es imparable con las nuevas tecnologías, y hemos podido ver una vez más cuál es la realidad de Marruecos. La imagen real, no la que se empeña en hacernos ver el  “perfecto mierda”, o mierda perfecto, o mierda pluscuamperfecto o lo que sea este cara de tonto.

Si, si, tonto; dame pan y llámame perro. Pero habrá que ver  lo que éste mierda se lleva a cuenta del sufrimiento de la población saharaui. No tardaremos en verle disfrutar de un retiro dorado en el paraíso que los  socialitas  se han montado en Marruecos.

¡Ah! ¡Qué responsabilidad! la de todos aquellos apandadores (A. P. Reverte) que por intereses espurios se han humillado hasta la nausea, ensalzando las virtudes de ese régimen que empezó en el Rif  derramando sangre, y en sangre continua flotando desde hace cincuenta años.

Algo tendrán que decir el “perfecto mierda”, Elena Valenciano (PSOE), Gustavo Arístegui (PP), Trinidad Jiménez (ministra de Asuntos Exteriores), Felipe González, etc., ante el último acto de barbarie cometido por sus amigos marroquíes ¿Se les va a dejar ir de rositas? ¿No habrá nadie que les diga a la oreja la responsabilidad que tienen en la muerte del niño saharaui Elgarhi Nayem?

Leo la noticia en los medios, me restriego los ojos incrédulo y con asombro pienso que al final van a tener razón y resulta que era verdad que Marruecos avanzaba hacia la democracia y que finalmente han llegado. Vean, si no, lo que dicen sus ministros.

El portavoz del Gobierno marroquí, Khalid Naciri, y el ministro de Asuntos Exteriores, Taieb Fassi-Fihri, aseguraron, ante la prensa y en el Parlamento, que lo que sucede en el campamento constituye “la expresión de reivindicaciones sociales normales que se enmarcan en el clima de libertad y de democracia que vive Marruecos”.

L i b e r t  a d  y   d e m o c r a c ia   q u e  s e    v i v e  e n   M A R R U E C O S. ¡Jo, colega! que hierba mas buena se fuma en Marruecos.

Te vengaremos Nayem; te vengaremos.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826