España, 20-07-2018

¡Que se sepa la verdad! Pero que no nos la explique España ni Marruecos

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (13/11/2010)el-aaiun-entre-manifestaciones
Amnistía Internacional, Sección Española, ha difundido un correo electrónico firmado por su director, Esteban Beltrán, que entre otras cosas dice lo siguiente:

“”El lunes 8 por la mañana, las fuerzas de seguridad marroquíes entraron por la fuerza en un campamento de protesta saharaui en El Aaiún. Golpearon a los residentes y les atacaron con gases lacrimógenos y cañones de agua para obligarles a abandonar las tiendas, que quemaron o derribaron, según activistas locales”.

La nota sigue:

El desenlace fue trágico: varias personas (de las fuerzas de seguridad y civiles) perdieron la vida y otras resultaron heridas. Miles de personas  fueron obligadas a abandonar el campamento, que sigue asediado por las fuerzas de seguridad. Queremos una investigación independiente y transparente de lo ocurrido. Y queremos que, si se demuestra un uso excesivo de la fuerza, las personas responsables respondan ante la justicia”.

En principio, me parece bien una nota de una ONG como esa, criticando los excesos habidos, pero, hombre, Beltrán, afirmar que “varias personas (de las fuerzas de seguridad y civiles) perdieron la vida”, es engañar al personal o no tener datos, lo cual me parece grave.   En lo que tu llamas “desalojo” del campamento de Akdaim Izik, a las afueras de El Aaiún, no murió, que sepamos -si tu lo sabes deberías indicar nombres y número de placa de los policías o militares marroquíes muertos- ningún miembro de los cuerpos de seguridad de Marruecos. Amigo Beltrán, las fuerzas de seguridad de Marruecos entraron a saco, con alevosía, lanzando gases y bengalas (desde un helicóptero), incendiando las miles de jaimas allí instaladas, pegando a los indefensos y desprevenidos saharauis. El resultado han sido decenas de muertos, miles de heridos, centenares de desaparecidos y miles de detenidos, tras pasar por hábiles interrogatorios. Ha habido niños y ancianos muertos y violaciones físicas. Son datos de la prensa nacional e internacional.

Después -no en el campamento de Akdaim Izik-, pero sí en El Aaiún, se dedicaron las fuerzas represoras y de ocupación, a buscar a saharauis, casa por casa, con la ayuda de los colonos marroquíes.

Marruecos, o sea Mohamed VI,  no deja entrar a la prensa, especialmente a la española, porque dice que somos parte del problema; Marruecos no deja entrar a diputados españoles, y los devuelve a Canarias. Y aquí, en nuestra querida España, el gobierno de Zapatero se queda mudo. Entre tanto, empresas españolas pescan, enlatan el pescado recogido, extraen fosfatos y minerales varios y otras siembran desde tomates hasta patatas. Y algunas ONGs hacen el agosto, a la par que desde el erario público español sale más de un millón mensual de euros con destino a diversos proyectos de sensibilización de la violencia de género, etc., etc.

Marruecos ha cerrado a cal y canto la zona, sabe que tiene de tiempo hasta el martes como mínimo, pues ese día se reúne el Consejo de Seguridad de la ONU, cuyo resultado adelantamos: “Lamentamos, lamentamos y lamentamos”.

los-marroquies-incendian-el-campamento-saharaui2A todo esto, la flamante ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, ex candidata a la alcaldía de Madrid, ex ministra de Sanidad, ex candidata a presidir el Partido Socialista de Madrid, tras digerir el “sapo” que le largo su colega marroquí, Taieb Fassi Fihri, de que iban a desalojar el campamento -lo afirmó el diario El País-, se largó a donar unos millones de euros a los presidentes de Ecuador y Bolivia.

Zapatero, más allá que acá, no se le ha ocurrido otra cosa más que recurrir al don de la palabra, verbo suave y engolado: “Queremos que los periodistas puedan ejercer el derecho a la información en Marruecos”, en alusión a la detención-secuestro de tres periodistas de la Cadena SER.

Oficialmente, el Gobierno de España ha dicho que espera disponer de información una vez que la Fiscalía de Marruecos finalice su investigación “para comprobar si sirve para aclarar los hechos“, sin olvidar añadir, como siempre, que la “relación con Marruecos es prioritaria para España y que la solución para el Sáhara tiene que ser fruto del acuerdo entre Marruecos y el Frente Polisario”. ¡Manda carajo!

Me quedo con las palabras de Angels Barceló, directora del programa Hora 25 que emite la SER,  dichas ayer, nada más aterrizar en el aeropuerto de Las Palmas: “Si a nosotros tres nos ha pasado lo que nos ha pasado siendo ciudadanos españoles, teniendo el apoyo del Gobierno, no me quiero ni imaginar lo que pueden pasar los saharauis”.

A todo esto ¿qué opinan los dos millones de marroquíes  que se encuentran en España huyendo de la pobreza, de la injusticia, del analfabetismo y del régimen que les impone su Monarca?

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

Privacidad | Política de Cookies | Aviso Legal