España, 06-12-2016

De Burkina Faso, la presidencia del PDGE y…

Guinea Ecuatorial
Abaha (14/12/2010)teodorin
El cincuentenario  de la independencia de Burkina Faso nos ha reportado algunas sorpresas. El presidente Blaise Compaoré presidió el pasado sábado los actos conmemorativos del cincuentenario de la independencia de ese país.  Un impresionante desfile de tropas en Bobo-Dioulasso, y la presencia de 21 jefes de Estado, once de ellos africanos, dieron luz, color y poder a esos fastos. El Bulevar de la independencia de Bobo fue testigo de ello.

Entre esos representantes africanos se encontraba Abdoulaye Wade (Senegal), Ali Bongo Ondimba (Gabón), Denis Sassou Nguesso (Congo), Ellen Johnson Sirleaf (Liberia), Faure Gnassingbé (togo), Idriss Deby Itno (Chad), Teodoro Obiang Nguema (Guinea Ecuatorial), Mohamed Ould Abdel Aziz (Mauritania), Paul Kagamé (Ruanda), Yesca Toumani Touré (Mali) y Yayi Boni (Benin).

Parece ser que poco antes de finalizar los actos conmemorativos, Obiang Nguema se sintió mal y cayó desvanecido. Nada más llegar a Malabo, al menos eso dicen nuestras fuentes, su amigo y aliado, Mohamed VI le envió a urgentemente un equipo médico de palacio, que atendió al dictador guineano.

¿Uno más de esos achaques, mareos o pérdidas de conocimiento? Sea como sea, Obiang está preocupado. Como todos los dictadores, pretende legar su patrimonio, poder y lo que sea, a su prole. Pretende, como todo ser viviente, que le recuerden bien. Y la mejor manera es dejar un heredero para que le construya monumentos por doquier.  En este caso, el elegido es Teodoro Nguema Obiang, Teodorín. No hay sorpresas en esto.

Nos cuentan que en un encuentro internacional, Obiang coincidió con Zapatero y que se habló del asunto sucesorio. Pero, España, parece ser, no le apoya en esa gestión de ceder los trastos a su hijo.  España se encierra en su  hombre, o sea en Plácido Micó. Ha invertido mucho y quiere obtener lo antes posible los réditos.

Trinidad Jiménez parece ser ha roto los lazos que mantenía Miguel Ángel Moratinos. En Exteriores se busca y rebusca todo lo que ha hecho Moratinos, sus compromisos, sus gastos, etc., etc. Nos dicen que la ministra va a terminar con ciertos nexos que mantenía el afrancesado Moratinos. Veremos.

No obstante, en Guinea Ecuatorial todo parece estar preparado para que en el mes de febrero del próximo año, Obiang Nguema entronice a su hijo en el partido-gobierno. Teodorín será nombrado presidente del PDGE, ahora es vicepresidente. De esta forma, la dictadura trata de legitimar su ascenso a la presidencia de la República en caso de que sea necesario. Todo atado y bien atado.

Ante este guirigay, ahora ciertos empresarios españoles mandan mensajes a España (embajada en Malabo) susurrando que “esto no puede seguir así”, que hay “que hacer algo“. Posiblemente esa queja se hiciese después de que Malabo clausurara las actividades de cinco empresas españolas debido a  “insubordinación” pues no se deciden a “construir” sus sedes sociales  en Guinea Ecuatorial. Pretextos.

Lenta, pero inexorablemente, España pierde influencia en Guinea Ecuatorial. Lo de Filipinas no va a ser nada comparado con lo de la ex colonia africana. Los poderes del Estado español van más despistados que un elefante en el Corte Ingles -y no va de propaganda-; no saben de qué va la película. Las ingentes cantidades de dinero del erario público español gastadas en encumbrar lo imposible han terminado por hastiar hasta a los propios que se benefician de ello. Ya ni los Carpenter se creen la película. Trabajan porque hay que cumplir el horario y atisbar un posible ascenso, pero con desgana.

Entre tanto, los opositores afincados en España despotrican contra España, olvidando las también ingentes cantidades de dinero y apoyos que, a través de fondos reservados, Moncloa, ministerio de Interior y otras fuentes, les han llegado, y se han quedado en el camino sin que broten las hojas.

Ahora ha llegado el crudo invierno para todos. Hay que abrigarse, prepararse para el frío polar; acudir a las reservas de grasa como los grandes osos árticos. No valen lamentaciones, ni echar la culpa al prójimo. Hay que despojarse del lastre que  molesta y avanzar  hasta el final.

 

Organización, organización y organización…

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826