España, 13-12-2017

¿Puede ser un golpista presidente de la Unión Africana, aunque sea de turno? Pues sí; Obiang Nguema lo va a ser

Guinea Ecuatorial
Abaha (17/1/2011)obiang-nguema
El pasado jueves, el ministro de Asuntos Exteriores Cooperación Internacional y Francofonía, Pastor Micha Ondo Bilé, se reunió  en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, con sede en Malabo, con los embajadores de España, Francia y el Encargado de Negocios de Alemania en Camerún, informa la página de internet del gobierno de la dictadura guineana.

De acuerdo con esa información, los delegados diplomáticos entregaron al ministro guineano la “nueva normativa de la Unión Europea adoptada tras el tratado de Lisboa; sobre todo en los aspectos referentes a las relaciones del viejo continente con los países africanos”. Por supuesto, se trató también sobre la Cumbre de la Unión Africana a celebrar en Malabo, y en la que protocolariamente se investirá al dictador Teodoro Obiang Nguema Mbasogo como presidente de la misma.

El sátrapa guineano va a tratar de recomponer un poco su maltrecha imagen pública; Le falló visitar España bajo palio, y se le truncó lo de la UNESCO. Ahora, cuando sea designado (por turno) presidente de la UE, se va a dedicar a viajar de acá para allá; y no le faltarán dirigentes políticos occidentales que se maten por abrazarle y estrechar su mano.

Pero, algo huele a chamusquina en África. Ha empezado por el norte. Las masas se agitan hartas de la codicia, la soberbia y la violencia de sus dictadores. La mayoría de ellos bajo el manto de armiño de Francia y Estados Unidos, aunque en el caso de Túnez también está la longa mano de Italia y, posiblemente, del Vaticano. El conflicto social ha estallado y va a ser difícil de parar. Los que esperan el maná, dirán ahora que ha sido la inteligencia de Estados Unidos la que lo ha hecho. Estos visionarios de salón, son como los economistas que todo lo explican a toro pasado.

Tras Túnez puede venir Marruecos, aunque muchos piensan que será Argelia. Nuestra bola de cristal nos dice que Argelia se va a ver agitada, pero poco más. Pero, el reino alauita emite aromas de conflicto social calentito.

Y ¿Guinea Ecuatorial? Pues, puede que sí y puede que no, que diría Mariano Rajoy. En la ex colonia se dan todas las condiciones para que se produzca una revuelta, pero lo malo es que no se está moviendo la cuchara. El caldo está en reposo y el aceite arriba. No queremos ser agoreros, pero la quietud reina en las aguas opositoras. De entre los más conocidos líderes guineanos ninguno se ha sumado a la iniciativa de que Miguel Ángel Moratinos, ex ministro de Asuntos Exteriores de España, no debe dirigir la FAO, lanzada por esta página de internet. Menos mal que desde otros ámbitos la cosa marcha bien. Al final será una nueva victoria como la del fallido Premio Obiang de la UNESCO.

De abajo nos llegan las noticias de siempre. Violencia, sadismo, encarcelamientos, acumulación de riquezas, etc., etc. Y muertes, vamos asesinatos. Como el que ocurrió el 31 de diciembre del año pasado. Ese aciago día, el Súper-Director General de Trafico, Jesús Ngomo Nvono (Jesusín), tuvo lugar un “incidente” que costó la vida a un pobre hombre. Desde hace poco, en Guinea Ecuatorial está vigente una ley mediante la cual está prohibida la circulación de automóviles durante los días 24 al 25 de diciembre y del 31 de ese mismo mes al 1 de enero, excepto para los madamases que tengan “autorización especial”. Esa “autorización” cuesta un montón de francos cras., sobre todo para las empresas.

Mala suerte. En la rotonda de Fistown, más conocida como “Cruce Fiston”, pasadas las 10:00 horas de la noche de ese mes de diciembre, el tal Jesusín se encontraba acuartelado con sus pupilos haciendo uso de sus extraordinarios poderes,  deteniendo a todo santo que se atreviera a ponerse al volante de un coche. Y mira por donde, un pobre taxista, se saltó la norma. El hombre iba cargado de pasajeros y tuvo la mala suerte de pasar por donde estaba el Super-Director General de Tráfico. Jesusín sacó pistola, y apuntó; el taxista paró, de momento. Las piernas se le salían del coche de lo que le temblaba.

Dicen, que el taxista pisó el acelerador, y que el coche salió como una bala. Pero, Jesusín estaba a pie y no tendría tiempo para subir a su Land Cruiser para darle caza. Apuntó y disparó. El silencio de la noche se rompió. El taxista quedó tendido con un disparo y un pasajero herido de gravedad que tras dos semanas en Loeri Comba sus heridas físicas han quedado restañadas. Si hubo más heridos lo desconocemos, pues el resto de los que viajaban salieron a escape.

Tras la hazaña, Jesusín se encuentra retenido en su casa bajo la fórmula de “arresto Domiciliario”, por orden expresa del Superdelegado de Seguridad, el generalísimo Armengol Ondo Nguema.

Sobre  EVU-EKIEÑ, Bienvenido Ngogo, y el ministro Nicolás Obama Obono hablaremos otro día. ¡Cáspita! Se nos olvidaba, pero también habrá que hablar sobre las conversaciones que en su día mantuvieron el Fiscal General de España y el entonces de Guinea Ecuatorial, respectivamente, Cándido Conde-Punpido y José Oló.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826