España, 15-12-2017

La revista ´Hola´ publica reportajes al servicio de los intereses de la ´inteligencia´ de Marruecos

España/Marruecos
María Suárez (1/1/2011)revista-hola
El lamentable y vergonzoso el papel que desde hace años desempeña la revista  ´HOLA´ en la defensa de las tesis oficiales marroquíes a la hora de tratar el asunto del Sáhara Occidental, que cobra tintes de opereta que nos harían reír si no fuera por la gravedad que encierra. Los reportajes que publica de vez en cuando sobre el “aventurero”, así denominado por la propia ´HOLA´, Kitín Muñoz, hace tiempo que no nos sorprenden,  pero el último aparecido esta semana en la revista es especialmente vergonzoso, sobre todo después de la brutal represión emprendida por Marruecos contra el pueblo saharaui tras los sucesos de Gdeim Izik  en el pasado mes de noviembre.

Pretende la revista ´HOLA´ que sus lectores, entre los que se incluyen algunos incautos para los que la Historia no es su fuerte, crean a pies juntillas que el Sáhara es marroquí, que siempre perteneció al Reino de Marruecos y que todas las maravillas, debidamente almibaradas que nos muestra en sus fotografías y comentarios, el ya mencionado Muñoz, se deben al buen gobierno de Mohamed VI. Los subtítulos y el texto del reportaje están intencionadamente manipulados y falseados, y repiten por doquier que el Sáhara es marroquí. Curiosamente a Muñoz le da por llamarlo “Sáhara atlántico”, ¿será para diferenciarlo del Sáhara Occidental así reconocido por la ONU, e intentando, por tanto, que quede libre de polémica? Tampoco llama a El Aaiún por su nombre, tal y como fue fundada por españoles, sino L’Aayoune, prestándose al juego marroquí de borrar toda huella española del territorio.

Para vergüenza del lector, en el último ejemplar de la revista, fechada el 5 de enero de 2011, los comentarios realizados por el “aventurero” Muñoz y su mujer Kalina, hija del ex Rey en el exilio, Simeón de Bulgaria, significan un atentado moral contra los verdaderos saharauis, al que Muñoz dice defender pero sin reconocerlos como pueblo, ¡que ironía!.

Muñoz es embajador de buena voluntad de la UNESCO y dice textualmente en ese reportaje que “mi deber es mantener las tradiciones y la identidad de los pueblos”, pero si sigue por estos derroteros no se hará merecedor de ese título, pues el  territorio saharaui y su pueblo siguen reconocidos por la ONU como pendientes de descolonizar y son merecedores de toda la protección, cosa que no hace Muñoz al hablar solo de “las tribus saharauis de Marruecos”,  y por lo tanto dando por sentado que lo saharaui es marroquí.

La larga y oscura mano de los servicios de Inteligencia marroquíes  hace tiempo que, supuestamente, se coló en la revista ´HOLA´ a través de este pseudoagente encubierto y revestido de “glamour”, con la aquiescencia de los directivos de esa publicación, pues es de suponer que no son idiotas. Es lógico deducir que ellos prefieren presentar bellos reportajes manipulados, con fotografías de las mil y una noches, a pesar de que el precio a pagar sea atentar contra el derecho internacional y reportaje-de-hola-sobre-el-sahara1los derechos del  verdadero pueblo saharaui, que nunca ha sido marroquí, y que sigue esperando el referéndum de autodeterminación, aprobado en todas las resoluciones de la ONU.

Ni una palabra de esto dice el supuesto “aventurero” y “embajador del Sáhara”, Kitín Muñoz, ni una sola referencia a la ocupación ilegal del territorio por parte de Marruecos. ¿Podría aportar Muñoz un solo argumento jurídicamente válido y aceptado por la comunidad internacional que pruebe que esa ocupación no es ilegal? No, rotundamente no podría.

Lo grave de este asunto es que la revista ´HOLA´ se publica en muchos países y en diversos idiomas y penetra sigilosamente en las mentes de aquellos que desconociendo la Historia solo conocen del Sáhara Occidental lo que ve en esos reportajes falseados. Y mientras tanto Mohamed VI encantado de que sus tesis vayan calando sin que se note.

¡Repite siempre una mentira y la convertirás en verdad! Por su parte, el “aventurero” Muñoz viviendo de lujo y dando la cara por su amigo el Rey alahuí, con sus afirmaciones falseadas. Si ´HOLA´ está del lado de la Justicia no debería prestarse a seguir haciendo de altavoz del dictador. Todavía tiene tiempo de rectificar.

Nota aclaratoria
Entre 1937 y 1940 era Gobernador del Sahara el teniente coronel Antonio de Oro Pulido. Nada más terminar la guerra civil española, ordena al capitán Enrique Alonso Allustante que elija un lugar donde construir un destacamento militar que reuniera condiciones de habitabilidad. El capitán Allustante se fijo en un lugar denominado por los nativos Aaiun, dmilitares-espanoles-en-el-sahara1ebido a las numerosas fuentes de agua que había.

El primer pozo que abrió lo cubrió con adobes dándole forma de igloo, pues este tipo de construcción permitía una cámara de aire que evitaba en parte el excesivo calor interior. Esta forma de medio huevo en los techos se generalizó en la nueva ciudad que nacía, al punto de que  en lo sucesivo la gente se refería a ellos como los “huevos de Alonso“.

Esta nota viene a cuento de los intentos de Marruecos de popularizar la forma francesa al denominar a El Aaiún como l’Aiun con apostrofo. Lo mismo ocurre con el cabo Bojador que los marroquíes le dan forma francesa llamándolo Boujdour. Pero tanto El Aaiún como Bojador no son palabras francesas y su grafía debe ser Aaiún y Bojador. Esto debería saberlo el intrépido señor kitín Muñoz. En la actualidad la ciudad del Aaiún es la más importante del sur y no es marroquí, sino saharaui.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826