España, 18-12-2017

Túnez: Ben Ali, ¿primera víctima de wikileaks?

Túnez (África)
Carlos Ruiz Miguel (17/1/2011)tunez
La noticia: el presidente tunecino Zinelabidin Ben Ali ha huido del país después de estar al mando durante 23 años. La causa inmediata es ya conocida: el pueblo tunecino ha iniciado una protesta que no ha podido ser ahogada en la sangre. Ben Ali hace apenas unas horas anunció la destitución del gobierno y la convocatoria de elecciones en seis meses. Pero de lejos de calmar las protestas esto intensificó las mismas que pedían la destitución de Ben Alí. Ben Alí ha huido del país. ¿Ha sido la primera víctima de Wikileaks?

 Aquí he dejado dicho que Wikileaks ha sido un acontecimiento. Sólo espíritus serviles, o lo que es peor, con deseo de serlo, han podido criticar las revelaciones que se han hecho con wikileaks. Algunos, no sé si por pereza intelectual o a cambio de alguna recompensa llegaron a decir que “wikileaks” sólo servía para debilitar a las democracias.

 Aquí, como de costumbre, el tiempo pone a cada uno en su sitio. Sólo que esta vez el tiempo ha corrido mucho y ha dejado en ridículo a todos esos críticos de wikileaks.

 Los cables de la embajada norteamericana en Túnez revelaron la amplitud de la corrupción que dominaba la cúpula del poder tunecino y, muy en especial, la corrupción de la esposa de Ben Ali, Leila. También revelaba el documento norteamericano la complicidad de Francia con el sistema corrupto tunecino.

 La revolución tunecina (porque creo que ha sido eso, una revolución) se inició por un hecho aislado: la actuación arbitraria de la policía deteniendo y humillando a un joven que tenía un puesto de venta ambulante sin permiso. El joven, desesperado al perder su única fuente de ingresos, se suicidó. A partir de ese momento las protestas por la situación social y económica derivaron en protestas políticas precisamente al poner en el punto de mira la insoportable situación de pobreza de amplias capas de la población tanto más sangrante cuanto más grave era la corrupción de la cúpula organizada en torno a Leila Trabelsi.

 Se dirá, con razón, que ya había numerosas informaciones y rumores sobre esa corrupción.

 Pero también es cierto que era posible oponerse a ellas alegando que eran invenciones sin pruebas de los enemigos de un régimen que daba estabilidad política al país.

 Wikileaks, sin embargo, ofreció las pruebas.

 La reacción del régimen tunecino fue censurar wikileaks. Pero la censura fue imposible.

 Y el resultado está a la vista de todos: Ben Ali puede ser considerado el primer gobernante que pierde el poder después de las revelaciones de Wikileaks.

 Una reflexión final:

 Los documentos norteamericanos también hablaban de corrupción en Marruecos y en Argelia.

Pero con una diferencia:
– mientras en Marruecos la cúspide del sistema de la corrupción es Mohamed VI en persona,
– en Argelia la documentación secreta revela que, si bien los hermanos de Abdelaziz Buteflika son corruptos, no lo es el presidente en persona.

 NOTAS:
1º. La idea de que Ben Ali ha sido víctima de Wikileaks fue, he visto, después de escribir este artículo, que había sido avanzada en dos publicaciones extranjeras:
– en Foreign Policy, el 13 de enero;
– en Le Point el 14 de enero a las 10:04.

 2º. Después de publicado mi artículo (como cualquiera puede comprobar de modo objetivo en Google) veo que otros en España o en lengua española, también avanzan la idea sobre el “efecto Wikileaks” en la revolución de Túnez:
– en República.es;
– en Infobae;
– en Hechos de hoy;
– en El Imparcial.

 En consecuencia, si no la primicia mundial, este blog tiene la primicia en lengua española de la tesis de que Wikileaks ha sido la causa principal de la revolución tunecina.

 N. de la R.
Esta noticia se publica con la autorización de su autor, Carlos Ruiz Miguel
, Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela, que también pueden ver en desdeelatlantico.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826