España, 13-12-2017

Cajas de Ahorro: socialismo y nacionalismo, combinación letal

España
Carlos Ruiz Miguel (24/2/2011)mapa-de-espana
El expolio de las Cajas se ejecuta con una inquietante pasividad social. ¿Por qué? Sólo encuentro una explicación. Y es que la sociedad ve que los mismos que han provocado su crisis (utilizada como excusa por el gobierno socialista para liquidarlas inconstitucionalmente) pretenden dar la receta de su salvación.

Las Cajas de Ahorro han tenido su mayor expansión económica con el régimen autonómico… Pero esa expansión introdujo el virus de su autodestrucción. Tras la creación del Estado autonómico una de las primeras preocupaciones de los gobiernos regionales fue controlar las cajas. No son ya ningún secreto las razones para ello y que básicamente son dos (y una tercera en algunas autonomías): en primer lugar, “colocar” a los amigos del respectivo gobierno regional en los órganos directivos de las Cajas (o al menos a sujetos fieles); en segundo lugar, como consecuencia de lo anterior, en conseguir que las Cajas financiaran aquellos proyectos que estaban “bien vistos” por el gobierno regional, y en tercer lugar, intentar hacer de ellas el embrión de un “banco nacional”. Lamentablemente, los gobiernos regionales de izquierda y derecha no nacionalistas se prestaron a este juego.

Los Estatutos de autonomía facilitaron este proceso al otorgar a las Comunidades autónomas la competencia “exclusiva” en materia de “Cajas de Ahorro”. Esto se inició (¡cómo no!) en los Estatutos vasco y catalán de 1979 y (¡cómo no!) fue imitado por todos los Estatutos posteriores. El hecho de que las Cajas pasaran a ser competencia autonómica llevó a situaciones, cuando menos, anómalas. Por ejemplo: ¿cómo explicar que los órganos de Cajas que operaban en toda España (como la “Caixa” catalana o “Cajamadrid”) estuvieran nombrados sólo por el gobierno regional de su autonomía “de nacimiento”? Lo lógico, como bien explicó Gaspar Ariño, un Catedrático experto en Derecho Administrativo Económico, es que si las Cajas querían operar más allá de su región tuvieran que estar reguladas por la legislación nacional y que sólo si no querían salir de su región estuvieran sometidas a la legislación regional. Pero esto, que es lo razonable, chocaba con la lógica irracional que ha presidido la evolución del Estado autonómico en España.

Ahora que la politización de su gestión ha puesto en crisis a las Cajas, algunos apelan a su “regionalidad” (“galleguidad” en la versión local) para salvarlas. Mal argumento. Las Cajas no nacieron al servicio de una “regionalidad”, sino al servicio de las clases sociales más desfavorecidas. Nuevamente, nos enfrentamos a este terrible dilema: ¿sacrificaremos el “Estado social” para que sobreviva el “Estado autonómico”?

NOTA:
Este artículo fue publicado originalmente en el diario ABC, edición de Galicia, el día 19-II-2011, nosotros lo hacemos con la autorización de su autor, Carlos Ruiz Miguel, Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela, que también pueden ver en desdeelatlantico.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826