España, 16-12-2017

Viaje secreto de Mohamed VI a París: ¿para qué?

Francia/Marruecos
Carlos Ruiz Miguel (1/2/2011)mohamed-vi-y-sarkozy
La información la ha ofrecido, en exclusiva, Ali Lmrabet: Mohamed VI ha viajado en secreto a París la noche del jueves al viernes. La noticia ha corrido como la pólvora y otras fuentes han añadido más datos. Pero ¿para qué ha viajado a París? Dos hipótesis básicas emergen: o es una visita privada de placer a su castillo o es una visita política para buscar apoyo político en una situación muy delicada en el mundo árabe.

I. LA VISITA SECRETA DE MOHAMED VI A PARÍS
Ali Lmrabet
ofreció su exclusiva en su “muro” de Facebook:

Exclusiva:
Según fuentes dignas de fe el rey Mohamed VI habría salido secretamente de Marruecos en la noche del jueves en dirección a Francia. Se encontraría actualmente en Francia para mantener discusiones igualmente secretas con el presidente Sarkozy sobre la situación en Marruecos.
Se han sacado tropas del Sahara para estar preparadas a intervenir en la capital (Rabat) y en Casablanca.
Estas informaciones han sido confirmadas por otras fuentes.

La información fue ampliada en dos páginas francesas (Rue 89 y Newsnours), en dos páginas marroquíes, una arabófona (Hespress) y otra francófona (yabiladi), así como en una página española (El País).

Las tesis básicamente son dos:
1- Mohamed VI ha ido a negociar en secreto con Sarkozy.
2- Mohamed VI se ha ido de vacaciones a su castillo en Betz.

La tesis de las vacaciones es defendida por Ignacio Cembrero, en El País:

El rey Mohamed VI de Marruecos debe considerar que su país no se va a contagiar de las revueltas que recorren el mundo árabe. El viernes llegó al aeropuerto privado de Le Bourget (París) y de ahí se trasladó a su castillo de Betz, a 70 kilómetros al noreste de la capital francesa, donde pasa unos días de descanso, según fuentes conocedoras de su estancia. El castillo y las 70 hectáreas de terreno que le rodean fueron adquiridos por Hassan II en los años setenta.

Sin embargo, las otras páginas que han recogido la noticia rechazan esta hipótesis y sostienen que el viaje tiene otro motivo. Esta otra hipótesis está sugerida al final de la noticia de El País:

La web informativa marroquí Hespress señaló que Mohamed VI había viajado a Francia junto a una delegación mixta de altos cargos de seguridad y militares, además de consejeros reales, para analizar con las autoridades francesas la nueva situación en el Magreb tras la caída de Ben Ali.

A mayor abundancia, la página Hespress añade que a Mohamed VI le acompañaron  responsables militares y policiales marroquíes. Hespress confirma la tesis de Lmrabet sobre el desplazamiento de tropas y añade que se trataría de prevenir eventuales levantamientos populares.

II. LA INESTABILIDAD MARROQUÍ Y LOS APOYOS AL MAJZEN
El viaje secreto de Mohamed VI supone un rotundo desmentido a la afirmación de Jean-Marie Colombani de que Marruecos quedaría exenta de la revolución porque es una “monarquía multisecular que conjuga poder temporal y espiritual”.

Cualquiera recuerda que Hassán II sufrió dos atentados y varios levantamientos opulares que sólo pude sofocar con un nivel de represión que, hoy en día, ni siquiera el lobby pro-marroquí consideraría aceptable.

Por una ironía de la historia, por cierto, el castillo de Mohamed VI se halla en un municipio, Betz, que está hermanado con el municipio marroquí de Sjirat, escenario de uno de los atentados contra Hassán II.

Ali Lmrabet, periodista marroquí

Ali Lmrabet, periodista marroquí

La página Newsnours no es tan optimista como Colombani sobre la “estabilidad” de Marruecos. Según informa, Sarkozy envió a su consejero personal Claude Guéant con un equipo de confianza para investigar en persona la situación de Marruecos al margen de los circuitos tradicionales de la diplomacia y los servicios secretos franceses.

El asunto se complica por varios motivos.

El viernes 28 de enero, mientras Mohamed VI estaba con Sarkozy, el presidente Obama hizo una declaración sobre Egipto, que, sin embargo, tiene consecuencias directas sobre Marruecos y el Sáhara Occidental:

El pueblo de Egipto tiene derechos que son universales. Esto incluye el derecho a reunirse pacíficamente y el derecho de asociación, el derecho a la libertad de expresión y la capacidad de determinar su propio destino. Son derechos humanos. Y los Estados Unidos los defenderán en todo el mundo.

Esta declaración provocó el pánico en el lobby pro-marroquí.

Sarkozy, inmediatamente, se movilizó para buscar el apoyo del Reino Unido y Alemania en una “contra-declaración” que hablara SÓLO DE EGIPTO y tratara de impedir la extensión de los derechos humanos a otros países. La declaración conjunta de Sarkozy, Cameron y Merkel del día siguiente sólo habla de los derechos del “pueblo egipcio”.

La página francesa Newsnours sugiere que los USA, que han impulsado la revolución en Túnez y en Egipto, no han tomado aún una decisión sobre Marruecos. Según Newsnours, el lobby judío norteamericano desearía dejar a Marruecos al margen de la revolución democrática árabe para que Israel mantenga algún aliado en el mundo árabe.

El viaje secreto puede relacionarse también con otra información, de Maghreb Confidentiel, que especula que Marruecos va a aceptar el Plan Baker. Algo que a ningún lector de este blog le debería extrañar, por cierto.

III. ¿DÓNDE ESTÁ ESPAÑA?
Barack Obama
ya ha dejado claro que hay ciertos derechos que son universales. Sarkozy parece que quiere que esos derechos no puedan ser disfrutados por marroquíes o saharauis.

¿Con quien está Rodríguez Zapatero?

POST-SCRIPTUM:
La página “Hespress” no es marroquí como he dicho en el texto de la noticia, sino que es canadiense.

N. de la R.
Esta noticia se publica con la autorización de su autor, Carlos Ruiz Miguel, Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela, que también pueden ver en desdeelatlantico.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826