España, 18-12-2017

La radiación emitida por la central japonesa de Fukushima llega a Gran Bretaña

Gran Bretaña
espacioseuropeos.com (29/3/2o11)midiendo-la-radioactividad-en-japon
El peligro de la energía nuclear es más que evidente, como lo son los sucesivos ocultamientos en todo lo que concierne a la tragedia de Japón y a otras que se han producido. El negocio en torno a las plantas nucleares es de tal calibre que sus beneficiarios son capaces de engañar a la ciudadanía y jugar con ese Apocalipsis aún a riesgo del peligro que corre la humanidad. El gobierno japonés y la empresa propietaria de la central de Fukushima han ocultado y ocultan información y ahí están las consecuencias.

Hoy expertos británicos han detectado pequeñas cantidades en la atmósfera de sustancias radiactivas de procedencia de la central nuclear japonesa. Las partículas que se han detectado en suelo británico no revisten ningún peligro para la salud de las personas, según un comunicado de prensa de la Agencia Británica de Protección de la Salud.

“Como era de esperar, el Reino Unido empieza a detectar en cantidades pequeñas el yodo 131 relacionado con el siniestro en la central atómica de Fukushima. Las pruebas tomadas el 28 de marzo en la estación de la Agencia ubicada en el condado de Oxoforshire muestran que en la atmósfera hay huellas del yodo 131”, afirma el comunicado.

Aunque se espera que el Océano Pacífico absorba  la mayor parte de la radiación emitida por la central de Fukushima, no hay que descartar que los niveles de radiación sigan aumentando y, lógicamente, se extiendan por el planeta.

El nivel de la radiación registrado en Gran Bretaña es muy bajo -según los expertos nucleares-, ya que se sitúa en torno a los 300 microbequerelios por metro cúbico, según ha recogido l agencia rusa, RIA Novosti.

Las estaciones de la Agencia Británica de Protección de la Salud ubicadas en Glasgow, Escocia, y en Oxfordshire, al sureste de Inglaterra, registraron días atrás unos 11 microbequerelios por metro cúbico, cantidad no peligrosa según esos expertos para la salud. De acuerdo con la misma fuente, hasta los 300 microbequerelios por metro cúbico no existe problema alguno.

¿Será otro nuevo maquillaje de la realidad?

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826