España, 16-12-2017

Redes sociales: de África a España

Sin Acritud…
Ana Ortiz (22/5/2011)
21-de-mayo-de-2011-en-la-puerta-del-solParece que fue ayer cuando desde estas páginas analizábamos la importancia que están tomando las redes sociales en nuestro mundo, cada vez más globalizado, a raíz de las protestas que comenzaron en Túnez, pasaron por Egipto y hoy siguen enquistadas en Libia (1). El movimiento que se desencadenó el domingo 15 de mayo a raíz de la manifestación convocada por ¡Democracia Real ya!

Fue el detonante de lo que estamos viviendo hoy, al igual que pasó en el norte de África: jóvenes desencantados, sin horizonte aparente a la vista, que han encontrado la fuerza para unirse a través de Internet, la Red virtual más física que existe.

Aunque la situación política, económica y social no tiene absolutamente nada que ver, ambas situaciones tienen en común la capacidad de convocatoria que ofrecen las redes a personas anónimas que en otro tiempo, solo habría colocado algunas pancartas en una plaza pública, que habrían sido retiradas al momento por las fuerzas de seguridad. Hoy, gracias a Twitter y a Facebook, nos encontramos a las puertas de unas elecciones consideradas capitales para el futuro de España, cuya campaña electoral se ha visto empañada por la irrupción en escena de ciudadanos a los que no se esperaba, potenciados por los medios de comunicación ávidos de noticias frescas cuando la maratón preelectoral toca a su fin con el resultado presumiblemente cantado.

Este movimiento está dando quebraderos de cabeza a los partidos políticos, especialmente los dos grandes. No lo esperaban y no saben quienes son a ciencia cierta. ¿Cómo acabará todo esto?

1. El origen
Hace un par de meses comenzaron a aparecer en los foros de publicaciones alternativas, así como en los foros del diario Público, enlaces a una página denominada ¡Democracia Real Ya!  Sus cabecillas aprovechaban el espacio que brindan los medios para comentar y para comenzar a darle publicidad, adecuadamente difundida en Twitter y Facebook.

Siempre con el mismo mensaje: el mundo ha fracasado porque estamos en manos del capitalismo neoliberal capitaneado por banqueros y políticos, que han sido los culpables de la crisis que padecemos, especialmente, los jóvenes desempleados.

Esta idea principal deriva en otra: Zapatero se ha vendido al capital, ha traicionado los valores de la izquierda y es el culpable de la situación que padecemos por olvidar los postulados que un día defendió a favor de sus intereses económicos.

Podemos sumar un tercer asunto: Izquierda Unida (IU) no tiene fuerza para embridar a la izquierda, en vez de defender los intereses de la izquierda, solo sirve para avalar con su apoyo la gestión del PSOE. IU y los sindicatos tradicionales o “de clase” como los denominan. UGT y CC. OO. son considerados también como parte del equipo traidor.

Así las cosas, casi nadie prestó mucha atención a este movimiento, puesto que con sus declaraciones se auto colocaban prácticamente fuera del sistema. “No hay peligro” debieron pensar todos los que hoy miran de reojo a la Plaza de Sol para observar qué pasa y cómo les afectará de cara al 22 de mayo.

La realidad es que el origen de este movimiento está en partidos políticos que abandonaron en su día IU por considerarla “blanda”, que militan en corrientes antisistema, movimientos ecologistas y okupas.

Esto no hubiera pasado de aquí sin la ayuda de Twitter. Como quien no quiere la cosa, el mensaje de convocatoria se ha difundido por miles de perfiles sociales. No obstante, y a pesar de la fuerza de Internet, la convocatoria habría pasado sin pena ni gloria si el tema no hubiera sido del interés común de muchos ciudadanos: la precariedad laboral fruto de la crisis económica, y por ende, la falta de horizontes de los más jóvenes. Como ha pasado en los países norteafricanos, la desesperación de muchos les ha llevado a encontrarse en un punto del camino que en otras circunstancias no se habrían encontrado jamás.

2. Los que se apuntan en tanto
Así las cosas, y sospechando que la semana última de la campaña electoral se presenta intensa, los grandes partidos se han apresurado a definirse. Por un lado, el Partido Popular, que defiende sus diferencias con el PSOE, huyendo del concepto acuñado por este movimiento “PPSOE, la misma mierda es”.

El PSOE, mientras tanto, ha tratado de “comprender” a estos ciudadanos. Primero, asumiendo como suyos los postulados que defienden publicándolos durante unas horas en la página web oficial del PSOE. Ante el chorro de descalificaciones que obtuvo, Tomás Gómez, el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, se acercó a tratar de charlar con los acampados en la Puerta del Sol, sin el éxito esperado.

En esta línea ha ido Cayo Lara, coordinador general de IU, que se ha rasgado las vestiduras ante los arrestos que han tenido miles de ciudadanos… los mismos que le reprochan a él la falta de no tenerlos.

En paralelo, los medios de comunicación alternativos: Kaosenlared, La Haine, Rebelión, Diagonal… todos han brindado sus portadas a la información de este movimiento.

Así, Nodo50 brinda información actualizada al minuto de todos los colectivos que se están manifestando a lo largo y ancho de España, con información sobre puntos Wifi desde los que poder seguir twitteando y publicando los apodos de los más activos en la red de cada ciudad (2).

Rebelión se ha decantado por publicar el manifiesto de este movimiento, resaltando tres aspectos: no son violentos, no piden la abstención, sino que se vote a opciones que no sean las de siempre (especialmente PP, PSOE y CiU) y solicitan que los medios de comunicación convencionales no manipulen la información.

Kaosenlared va más allá y aviva la guerra que mantiene habitualmente con los medios de comunicación que se encuentran en las antípodas de su ideología. El artículo: ´La extrema derecha española trata de criminalizar el movimiento de los “indignados´, tiene párrafos tan interesantes como éstos “Desde Libertad Digital, Intereconomía, y demás medios del TDT Party ya comparan las concentraciones de la Puerta de Sol y las acampadas por todo el estado, con los hechos sucedidos tras el 11-M. Dicen que es un movimiento organizado por el PSOE para impedir que el PP gane las elecciones (…)La derecha está fuera de sí viendo como el pueblo comienza a aprender que el Gobierno de Zapatero no es más que uno de los diversos rostros del capitalismo, y que, como tal, es tan responsable de la actual situación que están atravesando las clases trabajadoras del estado español, como cualquiera de las otras muchas caras del capital, entre las que se incluyen los políticos del PP y demás partidos burgueses, banqueros, propietarios de los medios de comunicación privados, sindicatos traidores, y demás elementos necesarios para que el régimen totalitario capitalista se mantenga intacto, más allá de que puedan cambiar los rostros de los políticos del PPSOE que lleguen al gobierno del estado.  Tratan por ello de criminalizar este movimiento de protesta, en tanto que no es un movimiento que vaya contra el gobierno de ZP, tal y como ellos desearían, sino contra el gobierno de ZP y toda la demás morralla capitalista, entre las que se encuentran todos estos tertulianos todólogos de la extrema derechamanifiesto-al-pueblo-de-madrid mediática. Temen que la protesta cale en la mente de la ciudadanía, y los pilares del sistema bipartidista, tan necesario para el capitalismo, y sobre el cual la derecha y sus defensores mantienen sus privilegios de clase, comience a hacer aguas”.

3. ¿Y los demás, dónde están?
Los medios de comunicación afines al PSOE están llevando este asunto de diferentes formas. Por un lado, El País, que se está mostrando exquisito con la información que brinda sobre el movimiento, desde su pacifismo, hasta su corrección cívica. Es claro que tiene orden de no meterse con ellos, puesto que en principio, sería el PSOE quien más debería temer esta reacción de la izquierda desencantada. Sin embargo, echando un vistazo a sus foros, se puede deducir que la filtración de comentarios está especialmente cuidada, dando visibilidad a los que consideran que detrás de este movimiento puede haber otras intenciones directamente relacionadas con los acontecimientos vividos el 13M de 2004.

En cuanto a Público, está poniendo el acento en las declaraciones de políticos del Partido Popular, convirtiéndolas en noticias, muy visitadas y comentadas, en una proporción mucho mayor que el resto. No obstante, el PSOE tampoco está saliendo bien parado. El diario Público hace tiempo que es refugio de los votantes de IU.

El Mundo y ABC están limitándose a informar de lo que ocurre, siempre con alguna carga de opinión y permitiendo que los foreros participen sin filtros aparentes.

Libertad Digital e Intereconomía dejan espacio para la tesis de que el sábado 21 de mayo podría convertirse en un segundo 13M/2004, señalando al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, como principal beneficiario de lo que podría ocurrir, dadas las encuestas que dan al PSOE como claro perdedor de los comicios.

4. ¿En qué acabará todo esto?
Nos encontramos en un punto de inflexión de no retorno. Hoy todavía es un movimiento ciudadano desarbolado que pretendía llamar la atención de los políticos y ser protagonistas por un día. Observando el interés que ha despertado- y el que le han otorgado unos medios de comunicación aburridos de la campaña electoral- han conseguido seguir “dando guerra”, por lo menos, el núcleo duro, es decir, los que lo han originado, que están a la izquierda de la izquierda.

La derecha lo tiene claro: ese movimiento no va con ellos, aunque curiosamente, parte de lo mismo, la indecencia de que en España haya cinco millones de parados, entre los que el cincuenta por ciento son jóvenes, cuyo principal responsable es el PSOE, aunque esta última parte sea entendido por los activistas como “PPSOE, la misma mierda es”.

Si se confirman las encuestas en las urnas, el PP va a tener que desarrollar un gran ejercicio de pedagogía y comunicación para explicarle a esta parte de la sociedad, que ha conseguido aglutinar a gente de lo más diversa pero con el mismo problema, que fue precisamente el PP quien generó cinco millones de puestos de trabajo y que dejó las arcas llenas que tan alegremente ha dilapidado Zapatero.

La izquierda está siguiendo este movimiento con el máximo interés, en espera del rédito que puede sacarle. Desde fuera y manteniendo la presunción de inocencia respecto de la implicación del PSOE en todo este movimiento, parece ser que el acercamiento al movimiento no ha tenido efectos positivos para los socialistas, antes al contrario…de momento. Si ha tenido alguna tentación de lanzar consignas parecidas las que sufrimos hace siete años, le está dando una segunda pensada a sabiendas de que todavía no controla el asunto.

Por lo pronto, el PSOE ha trasladado el cierre de campaña del viernes 20 de mayo al recinto ferial de Ifema, bien lejos de la Plaza Mayor de Madrid, donde pensaban poner el broche final a la campaña, justo al lado del principal asentamiento del movimiento. Sin embargo, al cierre de estas líneas, el Gobierno del Interior no ha ejecutado la decisión tomada por la Junta Electoral Provincial de Madrid de disolver la concentración y además, el PSOE ha proclamado en Twitter que ellos no están detrás de la decisión de disolver la concentración. Si unimos las palabras de Zapatero del viernes 13 de mayo, cuando dijo que esta semana cambiarían las cosas, es claro que tratarán de capitalizar la protesta.

El recuerdo de las horas tan amargas que vivimos el 13M de 2004 está facilitando que muchos ciudadanos estén vigilantes y saquen conclusiones seguramente precipitadas, pero en todo caso, escarmentadas. Solo queda esperar al sábado 21 de mayo.

Como telón de fondo, las redes sociales que están armando un nuevo concepto ya acuñado en estas páginas: la política del conocimiento. Más allá del discurso apasionado que puedan suscitar los acontecimientos que se suceden estos días en España, se ha puesto de relieve la enorme influencia que ejerce Internet en sus múltiples formatos en nuestro mundo, tal y como lo conocemos hoy.

Lo que se popularizó como un entretenimiento está consiguiendo cambiar las reglas del juego informativo, social y político, contribuyendo a la formación, crecimiento y evolución de lo que McLuhan denominó aldea global a finales de los años 60 para definir la interconexión futura de los seres humanos. Un sueño para muchos hace tiempo, pero real como la vida misma a todos los efectos del presente.

ana-ortizTres son las globalizaciones que se suceden gracias al crecimiento de Internet: primero la económica, después la del conocimiento. Una tercera, la de las personas que repercute directamente en los flujos migratorios y la idiosincrasia de los mismos, completamente diferente a la de hace algunas décadas.

Sumemos ya una cuarta etapa: la globalización de la política propia de la era del conocimiento que nos permite acuñar ya un nuevo perfil de políticas y políticos (y sus derivaciones en agentes sociales, activistas y demás actores).

En una sociedad cada vez más informada hasta donde quiere ser informada y libre para participar activamente en la formación de la sociedad que viene, demanda estructuras y actitudes nuevas a los que tienen el poder para manejar el mundo.

Política on y off line, horizontal de ida y vuelta. Un bonito reto para el éxito.

Notas:
(1) Redes sociales y norte de África: los cimientos de la política del conocimiento: GEES.
(2) La extrema derecha española trata de criminalizar el movimiento de los “indignados”: kaosenlared.

N. de la R.
Este artículo se publica con la autorización del  GEES (Grupo de Estudios Estratégicos).

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826