España, 15-12-2017

Manifestación indignados: ilegal pero legítima

España
Manuel Funes Robert (20/6/2011)m-funes-robert
Las gentes aún de alto nivel confunden la legalidad con la legitimidad. La legalidad es de rango inferior a la legitimidad porque afecta a la forma y la legitimidad al fondo. Se insiste mucho en que el movimiento citado debe ser rechazado por su ilegalidad. “Las leyes están para cumplirlas”, “El incumplimiento de las leyes debe ser castigado”, etc.

No se distingue entre la ley verdadera y de siempre con normas económicas de nuestro tiempo a las que se da la categoría de leyes.

Federico de Castro, el famoso civilista español en su DERECHO CIVIL DE ESPAÑA nos dice “es derecho positivo la reglamentación organizadora de una comunidad legitimidad por su armonía con el Derecho Natural. Esta armonía permite distinguir la verdadera ley de los mandatos de la fuerza”.

El Derecho Natural, el sentido de la justicia que en todas las personas se da, aunque no siempre ni todas lo cumplan. San Pablo dice “que el Derecho Natural es la ley que Dios puso en nuestros corazones”.

Durante siglos, la economía no ha sido objeto de regulación especial, pero desde que apareció como ciencia se llama ley a disposiciones obligatorias y generales que tienen que ver con la eficacia o ineficacia del gobierno pero nunca con el sentido de la justicia sino de la conveniencia publica. Concepto este que cabe ver desde numerosos ángulos y con frecuencia de sentido opuesto.

El sistema bancario se rige por leyes pero por sus efectos pueden ser lo más alejado de la justicia y de la conveniencia publica. La armonía a la que se refiere Federico de Castro puede darse o no darse ante una subida o bajada de impuestos y por tanto, lo que procede en el 15 M es ver el valor positivo o negativo de las normas contra las que se sublevan.

En la actualidad, el mundo occidental vive bajo la opresión y tiranía de los sectores financieros privados. En el caso de la UE han conquistado y sometido a su servicio al BCE. La defensa del actual orden económico es imposible porque bajo el ajuste se ataca a la capacidad contributiva de la nación entera. Por ello tras el ajuste los males aumentan aumento este que la19-j-en-madrid tiranía financiera declara causa de más ajustes y se está llegando al momento en que la resistencia publica es el único y ultimo remedio frente esta opresión. Esta nunca fue tan intensa como ahora, cuando esos intereses que viven del dinero escaso y caro han conquistado de un solo golpe el poder legitimo de doce bancos centrales. Es el último remedio, el de las huelgas y movilizaciones populares cuyo fondo de legitimación se superpone al defecto formal de unas leyes comunes que nada tiene que ver con el bien público.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826