España, 23-01-2018

Mi Coronel, don Diego Camacho

Guinea Ecuatorial
Severo-Matías Moto Nsa (29/7/2011)severo-moto1
Voy a comenzar sugiriendo, pidiendo o recomendando a todo guineoecuatorial (también a los “equató”) que se entretengan en leer la entrevista al Coronel Don Diego Camacho, publicada recientemente, en  espacioseuropeos.com, titulada Diego Camacho, agente de Inteligencia (I): De la preparación a Guinea Ecuatorial“, y realizada por el prestigioso periodista y profesor universitario, José Manuel González Torga. Ambos, entrevistado y entrevistador, miembros de la asociación APPA (Asociación para el Progreso de los Pueblos de África) que preside Eugenio Pordomingo.

Resulta asaz difícil, por no decir imposible, encontrar a un español de importante nivel, civil o militar, que haya estado algún tiempo en Guinea Ecuatorial (Colonia española) y que se digne contar con tanta sinceridad algunas de las importantes razones por las que ese rincón africano no levanta cabeza, en 43 años de “independencia”.

DEJACION DE RESPONSABILIDADES DE ESPAÑA, OPORTUNIDAD DE FRANCIA…
¿Por qué no ser sinceros? Señores!! Guinea Ecuatorial, desde su independencia vive un estado de permanente anestesia, en todo lo referido a sus libertades, derechos humanos, desarrollo y progreso. No tanto por que ese país y ese pueblo no quieran, por ser africanos, ser libres, disfrutar de sus derechos humanos y protagonizar y vivir su desarrollo.

El Coronel, Don Diego Camacho (Capitán durante sus días en Guinea Ecuatorial) asegura, con evidente dolor, que el plan de “Cooperación hispano guineana” diseñado por el gran Presidente Adolfo Suárez González  y presentado a las autoridades de Obiang Nguema, tras el golpe de estado del 3 de agosto de 1979, tuvo claras dificultades para su limpia y eficaz aplicación:

1.- Por una parte, Francia (Sin ser la potencia colonizadora de Guinea Ecuatorial) se oponía a ese modelo español de cooperación, llamado a impulsar la vida independiente, el desarrollo administrativo y económico, y las libertades democráticas de Guinea Ecuatorial. Francia se opuso y prohibió el modelo de cooperación presentado por Don Adolfo Suárez, para evitar que los países africanos de habla y colonización franceses que rodean Guinea Ecuatorial, se contagiaran y exigieran el mismo trato, a su potencia colonizadora. Unos años después, el Ministro español de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, entregaba Guinea Ecuatorial a su colega francés, en un almuerzo íntimo, en la Granja de Segovia. ¿Recuerdan?

2.- España cedía a las presiones francesas y se ajaba así el futuro de Guinea Ecuatorial, en todos los campos. Y parece que toda la cooperación española con Guinea Ecuatorial consiste, desde entonces, solo en “ayudar a la estabilización del régimen de Obiang Nguema O sea, la dictadura.

3.- Martín Nkogo Eyi, un famoso Gobernador, por entonces, del Banco de Guinea Ecuatorial, se quejó enérgicamente ante el reciente presidente golpista, Obiang Nguema; porque “Si los blancos ocupan todos los puestos, ¿nosotros mismos para qué servimos?” Después de esta queja, los centenares de cooperantes que habían llegado a Guinea Ecuatorial, se limitaron a cobrar sus suculentos sueldos, durante los años que fueron pactados, hasta que se vació el ´Guinextebank´  y ya no había nada más que extraer, antes de que llegara el “boom” del petróleo.

4.- Por su parte, el Presidente golpista Obiang Nguema, acostumbrado a que todo se lo hagan, para evitar responsabilidades; ausente en las decisiones entre España y Francia sobre Guinea Ecuatorial, y sumiso a un Gobernador del Banco de Guinea (que “por coj… y por huev…” y sobre todo por ser de Mongomo… que por nada más, le arrebató el puesto al prestigioso economista EKA), por ese eterno inhibismo, Obiang Nguema dejó a Guinea Ecuatorial sin modelo de cooperación para el desarrollo del país.  Convirtiéndolo en un desmadrado mercado persa. Donde solo puede el más ladrón de dentro o de fuera.

Torga y Camacho

Torga y Camacho

¿LA COOPERACIÓN PARA QUEDARSE O, TAMBIEN, PARA PROMOVER A LOS GUINEANOS?
En su entrevista, en  espacioseuropeos.com, el Coronel Don Diego Camacho se duele de haber constatado que en Guinea Ecuatorial, la cooperación española, lejos de servir para sacar a Guinea Ecuatorial de su estado de postración, solo sirve precisamente para que dicha situación de postración no llegue a su fin. Quizás la prueba más contundente de este sentimiento sea el hecho de que los dos campos donde más se alardea de que incide la cooperación española en Guinea Ecuatorial: Sanidad, Educación… tienen, hace ya 43 años, como todo resultado las muertes por enfermedades eternamente asentadas en el país (paludismo, SIDA, cólera, disentería, tiñas, pian, llagas, sarnas, tumores raros…brujería, “kong”). A todo ello, Obiang Nguema y su régimen han añadido los asesinatos rituales, desapariciones, ejecuciones a exiliados secuestrados de otros países por Heriberto Meko… Las enfermedades tropicales y la muerte son la verdadera marca de una cooperación en sanidad que solo tiene solución para los que pueden venir a España a morir o esperar la curación, en las últimas. Hay, por cierto, una nueva enfermedad en Guinea Ecuatorial; la de las autoridades del régimen de Obiang Nguema, que vienen a curarse en los hospitales de España. A la pregunta de los médicos españoles sobre sus enfermedades, las autoridades de Obiang Nguema responden sistemáticamente: “Como carne fresca…”

Y en cuanto a la cooperación en Educación… No hay más que mirar y ver la gran legión de promociones de hombres y mujeres de carrera y profesionales que cada año emergen de la UNGE (Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial). Triste y casi insultante ironía. No parece que la cooperación española tenga gran incidencia en esa Universidad.

UN PROYECTO DE ESTADO: RESPONSABILIDAD DE LOS GUINEANOS
Por hacer solo unas cuantas referencias a las grandes revelaciones (no por ello menos conocidas y siempre escondidas y acalladas) que en su entrevista nos aporta el Coronel Don Diego Camacho, recordaremos la gran receta que nos aporta a los propios guineanos y a quienes, por no ayudar, no hacen más que añadir la cizaña de la separación y el tribalismo a nuestras desgracias. Efectivamente, aun cuando España se haya decidido finalmente deshacerse de las responsabilidades coloniales, humanas y democráticas que le ligan a la tragedia de Guinea Ecuatorial y, en silencio, calladamente, nos haya pasado, como una patata caliente e incómoda a Francia, la solución de Guinea Ecuatorial (porque somos tal país diferente a los demás del entorno, precisamente por nuestro origen colonial español…) pasa absoluta y necesariamente por que los propios guineo ecuatorianos nos dotemos de un gran proyecto de estado, en el que quepan todos los que, por designios históricos y coloniales hemos nacido, juntos, a la difícil libertad de la independencia.

Muchísimas gracias, mi Coronel, Don Diego Camacho.

Y es que mientras otros se pelean por agotar al máximo sus posibilidades de explotación, saqueo, lucro y despilfarro del gran potencial económico de mi país, Guinea Ecuatorial; o, simplemente, por asegurarse sus eternos intereses económicos (tan respetables; pero, a veces, tan claramente opuestos a los intereses humanos de nuestro país) antes-dicen- que se “FILIPINICE”  Guinea Ecuatorial, usted y muchos otros españoles, de bien, creen que Guinea Ecuatorial se merece un respeto, un mejor y más digno trato y, desde luego, un reconocimiento… por lo mucho que aporta a los bolsillos…

¡Gracias, mi Coronel!

Pido y recomiendo, de nuevo, la lectura de la gran entrevista del Coronel Don Diego Camacho, en espacioseuropeos.com.

N. de la R.
E
l artículo de Severo-Matías Moto Nsa, Presidente del Partido del Progreso, se puede también ver en El Confidencial de Guinea Ecuatorial.

 
 
 
No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826