España, 12-12-2017

País desechable

Bolivia
Andrés Soliz Rada (16/7/2011)andres-soliz-rada
El economista Xavier Iturralde, en su nota: “¿Recuperar? las Reservas Internacionales” (RI), en la que responde a mi columna “Herir a los Bancos” (“La Prensa”, (03-07-11), opina  que lo único sensato que Bolivia puede hacer con sus (RI), las que superan los 10.000 millones de dólares, es mantenerlas en Bancos de Europa y EEUU, ya que, de lo contrario, se perderían por la corrupción y falta de visión empresarial. Recuerda que la fundición de plomo -plata de Karachipampa (Potosí), está paralizada desde hace 27 años por carencia de materia prima, pese a que su gestor, Jorge Lema, cobró las comisiones pertinentes. Rememora que en los gobiernos del MNR (1952-1964), las pocas divisas del país fueron distribuidas a oficialistas que se enriquecieron de la noche a la mañana. Anota que en el 2008 (régimen de Evo Morales), un hecho de sangre sacó a luz un negociado en la instalación de una planta separadora de líquidos de YPFB, que no logró ejecutarse.

Casos similares se han repetido por ausencia de una conciencia nacional, capaz de vigilar los asuntos públicos. Evo, después de debilitar al colonialismo interno, reivindicar al indigenismo y derrotar a grupos separatistas de Santa Cruz, tampoco cumplió esa vital tarea. Por el contrario, el reconocimiento constitucional a 36 naciones indígenas, con sus sistemas jurídicos, ha facilitado que contingentes originarios amplíen los cultivos de coca destinados al narcotráfico, incursionen en el contrabando de vehículos usados, en el asalto a centenares de empresas mineras y en la tala de bosques.

La forzada legalización de más de 128.000 autos indocumentados, muchos de ellos robados en países vecinos, ha invalidado el discurso ecologista del régimen, que no ha podido sancionar a muchos de los que practicaron linchamientos comunitarios.

La decisión de cuadriplicar las ventas de gas a la Argentina y las nuevas exportaciones al Brasil, sin recuperar los licuables, impedirá que Bolivia tenga industria petroquímica. En diciembre de 2009, el Presidente interino de YPFB, Carlos Villegas, aclaró que la venta de gas a San Pablo incluye el gas húmedo, lo que hizo que Petrobrás anunciara, dos meses más tarde, la creación de un nuevo polo petroquímico en la frontera. La des vertebración energética de Bolivia contrasta con el anuncio argentino de usar el gas boliviano para desarrollar las provincias de Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco y el este de Salta. YPFB anunció que el interior del país tendrá más gas en la próxima década.

Chile ha engañado a Bolivia durante cinco años en la negociación marítima, el canciller Choquehuanca no se atreve a usar en territorio nacional los manantiales del Cantón Quetena (Silala), que benefician ilegalmente a Santiago, desde hace 107 guerra-del-agua-en-cochabamba-boliviaaños. La misma oligarquía ha amenazado con usar su Ejército si Bolivia insiste en su demanda marítima. La ONG IDIS, de Dinamarca, financia la propaganda radial que defiende el empleo de chicotazos dentro de la justicia comunitaria, con olvido de los Derechos Humanos. La nueva ley de desarrollo agrario no cierra las puertas a los transgénicos. A seis años del “gobierno del cambio” aún se esperan las leyes de minería y petróleo, que detenga el desorden económico. El elevado flujo de divisas, por los altos precios de materias primas, permitió la construcción de varios caminos, aeropuertos e ingenios mineros. Sin embargo, la ausencia de una estrategia económica no detiene el desconcierto y la incertidumbre.

No obstante, los defensores de los paraísos fiscales (a los que Iturralde defiende con su silencio), tienen una imaginación muy limitada. Mientras el país continúe bregando por estructurar su Estado nacional podría usar sus RI para, por ejemplo, comprar acciones de Petrobrás o de la Vale Do Río Roce, lo que le depararía muchos más ingresos que el ridículo interés del 0.25 % anual que le pagan los Bancos europeos o el Tesoro de EEUU.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826