España, 23-01-2018

El nacionalismo también quiere acabar con las pensiones

España
Carlos Ruiz Miguel (25/8/2011)la-espana-autonomica
NO, no es casualidad que hayan votado juntos tantas veces. El zapaterismo y el nacionalismo parecen tener una obsesión contra las pensiones y el Estado social que cínicamente dicen defender. Dos noticias coincidentes en apenas una semana, resultan reveladoras a este respecto. Por un lado, la aprobación con los votos de PSOE y CIU de la ley que reforma las condiciones de jubilación; y por otro, la publicación de las cuentas cerradas de la Seguridad Social que demuestran la incompatibilidad del nacionalismo con el mantenimiento de las pensiones.

Lo he dicho muchas veces y lo repito: más Estado autonómico significa menos Estado social. Y sólo puede haber más del segundo si hay menos del primero. Y eso resulta cierto cuando la situación es de una gravísima crisis económica. El caso de la Seguridad Social es ilustrativo.

La Seguridad Social en España se gestiona con una caja única. Esto significa que todas las cotizaciones (de empresarios y trabajadores) van a una caja única nacional y que de esa caja única nacional sale el dinero para pagar a todos los pensionistas. Y, claro, precisamente porque esa caja es nacional y común para todos los españoles, los nacionalismos han considerado imprescindible dividirla. Es conocida la obsesión de los nacionalistas vascos por romper la caja única de la seguridad social, entre otras cosas porque ese tributo no lo recaudan sus diputaciones forales. Y, claro, cuando se aprobó el nuevo Estatuto catalán de 2006 también se intentó romper la caja única. Y el galleguismo (que, obviamente, no está solo en el BNG) inmediatamente quiso imitar la aventura estatutaria catalana.

Los datos de 2010 sobre la Seguridad Social encierran alguna sorpresa. Sólo en cinco comunidades autónomas las recaudaciones de la Seguridad Social son superiores a los gastos que en las mismas hace la Seguridad Social: Madrid, Canarias, Baleares, Murcia y Navarra. Esto significa que en el resto, incluidas por tanto, la comunidad autonómica vasca, Cataluña y Galicia; el gasto de la Seguridad Social es mayor que los ingresos que se obtienen. O lo que es lo mismo, que si se rompiera la caja única en estas regiones, para mantener las pensiones que proporciona España, como Estado unitario, no bastarían las cotizaciones cobradas sólo en la región. Y no creo que nadie pueda creer que esas regiones iban a recortar gastos autonómicos para mantener las pensiones. Quien lo dude, sólo tiene que ver el recorte en la sanidad catalana.

N. de la R.
Este artículo, que también pueden ver en Desde el Atlántico,  se publica con la autorización de Carlos Ruiz Miguel, Catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826