España, 18-12-2017

Falta de coco y exceso de maldad

teodoro-obiang-nguemaMi Columna/Guinea Ecuatorial
Eugenio Pordomingo (24/8/2011)
Son más simples que el asa de un cubo. Tienen recursos casi ilimitados, detentan poder y más poder, gobiernan incluso estados, controlan nuestras idas y venidas, y hasta son tan inmorales y escasamente patriotas -aunque alardean de lo contrario-, que maquinan “preparar algo” para apartarnos de la circulación.  Son incapaces (Obiang y su lobby español) de tener ideas, y las que tienen -pocas y rudimentarias- solo las encauzan para hacer el mal.

¿A qué viene esto? Muy sencillo. Hace cuatro días anunciamos aquí que  “La oposición, como decimos, va a empezar una campaña para dar a conocer las intenciones de Obiang de sucederse a si mismo en la persona de su hijo ´Teodorín´; de esta forma los que han diseñado esta operación pretenden lavar la cara de los muchos que la tienen cubierta de lodo. De ahí el malestar que les causa que saquemos a la luz la “transición guineana”. Nuestro texto continuaba así: “Una de las fases de esa campaña de la oposición guineana  es la de exigir elecciones presidenciales y legislativas en total libertad, en las que participen todos los partidos políticos”.

Nuestro artículo terminaba con esta frase:  “Los opositores guineanos -al menos con los que hemos hablado-, van a pedir al Congreso de los Diputados, al Senado, al Gobierno y al Tribunal de Cuentas, que se hagan públicas las numerosas subvenciones que el Ejecutivo de Zapatero ha hecho llegar a Obiang Nguema desde 2004″.

Unos días antes, anunciábamos que Obiang y su lobby español elaboran un referéndum para la transición de poderes.

Cabreos, exclamaciones insultantes,  exabruptos, puñetazos en la mesa, llamadas de teléfono, correos  electrónicos y alguna que otra reunión, provocaron nuestros escritos. La consecuencia es que han comenzado a moverse. Algunos medios de comunicación más despistados que un elefante en una cacharrería, han entrado al trapo afirmando que Obiang pide el “sí” a reformas políticas que mantienen el mandato en 7 años, como EFE.

De acuerdo con esa información inducida, el sátrapa visita Bata, Cogo, Mbini, Niefang, Evinayon y Akurenam -y hasta Vallecas y La Elipa si es necesario- para dirigirse a una población obligada a asistir a sus mortecinos mítines, y decirles -en el fondo lo hace a la comunidad internacional- lo buenas que son sus reformas constitucionales.

Pero, claro, la información pactada que se ofrece a Occidente (España, Francia y Estados Unidos), trata de liberar a los únicos consortes del dictador (UP y CPDS), afirmando que se oponen a las anunciadas reformas. De esa forma, pretenden ofrecer una imagen democrática del país; ¡pues, coño, cuenta con oposición!, a pesar de lo que dicen algunos por Madrid.

Otros medios como Terra de Latinoamérica, afirman que  “el partido Convergencia para la Democracia Social (CPDS) en Guinea Ecuatorial celebrará del 26 al 28 próximos una Conferencia Política en la ciudad de Bata, región continental, con objeto de mejorarcerebro y revitalizar la tarea de la oposición”, olvidando que ese partido cuenta con un diputado en las Cortes Nguemistas (Cámara de Representantes del Pueblo de Guinea Ecuatorial).

Hasta la página  guinguinbali.com, lecho editorial habitual y nueva toalla de Juan Tomás África Laurel, el guineano que nada más abandonar su cortísima huelga de hambre, en señal de protesta contra la dictadura de su país, afirmó “No es que arroje la toalla, arrojo una y cojo otra”, se hace eco de la noticia difundida por la dictadura y recogida por la agencia de noticias EFE. GUIN GUIN BALI tituló el texto de la agencia española así: Obiang, de gira para ‘vender’ su reforma constitucional”.

Medios muchos, cerebro escaso, maldad toda… Esos elementos mezclados en un matraz  no dan nada, aunque el alquimista fuese Alfredo Pérez Rubalcaba o Pedro Arriola, oráculo de José María Aznar y ahora de Mariano Rajoy.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826