España, 29-09-2016

El BCE rectifica

Economía
Manuel Funes Robert (14/9/2011)mapa-de-europa
La rapidez con la que se precipitan los acontecimientos en la economía europea tiene como consecuencia que nuestros artículos envejezcan antes de que acabemos de redactarlos. Las últimas semanas han sido importantísimas tanto en EE. UU. como en Europa. En el segundo caso, me parece esencial la dimisión de Jürgen Stark, el economista guardián de la ortodoxia dentro del BCE, al parecer provocada por su oposición al plan de los bonos basura. El instituto emisor europeo está actuando como la  Reserva Federal en EE. UU.,  y puede significar que el BCE abandona el control de precios como única misión para dedicar sus esfuerzos en proteger a los países periféricos de los ataques de los mercados.

Elevado a categoría de dogma el principio de que la inflación es madre de todos los males nos vemos en el caso de demostrar una vez más la falsedad del aserto. La inflación mide la capacidad adquisitiva de las monedas pero no la capacidad adquisitiva de las personas, que se mueven en sentido contrario a largo plazo y por eso, cuando más caras están las cosas, más cosas tienen las gentes.

Si aceptásemos que la misión de los bancos centrales es controlar la inflación diríamos que la manera lógica sería aumentar la oferta monetaria para aumentar la oferta de bienes, controlando así los precios. Pero esta fórmula gratuita además practicarla  el tiempo que sea necesario pues el dinero recibido de esta forma no hay que devolverlo nunca a nadie. Sale de una imprenta.

Como dijimos en el comentario anterior, las llamadas al rigor, los planes draconianos de ajuste, los compromisos elevados a rango constitucional nunca calmarán a los especuladores, que viven de las recalificaciones de los ratios de los países, lo que les permite subirles los tipos de interés hasta que, como en el caso de Grecia, la avaricia rompa el saco y arruinado el país por los terribles planes de ajuste, aparezca el riesgo de impago.

¿Cuándo se van a enterar, por ejemplo los bancos franceses, tremendamente comprometidos con la deuda griega de que la única forma de poder salvarse del impago es la aplicación de políticas expansivas y que sea el BCE  quien se haga cargo de de las deudas como parte de su función financiadora, para la que fue creado?

La cuestión del control de los precios debe ser secundaria para los bancos centrales. Lo importante es que no falte liquidez para movilizar los recursos reales humanos y materiales de que disponga el país. El paro y la crisis pueden surgir por falta de recursos materiales o de personal capaz de movilizarlo. Nunca por falta de dinero.

En cuanto al primer acontecimiento que citamos al comienzo del artículo nos referíamos al ambicioso plan de Obama de invertir 450.000 millones de dólares destinados a crear empleo, siguiendo el ejemplo de Roosevelt, en la década de los 30 del siglo pasado. Y para terminar,  la valentía en nuestro país de Rubalcaba, que vuelve a apelar a Keynes. Sin duda los trabajos que le he enviado habrán influido en sus decisiones, en especial su intención de “gastar dinero público, allá donde la iniciativa privada no es capaz de llegar debido a la crisis, para estimular la economía”

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826