España, 25-09-2016

El fraude electoral del Referéndum, augura la muerte política de Obiang Nguema

Guinea Ecuatorial
Armengol Engonga Ondo (25/11/2011)

Armengol Engonga

Armengol Engonga

Cuando nos llegó la primera noticia, hace algunos meses, sobre las artimañas desesperadas del dictador Teodoro Obiang, consistentes en violentar la constitución con el fin de colocar a su hijo Teodorín, mediante referéndum, nada menos que en la Jefatura de la Republica de Guinea Ecuatorial, debo confesar que al principio nos lo tomamos a broma. Con lo que estaba cayendo sobre los dictadores corruptos de África, no parecía lógica esa nueva huida hacia adelante del régimen de Obiang Nguema, pues suponía un nuevo insulto a la inteligencia y propinaba un nuevo golpe  de  iniquidad y barbarie a nuestro pueblo.

Pero no, la realidad ha superado la ficción como casi siempre. Y Obiang siguió adelante con su proyecto de reformas de la constitución, no para mejorarla, sino  al contrario, para adulterarla a su favor. Y  en este proyecto tan descabellado, desproporcionado y fuera de toda lógica, puso  a trabajar a su red de asesores, oráculos y lobbys, previamente engrasados con suculentas cantidades de dinero del pueblo guineano. Esta pléyade de sabios tenía que encontrar la forma de provocar tan magno desafuero, al estilo de la de Marruecos, aparentando que en realidad iría en beneficio del pueblo guineano.

Cuando el día 13 de Noviembre, en medio de un oscurantismo absoluto, pudo por fin celebrar el referéndum, ya el pueblo guineano se había dado cuenta cuáles eran las pretensiones reales de Obiang, y sabía que estas reformas no le suponían un paso adelante, sino por el contrario, una vuelta de tuerca más en su dominio sobre ellos. La fiesta se convirtió en una de las jornadas más aciagas para nuestro pueblo, en la que la dictadura desplegó toda su brutalidad, su intimidación y su extrema violencia, para conseguir que los guineanos acudieran a refrendar este fraude.

Los resultados del referéndum, una abstención de más del 80%, suponen un firme rechazo a los planes de Obiang. El pueblo guineano ha hablado alto y claro, ya no cree las mentiras de Obiang y sabe que todas estas artimañas no van a arreglar sus problemas: la salud, la educación, la familia, su poder adquisitivo y su bienestar, su libertad la justicia. El dictador ha hecho el ridículo más espantoso, pues con la burda manipulación de este referéndum, ha expuesto sus vergüenzas ante la opinión pública internaciones. Al enfrentarse a la Unión Europea, a Estados Unidos y al resto de los países serios, se ha colocado al borde del precipicio.

Parece que Obiang Nguema  y su familia, no se quieren enterar de que la guerra fría ha terminado, que el muro de Berlin cayó hace tiempo. Que los dictadores y sus hijos tontos, van siendo aniquilados o apresados por sus historiales de abusos de poder, de posición privilegiada y de nepotismo. Y este hijo malcriado de Obiang, en su estulticia y en su frivolidad,  es lo que mas temen los guineanos. Si llega a tomar el poder, será mucho más violento y dañino para su pueblo, que su propio padre. El hecho de tener muchos petrodólares de todos los guineanos, y poder comprar voluntades para montar estos espectáculos y teatros políticos, ya no vende. La comunidad internacional se ha dado cuenta de tanta mentira y falsedad, en sus más de 32 años maltratando, torturando, robando y asesinando con total impunidad, al pueblo guineano.  

Estamos asistiendo probablemente, al  último acto grotesco del dictador Obiang y su régimen. Cada día están apareciendo datos demoledores sobre las actuaciones de de la justicia norteamericana y parisina, a cerca de los llamados “bienes mal adquiridos”, simple y llanamente están haciendo aflorar bienes inmuebles, coches y dinero robado al pueblo guineano por el dictador y también por este hijo suyo, tan disoluto e impresentable, que le van a poner muy difícil la pretendida sucesión de su padre al frente de la República. Y al final ambos, tarde o temprano, responderán ante la justicia por estos robos y por los crímenes perpetrados, durante estos años contra su pueblo.

Desde el Gobierno de Guinea Ecuatorial en el exilio y del Partido del Progreso, que preside Severo Moto, mantenemos el convencimiento, de que la dictadura de Obiang toca a su fin. Esta aseveración responde a varias razones: a) Porque sus valedores habituales se han cansado del personaje, que con su pasado y presente delictivo, se ha puesto en el candelero internacional, b) Por considerar que forma parte del mundo del hampa y por ser  el personaje más denostado de la actualidad. Y c) Por haberse convertido en el principal estorbo, para que el pueblo guineano pueda alcanzar la democracia y la libertad.

Aunque pueda parecer reiterativo, vuelvo a invitarle, por tercera y ultima vez, para que él, Teodoro Obiang, abandone el poder antes de perderlo todo. Cuando digo todo, me refiero a toda su familia, sus amigos, sus bienes y hasta su propia vida. La obstinación es mala consejera para un hombre mayor, sin más meta que su retiro. Por ello debe dejar de robar los recursos de nuestro país y permitir a los guineanos encontrar la libertad, la democracia y la prosperidad. Y si persiste en esta actitud, tendrá que atenerse a las consecuencias..

En Guinea Ecuatorial, nuestro país, hay que poner en marcha sin mas dilación, una transición política  a una democracia modélica, que permita la vuelta de todos los exiliados, la liberación de todos los presos políticos y de conciencia, y una amplia reconciliación entre tduran-i-lleida-obiang-bono-y-aristeguiodos los guineanos , que nos permita transitar, sin ningún tipo de trabas a un estado democrático y a una convivencia pacífica.

El Gobierno en el Exilio de Guinea Ecuatorial y el Partido del Progreso, a través de su Presidente Severo Moto, hizo un  claro llamamiento  al pueblo guineano, para que se abstuviera de votar en el Referéndum y diera  la espalda a esta locura de régimen sanguinario y corrupto de Teodoro Obiang Nguema, cuyo propósito es el de prolongar la agonía de nuestro pueblo, pisoteando todos sus derechos individuales y colectivos, utilizando la constitución, caso de este referéndum, y las leyes fundamentales como instrumentos de dominación de los guineoecuatorianos.

N. de la R.
Armengol Engonga Ondo
, es Vicepresidente del  Partido del Progreso y  Gobierno de Guinea Ecuatorial en el Exilio.
Este artículo se publica con la autorización del autor y de la página de Internet del Gobierno en el Exilio.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826