España, 30-09-2016

Primeros errores del Partido Popular

España
Juan Torres López (26/11/2011)mariano-rajoy1
La funesta gestión de la crisis que ha hecho el gobierno del Partido Socialista, el silencio de su militancia y de sus parlamentarios y su completa falta de fidelidad a sus compromisos electorales ya han pasado factura, una factura que ahora no solo van a pagar los dirigentes que actuaron convencidos de las ventajas de obedecer sin más a los grandes poderes o de la sabiduría de sus asesores neoliberales sino la población trabajadora y la parte más necesitada de la sociedad española.

Pero eso es ya agua pasada. Ahora lo preocupante es que todo indica que el Partido Popular se encamina a cometer los mismos errores.

Las declaraciones de Rajoy pidiendo algo de tiempo a los mercados son de una ingenuidad pasmosa, solo propia de quien de verdad se ha creído la mentira que día a día le ha ido trasladando a la sociedad: que el culpable de todo lo que pasaba era Zapatero y que cuando éste se fuese las aguas volverían a la calma.

Como anticipé en otros artículos, los especuladores que dominan los mercados no dan cuartelillo precisamente porque sus ataques a las economías no tienen que ver ni con la ideología de quien las gobierna y ni siquiera con las políticas que llevan a cabo. ¿O es que acaso el gobierno español no ha sido un fiel cumplidor de sus exigencias en los últimos tiempos?

El primer error del Partido Popular, a tenor de esas declaraciones de Rajoy, o la primera nueva mentira (si es que no se lo creían y lo dicen) es creerse que los especuladores iban a dar un respiro y esperar tranquilos a que el nuevo gobierno empezase a actuar como un nuevo alumno, amigo y aún más disciplinado.

Lo que sabíamos que con toda probabilidad iba a ocurrir es todo lo contrario, que los especuladores aprovechen justamente esta etapa de interinidad para forzar los ritmos, para tratar de marcar nuevos máximos de exigencias y sacar mayores ventajas, sabiendo que lo que ahora está en juego no es la estúpida idea de cambiar a los malos por los buenos, como pregonan todos los medios de la derecha cavernícola, sino la prontitud con que se hace evidente la situación real del sistema financiero español, la forma en que los acreedores europeos tratarán de cobrar cuanto lo que les deben y el modo en que esa factura se le va a pasar a los españoles.

Por eso es mucho más que previsible que, en lugar de bajar, como decían los demagogos tertulianos de derechas en las últimas semanas, la prima de riesgo española suba más e incluso que fuerce la suscripción de ayudas (como la ya anunciada del Fondo Monetario Internacional) que no harían sino reforzar la posición negociadora de los bancos internacionales, que es lo que se busca.

Y este efecto, llamémosle de tránsito, va a estar posiblemente agudizado y se va a materializar casi con toda seguridad en las próximas semanas y meses en otro aún más grave porque el segundo error que está manifestando el Partido Popular es creerse que la solución al problema que tiene la economía española viene solamente del cambio de gobierno.

Una simpleza, porque lo único que de verdad nos podría sacar del problema no es quitar a Zapatero y poner a Rajoy sino un cambio de políticas (que fue justamente lo que no quiso o no se atrevió a hacer el partido socialista paralizado por el cesarismo que lo domina) y lo que está anunciando el PP es todo lo contrario: fortalecer las que se venían aplicando.

Aumentar los recortes, reducir el gasto y poner en marcha con más fuerza aún las llamadas políticas de austeridad (que, como he repetido varias veces en realidad no lo son porque no implican, austeridad en sentido estricto ya que no combaten los verdaderos despilfarros y no hacen nada por aumentar los ingresos fiscales), solo va conseguir que disminuya aún más la capacidad de generación de ingresos de nuestra economía y, por tanto, que a medio plazo (e incluso a corto si son muy radicales) sea más difícil que España pueda hacer frente a sus compromisos de pago. Y como los especuladores no son tan tontos ni ingenuos como los políticos, sino mucho más realistas, como tienen menos anteojeras ideológicas y actúan con mucho más pragmatismo, saben perfectamente que eso es lo que va a pasar, de modo que lo que harán será acelerar su presión y reforzar sus posiciones a corto plazo, estrangulando aún más las condiciones de financiación de la economía española y haciendo así mucho mayor negocio inmediato.

Lo que se dispone a hacer el Partido Popular no es sino más de lo mismo que ha hecho el gobierno de Zapatero (con el resultado político que hemos visto y con la ineficacia económica fácilmente comprobable cuando estamos de nuevo al borde de la recesión) solo que más rápido y, si hace falta, sin anestesia.

Las declaraciones de los dirigentes populares y la guerra de posiciones que venimos observando en los últimos días creo que no dejan lugar a dudas.

Los mercados apretarán las tuercas. Su presión a base de rumores y prisas irá subiendo la prima de riesgo. Los gobiernos de Alemania y Francia y las autoridades del Banco Central Europeo se limitarán a dar palmadas en las espaldas y a exigir con celeridad nuevas y más profundas reformas estructurales (ese eufemismo vergonzante que simplemente equivale a quitar ingresos de las rentas más bajas para dárselos a las más altas). Presionarán para poner de evidezapatero-y-rajoyncia la situación patrimonial de la banca española, que es, junto a una elevación muy alta de la prima de riesgo, lo que justificaría la concesión de un préstamo internacional voluminoso a España. Con el se cerraría el círculo pues sería la excusa perfecta para que la población termine por entender que los recortes ahora mucho más fuertes son imprescindibles y la forma de que los bancos alemanes y franceses cobren lo más pronto posible. Algo cada vez más urgente porque los especuladores ya empiezan a apuntar a Alemania, la pieza mayor que tarde o temprano terminarán abatiendo en esta temporada de caza que las irresponsables autoridades europeas no han querido cerrar para ir dándole poco a poco el poder a los llamados tecnócratas que no son en realidad sino ex directivos de los bancos más tramposos del mundo.

Entonces se pondrá en marcha la segunda fase de reformas que Zapatero no ha llevado a cabo, las los que tienen que ver con la privatización de los servicios públicos que es, en realidad, lo que se viene buscando conseguir desde hace años.

Las voces que en el interior se irán elevando para echar la culpa de todo esto a la herencia recibida (una vez que se vaya produciendo el traspaso de poderes, aunque algunos ya lo anuncian incluso sin verlos) y en este caldo de cultivo me temo que la población se va a encontrar tan desconcertada como desasistida.

N. de la R.
Este artículo, que también pueden ver en  ´Ganas de Escribir´, se publica con la autorización del catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, Juan Torres López.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826