España, 29-09-2016

El Presidente Abdelaziz en el 38 Congreso del PSOE

mohamed-abdelaziz-en-el-38-congreso-del-psoeSáhara Occidental
Editorial SaharaLibre (6/2/2012)
Hace algún tiempo, un amigo de esta web escribió en uno de sus artículos, “… muchas veces, los españoles del movimiento de apoyo al Pueblo Saharaui, queremos ser más saharauis que los propios saharauis”. Tenía toda la razón, y son muchos los ejemplos del día a día de esta lucha solidaria, en los que se pone de manifiesto que los que españoles que ponemos parte de nuestras vidas al servicio de la causa saharaui no estamos en la misma onda que el pueblo al que presumimos defender, o por lo menos, en la de sus incuestionables y legítimos representantes.

El primer fin de semana de febrero se han celebrado en Sevilla dos acontecimientos importantes: La 37 Conferencia Europea de Coordinación del Apoyo al Pueblo Saharaui (EUCOCO 2012) y el 38 Congreso del Partido Socialista Obrero Español. El Presidente de la RASD, Sr. Abdelaziz, aprovechando la visita a la EUCOCO, decidió aceptar, o le aconsejaron aceptar, la invitación del PSOE, y se presentó en la ceremonia de inauguración del congreso socialista. ¿O fue al revés? ¿Qué más da? En cualquier caso, asistió a los dos acontecimientos de Sevilla en representación del Pueblo Saharaui.

La delegación saharaui estuvo compuesta en el Congreso del PSOE, además de por el Presidente Abdelaziz, por el Delegado en España del Frente Polisario, Bucharaya Beyun; la Secretaria General de la Unión de Mujeres Saharauis, Fátima Mehdi; el Ministro de Cooperación, Hach  Ahmed, y otros altos representantes saharauis.

La ceremonia de apertura del Congreso corrió a cargo del Secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, precisamente el mismo representante del PSOE que se negó a asistir a una reunión bilateral, hace justo un año, con el Frente Polisario, porque se iba a hablar del derecho de autodeterminación del Pueblo Saharaui, y en consecuencia del referéndum propiciado por la ONU, originando este desencuentro una crisis en la relación PSOE-Frente Polisario, que ha durado hasta que Abdelaziz decidió aceptar, o le aconsejaros aceptar, la invitación del PSOE.

Como resultado del 38 Congreso ha salido elegido Secretario General del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, precisamente el mismo que, como Ministro del Interior socialista, dio por buenos los tendenciosos informes oficiales marroquíes sobre el brutal desmantelamiento, por las fuerzas represivas de Marruecos, del Campamento de la Dignidad Saharaui en Gdeim IziK. Ese mismo ministro que hizo oídos sordos, o miró para otro lado, a las declaraciones e información documental aportada por activistas españoles que vivieron en primera persona y fueron testigos directos de la represión marroquí en los territorios ocupados por Marruecos en el Sáhara Occidental.

Según el Servicio de Prensa Saharaui oficial, Abdelaziz  “recibió junto con la delegación que lo acompaña una calurosa bienvenida por parte de la presidencia y los delegados del Congreso socialista”. Y el Delegado saharaui en España, Bucharaya Beyun, hizo declaraciones del tipo: “Nuestra presencia en el Congreso del PSOE es una señal de nuestra buena voluntad de cooperar. No podemos tener relaciones de enemistad con los socialistas” “no vamos a dejar de lado al PSOE por el hecho de que en un momento determinado, un gobierno socialista se alejara de las posiciones que defiende el Pueblo Saharaui”.

Asistió también Felipe González, aquel que como Secretario General del PSOE, en noviembre de 1976, visitó los Campamentos de Refugiados de Tindouf, para engañar a los saharauis diciéndoles aquello de “con vosotros hasta la victoria final” para, una vez llegado al Gobierno de España, olvidarse de ellos y convertirse posteriormente en unos de los más fieles defensores de las tesis marroquíes.

Asistió José Bono, aquel que como Presidente del Congreso de los Diputados, en la legislatura anterior, mandó detener y pretendió encausar penalmente a un grupo de activistas saharauis por gritar “Sáhara Libre” en los palcos de público del Congreso de los Diputados español.

Asistió Miguel Ángel Moratinos, exministro de Exteriores socialista; difícil encontrar un ministro, desde la llegada de la democracia a España, que se haya mostrado con mayor desprecio e incompetencia hacia el Pueblo Saharaui y su justa causa. Serían necesarias muchas páginas para relatar sus acciones, omisiones y posicionamientos contra el Pueblo Saharaui, pero por elegir una, decir que fue el ministro que demostró su incompetencia en el caso de Aminetu Haidar.

También asistió Trinidad Jiménez, la última ministra de Exteriores socialista, la que paso de exigir al Gobierno español, en el 2003, “la libre autodeterminación del Pueblo Saharaui”, a declarar cuando gobernaba ella, en el 2010, que “España no tiene responsabilidad en el Sáhara” y que Marruecos “es el administrador de facto de Sáhara, reconocido por la ONU”. La ministra que calló ante la represión marroquí y ante los reproches del Gobierno de Marruecos a los periodistas españoles, y miró para otro lado ante los asesinatos, agresiones y detenciones de ciudadanos españoles en el Sáhara Occidental ocupado.

Asistió también Ramón Jáuregui, el ministro de la Presidencia del último Gobierno socialista, que llegó a reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

También estaba allí Elena Valenciano, Responsable de Relaciones Internacionales del PSOE, que unos días antes de que el último enviado especial de la ONU para el Sáhara, Christopher Ross, iniciase su primera visita oficial a la zona de conflicto, se apresuró a viajar a Marruecos para declarar: “Saludamos la presentación por Marruecos del plan de autonomía”, iniciativa que constituye, según ella, “una hoja de ruta”.

Y también estaba en el 38 Congreso del PSOE el expresidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que llegó al cargo aventurando que en seis meses solucionaba el conflicto del Sáhara y, en ocho años de gobierno, ha terminado por competir con su antecesor socialista en el cargo, Felipe González, por ser el que más favores ha realizado a la monarquía marroquí, defendiendo sus tesis y sus intereses. 

Así, además de Abdelaziz, que decidió aceptar, o le aconsejaron aceptar, la invitación del PSOE, han asistido al 38 Congreso del Partido Socialista otros 100 invitados y un total de más de 950 delegados del Congreso socialista.

Entre estos delegados seguro que se podría encontrar a alguno de los que arrancaban y destrozaban las banderas de la RASD, que portaban activistas saharauis, en el mitin de Rubalcaba en Santa Cruz de Tenerife.

Entre estos delegados, seguro que se podría encontrar a alguno de los que, en el mismo mitin, desalojaban violentamente a los mismos activistas saharauis, sólo por gritar “Libertad para el Sáhara”.

Entre estos delegados, seguro que se podría encontrar, a los que tratan de encausar, solicitando multas millonarias, a otros activistas saharauis que se manifestaron en la dársena de un puerto para denunciar el expolio de recursos naturales en el Sáhara Occidental.

Entre estos delegados, seguro que se podrían encontrar muchos militantes socialistas que dicen defender la causa saharaui, que acogen niños saharauis en los meses de verano, o incluso, que trabajan en las asociaciones de amistad con el Pueblo Saharaui para enviar lentejas, arroz, azúcar, y otra ayuda humanitaria a los Campamentos de Refugiados Saharauis de Tindouf para que no mueran de hambruna, pero se niegan a exigirle a la dirección de su partido que abandonen su vergonzoso apoyo al represor, torturador y ocupante marroquí, y apoyen al reprimido, torturado y ocupado Pueblo Saharaui para que puedan obtener su libertad.

Con toda esta gente, por haber decidido aceptar, o aconsejarle aceptar, la invitación del PSOE, es con la que ha alternado este fin de semana el Presidente de la RASD y Secretario General del Frente Polisario. Seguro que, incluso, habrá habido quién haya intentado fotografiarlo con muchos de ellos.

Mientras tanto, los activistas prosaharauis españoles, se manifiestan o se concentran para denunciar la postura del Gobierno socialista de apoyo a Marruecos y sus tesis de ocupación.

Mientras tanto, los activistas prosaharauis españoles, encadenándose a las rejas del Ministerio de Exteriores (socialista), para denunciar el brutal desmantelamiento de Gdeim Iziz.

Mientras tanto, los activistas prosaharauis españoles realizando campañas dirigidas a europarlamentarios (socialistas y populares) para que no aprueben acuerdos de pesca ilegales entre la Unión Europea y Marruecos.

Mientras tanto, los activistas prosaharuis españoles, ocupan sedes del Partido Socialista Obrero Español para exigir un cambio en su política hacia el conflicto saharaui.

Mientras tanto, los activistas prosaharauis españoles, viajando al muro de la vergüenza, que separa a los saharauis de los Campamentos, de los saharauis de los territorios ocupados del Sáhara Occidental, para denunciar su existencia, por cierto, muro vigilado por fuerzas militares de ocupación marroquí, con armamento y material bélico regalado o vendido por gobiernos socialistas a los marroquíes.

Mientras tanto, los activistas prosaharauis españoles, dedican sus horas a denunciar la política de expolio de recursos naturales en el Sáhara Occidental por empresas españolas, política promocionada por gobiernos españoles, en contra de la legalidad internacional.

Mientras tanto, los activistas prosaharauis españoles, denuncian los atropellos a los derechos humanos cometidos por Marruecos en el Sáhara Occidental, con la complicidad, por su silencio y su mirar para otro lado, de los gobiernos españoles, y todo ello, también con el silencio de la militancia de los partidos que sustentan a estos gobiernos.

Mientras tanto… parece que los activistas prosaharauis españoles, todos ellos del movimiento solidario de apoyo al Pueblo Saharaui, como decíamos al principio, “queremos ser más saharauis que los propios saharauis” o por lo menos que sus incuestionables y legítimos representantes.

El Pueblo Saharaui lleva 37 años demostrando su alto grado de dignidad. El Sr. Abdelaziz puede hablar, alternar, fotografiarse, abrazarse o entrevistarse con quien le dé la real gana; faltaría más. Cuando actúa como Presidente del Pueblo Saharaui también lo puede hacer, pero quizás tendría que sopesar un poco más sus acciones, por si pudiese, en algún caso, llegar a menoscabar con ellas la inmensa dignidad de su pueblo. En cualquier caso, lo que sí tendría que hacer el Presidente de los saharauis, es coordinarse con el activismo prosaharaui y, por tanto, con el movimiento solidario de apoyo al Pueblo saharaui, para que ni él, ni ellos, puedan quedar en evidencia en ningún momento.

Deseamos que la visita del Presidente de la RASD y Secretario General del Frente Polisario a Sevilla, este fin de semana, tanto a la EUCOCO, como al Congreso del PSOE, haya sido productiva para el Pueblo Saharaui y para su justa causa.

N. de la R.
Este artículo se publica con la autorización de SaharaLibre.es.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826