España, 25-09-2016

Juan Van Halen preveía, en ZP, “La sonrisa de Robespierre” sin guillotina

la-sonrrisa-de-robespierreEspaña
José Manuel G. Torga (19/2/2012)
Artículos punzantes y revoltosos de Juan Van Halen, estrenados en internet, son bisados ahora, con el empaque del libro, bajo un título que inquieta: “La sonrisa de Robespierre y otros textos políticamente incorrectos”.

Alerta siempre a la actualidad y explorador de la Historia, observa a los personajes de hoy y evoca a los de otro tiempo como con la pátina del daguerrotipo o la reproducción sorprendente de la cámara oscura. Esos juegos de las luces y las sombras le permiten vislumbrar, en la sonrisa sin causa de Zapatero, un rictus del Robespierre guillotinado: <<Y dicen que cuando cayó al cesto la poderosa cabeza enmelenada de aquel “incorruptible” convertido en “tirano”  su rostro componía un gesto sonriente. Esa sonrisa  también [compulsa Van Halen] me recuerda la inmarcesible y pertinaz sonrisa de Zapatero. La inexplicable sonrisa de un cadáver”>>.

Quien suscita la asociación  de imágenes es el impaciente -que no “divino”, cual el agraciado por Pemán– secretario general del PSOE madrileño, Tomás  Gómez, cuando lanzó una acusación maximalista: “PP es sinónimo de corrupción”. El aserto da la oportunidad a Juan Van Halen para tratar a Gómez como a un doctrino, recomendándole la Red de redes y las hemerotecas, con el objetivo de bucear en las aguas abisales de etapas de la corrupción socialista, que el otro parece no ver como viga en ojo propio. De paso le enumera ejemplos concretos de estuche  damasquinado: los casos “Filesa”, <<“henmano” Juan Guerra>>, “Expo 92”, “Roldán”, “Directora del BOE”, “presidenta de la Cruz Roja Española”…

A Alfredo Pérez Rubalcaba lo compara -salvando, creo, distancias- con Joseph Fouché, el incombustible ministro de la Policía con el Directorio, el Imperio napoleónico, los Cien Días y Luis XVIII. Sobre el Ministro del GAL por antonomasia, encuentra una perla escatológica: <<Cuenta Arzalluz en su autobiografía que un día, acompañado por Txiki Benegas, le pidió Rubalcaba que el PNV no apoyase una Comisión de Investigación parlamentaria sobre el GAL porque “nos vais a hundir en la mierda”, y el entonces jefe del PNV le contestó con su recámara de jesuita retirado: “Es vuestra mierda”. Y lo era. Y lo es, pese a la desmemoria nacional>>.

Como muestra viva de las “dos Españas”  detalla, con rigor de genealogista, el elenco familiar de “Maru” Menéndez (Carmen Menéndez González-Palenzuela, portavoz socialista en la Asamblea de Madrid). Su hermana Lourdes eligió la pertenencia a Jueces para la Democracia; pero Ignacio, otro hermano, ha sido candidato al Congreso de los Diputados por FE-La Falange; y el tercer hermano, Camilo, es yerno del fundador de Fuerza Nueva, Blas Piñar. Concretamente el nombre de Camilo posee tradición en la estirpe ya que su padre, Camilo Menéndez Vives, fue el capitán de navío que lució el uniforme de la Armada en el escenario del 23-F;  y un tío abuelo, el teniente general Camilo Menéndez Tolosa, desempeñó el cargo de Ministro del Ejército con Franco. Pues, a pesar de todo, digo yo,  “Maru”  Menéndez no deja traslucir que le haya helado el corazón ninguna de las dos Españas.

Repartiendo estopa
Van Halen
reparte estopa, siempre con tiento, para Moratinos, Solbes, Montilla, Garzón y otros nombres del zoo político nacional, e incluso del internacional. No obstante, el blanco recurrente en la colección de artículos es, en buena lógica, José Luis Rodríguez Zapatero, el ahora ex presidente del Gobierno asilado en el Consejo de Estado ¡Líbrenos Dios de sus consejos y hasta de sus consejas!

Espigaremos uno de tantos pasajes significativos y, además,  de alto voltaje: <<Cuando se refirió al asunto de Perejil en el Pleno del congreso de los Diputados lo mejor que se puede afirmar es que Zapatero hubiese estado mejor callado. Los antecedentes del incidente de Perejil hay que buscarlos cuando, nuevo en el trono Mohamed VI de Marruecos, ordenó una escalada en la reivindicación de las ciudades de Ceuta y Melilla y otros enclaves españoles en el norte de África, molesto por el apoyo del Gobierno español al censo de saharauis ordenado por la ONU. Mohamed VI llamó a aquel apoyo “la traición de Aznar”, pero la independencia del Sahara era una reivindicación también de la izquierda. Marruecos congeló la renovación de los acuerdos pesqueros con España y retiró a su embajador en Madrid. El entonces jefe de la oposición, Zapatero, jugó un papel que alguien podría entender como traición. En medio de la tensión visitó Rabat sin comunicárselo al Gobierno de Aznar, de modo que se debilitó la voz única, la del Gobierno, tan necesaria en momentos de crisis entre naciones. Para no hablar de su foto junto al Rey Mohamed VI ante un mapa en el que las fronteras marroquíes llegaban a media Andalucía>>.

Epigramas al canto

Juan Van Halen

Juan Van Halen

No me extraña lo más mínimo que Juan Van Halen, político y periodista,  tampoco soslaye su naturaleza de poeta y conocedor de la Poesía en sus múltiples registros. En el capítulo “Las plumas de Evo y las cuentas de Parla”, trae a colación  el celebrado epigrama de Valle Inclán, despotricando  del entreguismo de un crítico teatral ante los estrenos del polifacético José Echegaray: “En Bombay dicen que hay/ terrible peste bubónica/ y aquí Urrecha  hace la crónica/ de un drama de Echegaray. / ¡Mejor están en Bombay!”. Recuerda también, en la misma estela, al coetáneo José Antonio Medrano, con un dardo que parece rememorar, en su ánimo descalificador, a mi paisano leonés Antonio de Valbuena, sobre los “ripios” académicos y otros bien diversos: “Me dicen que hay en Ceilán/ una terrible epidemia/ y aquí la Real Academia/ le da un sillón a Cebrián. ¡Mejor están en Ceilán!”. Van Halen echa su cuarto a espadas, con unos versos satíricos para el líder indigenista que despluma y despieza, inmisericorde, la integridad de Bolivia, mientras denuncia los peligros del pollo hormonado europeo: “Te quejas de Zapatero/ y Evo nunca se atempera,/vista poncho o guayabera,/ consuma pollo o cordero./ ¡Mayor zote el cocalero!”.

El libro presenta un pórtico, a modo de prólogo, del profesor de Filosofía, Gabriel Albiac. Este acierta a sintetizar el espectáculo de la farsa nacional glosada por el autor político: “entre el 8 de febrero de 2009 y el 24 de octubre de 2010, el blog de Van-Halen va desgranando una cotidianidad de lo político que, leída dentro de un par de decenios, no podrá parecer sino un ingenioso ejercicio de literatura del absurdo. Porque son imposibles los personajes que nos gobiernan. Porque gentes como las que pasan por estas páginas: Zapatero, Rubalcaba, Jiménez, Aído, Blanco, Pajín, Gómez…, serían excesivas en un panfleto burlesco. Porque sus medidas políticas harían el regocijo de un manicomio. Y, sin embargo, eso es lo que estamos viviendo. Como normalidad. Durante ya más de seis años y en el borde de la ruina”.

 Afortunadamente, ese ciclo se cerró, aunque no sus consecuencias. Ahora, con Rajoy, nos vemos ante la enigmática Esfinge o la sonrisa de Mona Lisa/La Gioconda (Alegre, si traducimos). ¡Ojalá! Ya veremos.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826