España, 26-09-2016

Ceferino L. Maestú (y II):”El sistema capitalista ha educado a la mayor parte de la gente para ser esclavos, para ser asalariados”

Torga y Maestú

Torga y Maestú

Reportajes
José Manuel González Torga (30/4/2012)
La conveniencia de limitar el texto, que recoge un diálogo amplio,  requería interrumpirlo cuando Ceferino L. Maestú, sindicalista, con raíces falangistas, quedaba en CC. OO., un tanto como gallo en corral ajeno.

–  ¿Qué tiempo permaneciste y cómo fue tu salida de Comisiones Obreras?
– 
Hombre, hasta después del año 65… Tanto yo como la gente del grupo mío estuvimos en CC.OO. dos años aproximadamente. Incluso después de mi detención seguí participando en CC.OO. Lo que sí es cierto es que llegó un momento en que tuve que romper con CC.OO. porque me di cuenta de que Marcelino Camacho y los comunistas estaban intentando manipularlas. Una organización que, estrictamente, era de trabajadores al servicio de trabajadores, para defender intereses de trabajadores, Marcelino estaba intentando transformarla, ponerla al servicio de intereses del partido. En una de aquellas reuniones, en el Pozo del Tío Raimundo, estábamos estudiando un plan de actuación con los criterios que había que sostener y yo,  cada acuerdo que se tomaba, lo anotaba en un “papelín”. Después lo doblé repetidamente y lo guardé (Ceferino señala  un bolsillo pequeño). A los pocos días volvimos nuevamente a reunirnos, ya para hacer un plan definitivo, y me sorprende que Marcelino Camacho empieza a sacar cosas que no se habían hablado ni acordado. Y le dije: “Oye, Marcelino, eso no es lo que acordamos”. Él me contesta: “¿Cómo, cómo? Claro, claro que sí”. “Que no, hombre, que no”. Saqué mi papel, lo leí, y dije: “Esto es lo que acordamos y vosotros dijisteis que estabais de acuerdo con ello, de modo que…”. “No. Estás en un error…”. Le repliqué: “Mira, Marcelino, ¡se acabó!”. Y todos nosotros pegamos la espantada y nos fuimos. Así se acabó. Ya no volví a tener más relaciones con CC.OO.

Detención
– ¿Qué significó la detención, el 28 de junio del 66, ante el  Ministerio de Trabajo, donde estaban también Marcelino Camacho y algunos más…?
 Pepe Hernando Sánchez, que ahora ha hecho un libro muy interesante sobre San José; y Víctor Martínez Conde, que había sido director del periódico  “Más”, de las Hermandades del Trabajo, y cuyo padre era Vieja Guardia de la Falange, pero él, no; él, en aquel momento, ya era comunista.

– ¿Estaba también Ariza?
 No, a Ariza allí no lo detuvieron, en ese momento al menos.

– ¿Cómo se llegó a esas detenciones?
  Estábamos afincados, en El Pozo del Tío Raimundo porque yo había trabajado con el Padre Llanos, en el Secretariado de Ejercicios Espirituales, y también  había hecho una revistilla que se titulaba “Persevera”, por lo cual  había tenido una relación muy grande con el Padre Llanos, muy amistosa. Y cuando nos echaron del Centro Manuel Mateo, donde habíamos empezado, hablé con el Padre para ver si encontrábamos algún lugar en el que pudiéramos reunirnos, y entonces nos proporcionó el sótano de una antigua chabola, de la cual él tenía una llave. Y también, cuando pensamos que hacía falta un lugar para una reunión más numerosa, nos consiguió una nave, que había sido anteriormente Centro de Formación Profesional, que patrocinaba el Padre Llanos en el Pozo. Ya dispusimos de  otro local, que era un galpón grande; allí celebramos una asamblea de toda la gente que estaba vinculada a aquel movimiento y había, no sé, cuatrocientas o quinientas personas. En esa reunión acordamos: Primero, recoger firmas en un documento en el que se enumerasen todas las reivindicaciones planteadas por la sección social de los diversos sindicatos que nos habían atendido. En un momento determinado, ya teníamos 16.000 firmas, y lamento no hubiera fotocopiadoras en aquella época (yo creo que conservo fotografías de aquel pliego de firmas, porque lo tuve en mi poder durante algún tiempo).

Entonces -continúa evocando Ceferino– acordamos, en segundo lugar, que ese pliego con las 16.000 firmas deberíamos llevarlo al Ministerio de Trabajo. No era nada subversivo sino, simplemente, que entonces era una cosa extraña. Posteriormente nos reunimos la Junta, la Intersindical, en un bar en la calle Reina Victoria, al lado de un cine que había; y allí, de pié, mientras tomábamos algo, acordamos bajar por la calle Raimundo Fernández Villaverde, un total de seis, en parejas. La primera la formábamos Marcelino y yo, la segunda eran Víctor Martínez Conde y Pepe Hernando, y la tercera, que no me acuerdo ahora cómo se llamaban esos tíos -que eran los que llevaban las firmas -pero no eran muy conocidos; sé que uno de ellos era un conductor de la Empresa Municipal de Transportes. Éstos que llevaban las firmas tenían instrucciones de que, si nos detenían a los primeros o a los segundos o a los cuatro, trataran de eliminar las bolsas con las listas, para no comprometer a  los firmantes. Cuando llegáramos a la confluencia de la calle Raimundo Fernández Villaverde con la Castellana, nosotros teníamos pensado entrar por allí al Ministerio de Trabajo, mientras había una concentración en la plaza de San Juan de la Cruz; pero, cuando efectivamente  llegamos allí, nos estaba esperando el famoso Yagüe, el jefe de la Brigada Político Social, con otros policías; y nos recibió exclamando: “¡¡Hombre ya creí que no veníais!!” (Ceferino se ríe al recordarlo). Entonces nos metieron en un autobús y nos llevaron a la Dirección General de Seguridad, junto con varias  personas más, a las  que habían detenido también en la plaza de San Juan de la Cruz. Quince o veinte personas fuimos a los calabozos en la Puerta del Sol, y de allí pasamos a la cárcel de Carabanchel.

Prisión
–  ¿Cuánto tiempo estuvisteis en la cárcel?
  Yo estuve en la cárcel unos seis meses aproximadamente; pero el Tribunal de Orden Público me condenó a año y medio. Sin embargo, mi amigo y abogado, que era Jaime Miralles, uno de los hermanos Miralles, estando yo preso, y a punto de enviarme a la cárcel de Palencia, logró que autorizasen que yo volviera al Tribunal de Orden Público y, en efecto, fui allí otra vez. Miralles entró a hablar con algún responsable y salió sonriente, diciendo “Ya les he metido un puyazo a esta gente”. Yo le pregunté “¿Qué ha pasado?”. “Pues, mira, como tú sabes, ya hemos planteado un recurso ante el Tribunal Supremo contra la sentencia condenatoria vuestra, porque ni tu habías alterado el orden, ni eras responsable de ello, ni se podía demostrar que pertenecías a CC.OO., ni habías participado en la manifestación, de modo que tú y los demás que fueron detenidos contigo, podíais quedar en libertad nuevamente y dar marcha atrás. He logrado que esta gente, a cambio de retirar el recurso ante el Supremo, te conceda la libertad condicional. Vengo a preguntarte si estás de acuerdo”. “Hombre, claro que estoy de acuerdo (nuevas risas de Ceferino). En la calle puedo hacer cosas y estar con mi familia; pero en la cárcel, no”.

ceferino-l-maestu– Con Solís ¿tuvisteis alguna entrevista?
 Como periodista, Solís me invitó a una reunión -de la que tengo una fotografía-  en el Palacio de la Trinidad. Una reunión relacionada con algún congreso. Antes de la reunión hubo un “petit comité”, en el que yo empecé a criticarle a fondo y él aguantó la racha; pero yo nunca hablé con él amistosamente.

–  Pasemos a otro tema. ¿Qué labor realizabas en el despacho que tenías en la plaza de Los Mostenses, donde yo te visité alguna vez?
Yo tenía una librería popular, donde todos los libros eran de carácter social y de formación. Hicimos muchísimos afiliados, suscriptores. Pagando una cantidad mensual tenían derecho a un libro automáticamente, un libro que yo escogía o que ellos escogían de una lista que les daba. Y también había mucha gente que iba por allí a verme. Cuando salí de Comisiones intenté promover un frente democrático sindical y entonces establecí relación con la UGT, con la CNT, con la Federación Solidaria de Trabajadores, con la Unión Sindical Obrera, y todas estas organizaciones llegamos a un cierto acuerdo. Incluso hicimos una declaración, en un “papelín” que distribuimos por ahí adelante. Los de la CNT fueron los únicos que no firmaron porque decían que no tenían  organización nacional, que no tenían organización aquí. La UGT no tenia organización más que en Bilbao y para cada reunión tenía que venir un tío de Bilbao. Y la gente nuestra, la gente que yo tenía, mis amigos y compañeros de la Unión de Trabajadores Sindicalistas, muchos eran de Astilleros de Sestao, donde trabajaba precisamente Nicolás Redondo y teníamos relaciones con él, aunque nunca vino a las reuniones que teníamos en Madrid. En la reuniones si estaba por ejemplo Manuel Zaguirre.

– ¿Tuviste algún tipo de relación con Julián Gómez del Castillo, que trabajó conmigo, en el tránsito de los años 70 a los 80, en la agencia “Central Press”?
  Julián y yo fuimos muy amigos siempre.

–  ¿Cuál es tu concepto sobre él?
  Yo fui también militante de la HOAC. Y Julián fue un tipo extraordinario, que todo lo que hizo fue extraordinario: la editorial ZYX, la venta de aquellos libritos en la calle, todo, todo lo que hizo.

La figura de Patricio González de Canales
Ceferino Maestú
ha escrito un librito, aún inédito, titulado Patricio, sucesor de Hedilla, último Jefe Nacional de Falange Española de las J.O.N.S.” Afirma en esas páginas biográficas que era descendiente, en línea directa, del conde Fernán González, el fundador de Castilla, que vivió y murió en la fortaleza burgalesa de Canales.

Espigando en los textos de esa semblanza, uno encuentra párrafos de especial interés. Creo que merece la pena intercalar algunos. “A finales de 1939 (la guerra había terminado del 1º de abril), se constituyó una Junta clandestina, presidida por el coronel Rodríguez Tarduchy, veterano de la Falange y de la Unión Militar Española, con Patricio Fernán González de Canales como secretario. La integraban, entre otros, Ricardo Sanz, por Asturias; Daniel Buhigas, por Galicia; Ventura López Coterillo, por Cantabria ;Luis de Caralt, por Cataluña; José Pérez de Cabo, por Levante; Gregorio Ortega, por Canarias; Antonio Cazañas, por Marruecos; Eduardo Ezquer, por Extremadura; y el propio Patricio, por Andalucía. Sus reuniones eran esporádicas y tenían que adoptar precauciones, que la actividad ilegal exigía. Se consideraban la Falange no secuestrada: la Falange Auténtica, que rechazaba el cambalache franquista de la F.E.T”.

– Háblame algo sobre la personalidad de Patricio González de Canales, con quien tú trabajaste en la agencia “Fiel”
 Patricio González de Canales era un santo varón. Fue director de varios periódicos del Movimiento, uno en Sevilla y otro en Santander. Estuvo en el frente de Madrid, en una bandera de Falange. Que por cierto, como anécdota de él me han contado, que un día, en un bosquecillo, cerca del Puente de los Franceses, llegó malherido un legionario, en una camilla. Patricio, que estaba por allí, se acercó y, entonces, el legionario decía: “¿Verdad que no me voy a morir, verdad que no me muero?”. Patricio empezó a consolarle; se puso a rezar y, en ese momento, el herido se murió. Entonces sus camaradas bromeaban:Patricio ha matado al legionario, Patricio ha matado al legionario…”

 Yo tuve a Patricio de profesor en la Escuela Oficial de Periodismo y siempre me pareció persona de carácter afable. ¿Cómo explicas que estuviera dispuesto a atentar contra a Franco?
 El era falangista y estuvo allí porque había que estar; pero él estuvo al margen de todo. Cuando le nombraron Director General de Propaganda, editó las Obras Completas de José Antonio y las distribuyó a todo el mundo. Si no, no hubieran existido las obras completas.

Otras pinceladas de Maestú sobre aquella Junta clandestina, a la altura de 1941: “Una organización de masas era imposible y había que centrarse en una actividad de grupos minoritarios con objetivos concretos. Tenían que matar a Serrano Suñer, como responsable principal del secuestro de la Falange, pero descartaron la idea pensando que Franco pondría a otro en su lugar. Entonces comprendieron que a quien tenían que matar era la propio Franco. Sometida a votación, la propuesta fue aprobada pero con cuatro votos negativos y una abstención, probablemente de Patricio, que no era partidario y no quería tomar partido en la decisión. Se debatió cómo y cuándo podría realizarse el magnicidio. No era empresa fácil y, poco después de aquella reunión, la Junta llegó a la conclusión de que no estaba al alcance de sus posibilidades”.

– Cuando conocí a Patricio se decía que iba a dormir a un monasterio, en Alcalá de Henares
 Patricio fue siempre soltero y dormía en una residencia de una asociación de sacerdotes jubilados. Yo he ido muchas veces allí a hablar con él. Éramos un grupo de gente de la Universidad, de procedencia falangista, como José Luis Rubio, Miguel Sánchez Mazas y Tomasito Lozano, que luego ha sido embajador en Panamá.

– Allí le entrevisté precisamente, como embajador de España
  Eran una gente estupenda. Frecuentemente, en domingo, íbamos andando y discutiendo entre nosotros hasta Alcalá de Henares, dialogando, y cuando teníamos algo importante, nos sentábamos a la orilla del camino. Todos éramos amigos de Patricio. Habíamos estado con él en la Hermandad de San Felipe Neri, del Hospital Provincial, de la que Patricio fue Hermano Mayor. Era una entidad cuyos miembros los domingos se reunían allí y, después de rezar unas oraciones, se ponían unas togas negras y nos íbamos a visitar a los enfermos terminales, para ayudarles, llevarles libros, comida, correspondencia de su familia o cualquier otra cosa.

De la Universidad a la agencia “Fiel”
– Aparte de todo eso Patricio era un hombre intelectualmente muy preparado ¿No?
 Patricio era Doctor en Derecho y en Filosofía y Letras. Fue ayudante de cátedra de Gascón y Marín, en Madrid;  cuando se produce la vacante en la cátedra de Barcelona, le dice: “Patricio, usted es el único que está preparado para esa cátedra. De modo que yo le voy a recomendar y usted va a ser catedrático de Barcelona; pero él contesta:” Yo preferiría que usted recomendase a López Rodó, que está aquí, y él es catalán; a mi, ir a Barcelona no me interesa!”. Fíjate, siempre pensando en los demás. Fue también ayudante de cátedra de Pedroso, en Sevilla, donde este era catedrático de Derecho Político. Además, Patricio estuvo 17 años investigando en el Archivo de Indias y sabía de América más que nadie. Para mí fue un gran maestro.
Otros breves trazos sobre el desenlace de aquella Junta clandestina: << ¿Qué podrían hacer aquellos pocos falangistas desesperados? Sin más, acordaron disolverse y así lo contaría Patricio en el libro “Falange”, de Stanley G. Payne. Sólo el extremeño Eduardo Ezquer continuó con una agrupación clandestina, denominada ORNS (Ofensiva de Recobro Nacional-Sindicalista. Sería detenido seis veces y procesado en cinco ocasiones>>.

– ¿Trataste a Eduardo Ezquer, a quien yo entrevisté, a contrapelo para aquel  momento, en Badajoz? Y, como consecuencia, el gobernador civil, Santolalla de Lacalle dio, un toque de atención al director de “Hoy”, Herminio Pinilla
 Le conocí, pero no le traté. Era un hombre interesante. Sí, era muy amigo de Patricio González de Canales.

– Ezquer ha sido considerado como un falangista puro. Creo que así lo definió Víctor de la Serna, el abuelo de la estirpe periodística, claro está
 Para mí, Ezquer no era una persona que me agradara. Tengo una sensibilidad especial y hay gente que no me cae bien y no sé por qué.

–  Otra cuestión. A tu juicio ¿qué representó la agencia “Fiel”, periodísticamente, que pilotabas con González de Canales?
  Periodísticamente fue muy importante. Empezó quijotescamente y terminó siendo una organización profesional. Nosotros tuvimos abiertas oficinas en Leopoldville (antiguo Congo Belga); en Alejandría, con un periodista copto-egipcio, que había estudiado aquí en España; teníamos una oficina abierta en Roma, con una periodista italiana; otra sede en Paris, con un periodista extraordinario que hacía un boletín de información política de verdad; teníamos oficinas también  en Lisboa,  en México y en Buenos Aires. Disponíamos ya de intercambios con agencias internacionales, como la Novosti rusa, y de otros contratos de intercambio con agencias inglesas, una griega, una suiza, otra noruega… bueno y algunas más,  de otros países.

– ¿Cómo se mantenía económicamente?
– 
Teníamos, incluso, un servicio de televisión. Llegamos a un acuerdo con una cadena de televisión brasileña y contratamos, con TVE, información de los partidos del domingo y un periodista portugués, que colaboraba con nosotros, grababa la explicación en su idioma y, seguidamente,  la película con la explicación la llevábamos con rapidez al aeropuerto, facturábamos y, con el desfase horario que hay, aquello llegaba oportunamente. Intentamos, incluso, la organización de programas de radio, en francés, para países de África. Yo fui el único periodista español invitado a un viaje a Angola y Mozambique con el presidente de Portugal, Américo Thomaz. Iban periodistas de diversos países y de medios como “Le Figaro”, “Le Monde”, el “Corriere della Sera”, “The New York Times”… Una vez terminado aquello, aproveché para ir primero a África del Sur, y luego al Congo Belga, con el fin de  hablar con nuestra gente de allí.

ceferino-l-maestu1Cooperativismo
– En la primera parte de nuestro diálogo  te mostrabas a favor del cooperativismo ¿Qué futuro ves a esta fórmula, que en alguna ocasión, según me consta, ha despertado reacciones contrarias por parte de la CEOE?
 Las empresas no pueden estar a expensas de las huelgas y los conflictos laborales. Tienen que estar constituidas por todos los que participan en ellas. Por lo tanto, las cooperativas habrían de ser las empresas del futuro, pero mientras no haya un cambio de mentalidad eso será imposible. Lo primero es que a los mismos trabajadores no les gustaría asumir la propia responsabilidad, porque la mayoría de la gente ha sido educada para ser esclavos. El sistema capitalista ha educado a la mayor parte de la gente para ser esclavos, para ser asalariados, no para ser hombres libres, para ser socios, con responsabilidades y derechos. La cooperativa tiene dificultades porque no encaja con la mentalidad actual de los trabajadores. La mayor parte de la gente está esperando a que le ofrezcan un puesto de trabajo.

–  Te referiste al ejemplo de éxito de Mondragón. Ahora bien ¿sabes que se ha dicho algunas veces que tenía vínculos con ETA?.
 Yo no creo que eso sea cierto. Es verdad que el pueblo de Mondragón es muy, muy partidario del nacionalismo vasco; pero el cura Arizmendiarrieta, no.

–  Ten en cuenta que Arizmendiarrieta murió hace muchos años. Yo he conocido a uno de los cinco fundadores y una vez hablé por teléfono con el jefe de Prensa, que era hijo del que había sido lehendakari, en los años 30, José Antonio Aguirre…
  Independentistas puede que sí;  pero partidarios de la violencia, no creo. La única noticia que yo te tengo es la de de que uno de los miembros de la Caja Laboral Popular, que es el banco de ellos, sí que estaba vinculado a ETA. Pero, automáticamente no le defendieron. Le han echado.

–  Indudablemente lo que sí ha alcanzado el grupo es un gran desarrollo
  Es extraordinario. El padre Arizmendiarrieta tenía una visión clarísima; era un tipo excepcional. Si hubiera sido un capitalista, hubiera sido uno de los más importantes. Pero, fíjate, fue un hombre tan humilde que quisieron comprarle un coche de segunda mano, para que pudiera moverse de un lado para otro, y él dijo que no, que no quería coche mientras no lo tuvieran todos los vecinos de Mondragón. Entonces él se movía con una bicicleta vieja que también era de segunda mano. Y lo único que aceptó, al final de su vida, fue un ciclomotor. Eso, el hombre que ya tenía en marcha Fagor, con 1500 trabajadores. Al gerente de Fagor, que no tenía coche propio y me llevaba en una furgoneta de reparto a tomar el tren para Madrid, le hice una pregunta indiscreta:
“¿Ganáis mucho dinero?” Y me contestó: “Ganamos tanto dinero que me da vergüenza”. Esa era la gente de Mondragón.

La tragedia de su padre
Hay que culminar la entrevista. Pienso que no debemos obviar un tema trágico, como es el del crimen del que fue víctima Ceferino Maestú Novoa, a comienzos de la Guerra Civil. “A mi padre lo asesinaron el 27 de Julio”, ha escrito el hijo. Fueron tropas marroquíes. El progenitor del ahora entrevistado era abogado y como tal ejerció colegiado, sucesivamente, en Pontevedra y en Cádiz. Militó en el partido de Lerroux, del que pasó a la Unión Republicana, de Diego Martínez Barrio. Como alcalde de Vigo, Maestú Novoa, aparte de la labor local, donó un avión y otras ayudas para los soldados españoles en la Guerra de África. Durante un breve periodo fue gobernador civil de Huelva.

–  Una pregunta final, Ceferino ¿Cuál podría ser la clave de tu falangismo, después de haber pasado por la tragedia de tu padre?
– 
 Yo no me he dejado llevar ni por ambición, ni por odio, sino por mi vocación por la verdad. He buscado la verdad por encima de todo, a lo largo de mi vida. Y descubrí la Falange, un día en que, por curiosidad, me metí en un mitin de Falange, en Vigo, y me llamó la atención porque no había visto nunca una cosa parecida. De pronto, oigo que Jesús Suevos pronuncia un discurso y la gente aplaude… Y él dice: “No queremos aplausos; sólo queremos ¡Arriba España!”. Me quedé  sorprendido: “¡Joder!, que  gente es ésta”, pensé. Y busqué información y busqué algún librito…
Una vida larga de búsquedas la de Ceferino L. Maestú. Un luchador, siempre en la brecha.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826