España, 26-09-2016

¿Corre peligro el euro?

Economía
Manuel Funes Robert (30/7/2012)
pesetasTodas las protestas y lamentos de las masas afectadas por los nuevos recortes no habían inmutado al BCE hasta ahora, que al contrario, le servían de pretexto para mantener su política de inhibición a la hora de entender las necesidades naturalmente crecientes de financiación de la economía comunitaria.

Pero ha bastado una alusión débil e inconcreta a la desaparición del euro para que el BCE haya salido al paso declarándose obligado a hacer cuanto sea necesario para que eso no ocurra. El euro es una moneda que nació justamente con la unión monetaria, es su pieza básica, cuya emisión quedaba al 100% en manos del BCE, titular último de la cantidad de euros en circulación.

El peligro para el euro es que desaparezca como moneda de alguna de las naciones que lo utilicen bien porque Bruselas lo imponga por no cumplir las condiciones de ajuste, bien porque los países victimas decidan salirse por su cuenta para librarse del castigo del ajuste continuo y creciente. Pero los países que por uno u otro procedimiento queden libres del euro y recuperaran su vieja moneda tendrán unas ventajas que sorprenderán a la comunidad y podrán convertirse en causa para que otros países abandonen también el euro y es que su salida les devolverá su soberanía monetaria. Les liberará de la obligación de los dictados de Bruselas y para colmo se formará un precio entre el euro vigente para los demás países y la moneda resucitada que favorecerá intensamente las exportaciones al país que se sale hacia el área de los países que no se salen.

Y este es el temor de Bruselas, el que ha provocado que el BCE afirme  que su cambio de política si fuera necesario para que esos escenarios no se produzcan. El miedo está más en Bruselas que en los países comunitarios.

El BCE es el titular legítimo para crear la liquidez que se necesita que por no haberlo hecho en la medida necesaria le hace responsable de la crisis y el endeudamiento soberano de los países miembros. Lo paradójico es que para defender el euro y resolver la crisis se precisa el aumento tan necesario como sea preciso de la cantidad de euros en circulación. A más euros, menos peligro para el euro.

Esta es la solución de los dos problemas se demuestra por el impacto fulminante de las dudas del BCE en las bolsas y en el rating. Desgraciadamente todavía las fuerzas que imponen los mercados privados, cuya vida y negocio dependen del dinero escaso y caro siguen presionado. De entrada, en Madrid, el ministro de Defensa dice que la prueba del éxito de la política de ajuste, es el descrédito masivo a nivel popular, disparate comparable a la política  de combatir la enfermedad con dosis adiciónales del la propia enfermedad. Pero hay otra frase  que procede del presidente del Bundesbank: “no pasa nada porque España pague el 7% de los intereses de su deuda”. Y mientras España, emite deudas un día si y otro también, encontrando siempre inversores dispuestos a suscribirlas a tan usurero ratio, el BCE lleva a siete meses seguidos sin invertir un euro a favor de los países miembros necesitados, obligándolos a que la deuda no solo permanezca sino que crezca día tras día.

En este momento pesa sobre España la carga de 40.000 millones de euros solo en tipos de interés acumulados, carga que podría sea nula si el BCE hiciera su trabajo.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826