España, 27-09-2016

A cada cerdo le llega su San Martín

Guinea Ecuatorial
Abaha (30/9/2012)

Teodoro Nguema Obiang, Teodorín

Teodoro Nguema Obiang, Teodorín

Sobre el incidente del que dimos cuenta el pasado día 25 de este mes, cuando las fuerzas de seguridad de Teodoro Obiang Nguema pretendían abrir la valija diplomática que portaban unos marines estadounidenses, hay que decir que la orden de que “tienen que enseñar qué es lo que llevan ahí” la dio Teodoro Nguema Obiang, ´Teodorin´, y que su papá y los USA calmaron la situación. Y es que el niño está subido de tono y nervioso pues los de Mongomo no aceptan su entronización como sucesor en el Poder.

Con esa trifulca, tiene mucho que ver el arresto domiciliario de Salomón Nguema Owono, más conocido como “doctor Menguele”, el hombre de la “maleta frigorífica”,  -que no ocupa oficialmente ningún cargo en la actualidad-, pies no cesaba de transmitir al Jefe, o sea a Teodoro Obiang Nguema que los probos de la etnia y familia no están de acuerdo con que sea ´Teodoroin´ el que siga manejando el cotarro político y mucho menos que se haga definitivamente con las riendas del Poder. Tanto le calentó la oreja a Obiang Nguema, que antes de viajar a Estados Unidos, para asistir a la Asamblea General de la ONU, ordenó que le recluyeran. ´Teodorín´ no es ajeno a esa decisión.

La festividad de San Martín se celebra el 11 de noviembre, día de la matanza del cerdo.

El régimen de Malabo no hace más que prodigarse en la realización de eventos, supuestamente internacionales, que cuestan un pastón, con la finalidad de maquillar su mala imagen. En esta línea, se celebra en Malabo la Primera Conferencia sobre el Trabajo, “una iniciativa del Segundo Vicepresidente de la República, Teodoro Nguema Obiang, apoyada por el Ministerio de Trabajo”, según fuentes oficiales de la dictadura.

La Conferencia nos ha mostrado algunas escenas típicas de la lucha por el poder, entre otras la silla vacía de Ignacio Milan Tang, Vicepresidente Primero del Gobierno del dictador, cargo que ocupa desde la llamada reforma constitucional. Una situación anómala (en teoría), ya que ´Teodorín´ es el Vicepresidente Segundo, a cargo de la Defensa Nacional y Seguridad del Estado, además de Ministro de Estado de Agricultura y Bosques.

Más de uno se ha preguntado, ¿dónde está Milan Tang? Al parecer se encuentra en España para recibir tratamiento médico. No pocos especialistas en asuntos guineanos opinan que ya no va a regresar a Guinea Ecuatorial, pues representa un pequeño obstáculo para ´Teodorín´  en su lucha por hacerse con el Poder Total.

La Primera Conferencia sobre el Trabajo tampoco no ha contado -en este caso de forma voluntaria- con la presencia de representantes de las multinacionales del petróleo y del gas; pero sí con la de los partidos políticos creados por la dictadura para tratar de vender mejor su idea de “país democrático”, operación en la que España lleva, lamentablemente, mucho dinero gastado en una colaboración nefasta, antidemocrática, injusta e ilegal, de la que no pocos se han beneficiado y se benefician en la Madre Patria.

Entre los partidos políticos que han asistido a la Conferencia se pudo ver a los mandamases del CPDS, a alguno de los cuales les dejaron un rato de gloria en la mesa presidencial, tras marcharse todos los jerifaltes del régimen. Y es que esos llamados opositores han perdido el norte y el sur.

El opositor Raimundo Elá Nzang, líder del Movimiento para la Restauración Democrática, se encuentra en Francia país que le ha concedido, al parecer, el asilo político, algo que España le denegó como suele hacer en los últimos años con todos aquellos opositores que lo solicitan.

Estados Unidos, China y Francia se aprestan a librar la batalla por el Golfo de Guinea, mientras España se debate tratando de pagar los 100 millones de euros que le cuestan los intereses de la de monumental deuda que ha contraído entre los años 2077 a 2011.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826