España, 26-09-2016

CARTA ABIERTA A JOAQUÍN ORTEGA SALINAS, Embajador de España en Rabat en 1990, de Hmad Hammad, activista saharaui

Sáhara Occidental/España/Marruecos
espacioseuropeos.com (19/12/2012) Hmad Hammad
A su paso por Madrid, Hmad Hammad, conocido activista saharaui participó en una de las tertulias sobre política exterior organizadas por el Grupo Colón-APPA (Asociación para el Progreso de los Pueblos de África). Allí coincidió con el coronel Diego Camacho, miembro de APPA y, tras celebrar su reencuentro, evocaron las dramáticas circunstancias en las que se inició su amistad en 1990, cuando Hamad buscó refugio y asilo en la embajada española en Rabat y el embajador, Joaquín Ortega lo entregó a las fuerzas de seguridad del rey Hassán II que lo perseguían. 

Con la publicación de esta carta, APPA se propone hacer constar la vergüenza y repulsa ante la actitud cobarde y vergonzosa de un representante de España, que ninguna razón de estado puede justificar.

 

CARTA ABIERTA A JOAQUÍN ORTEGA SALINAS
(Embajador de España en Rabat en 1990)

Hmad Hammad (17/12/2012)
En el nombre de Dios el Único el Misericordioso.

Sr. Embajador:
Quizás no se acuerda o no quiera acordarse de mí, que a veces la memoria hace indecibles jugarretas para borrar recuerdos incómodos. Soy Hmad Hammad, uno de esos tres muchachos saharauis que, en 1990, acosados por la policía marroquí, cometimos la ingenuidad de buscar refugio en la Embajada de España en Rabat (Marruecos).  Usted era entonces el embajador de España en esa capital y, en lugar de concedernos el asilo que habíamos solicitado, nos entregó a las fuerzas de seguridad marroquíes, pese a que sabía muy bien que con ello nos condenaba a la cárcel y a sufrir terribles torturas e, incluso, la muerte, en una de las mazmorras secretas donde tantos hombres, mujeres e, incluso, ancianos, han desaparecido desde 1975 para siempre, por el mero hecho de ser saharauis.

Mis compañeros y yo cometimos la ingenuidad de buscar refugio en la Embajada de España. Pensábamos, ilusos de nosotros, que habiendo firmado España dos años antes la Convención de Ginebra sobre Derechos Humanos, estaríamos seguros en la embajada española, máxime cuando, además, mi padre era español por haber nacido en la provincia española nº 53 del Sáhara Español y con DNI español y yo mismo nací  español y tuve DNI. Además,  España sigue siendo hasta hoy (así lo ha ratificado la ONU) la potencia administradora del territorio no autónomo del Sáhara Occidental y, por lo tanto, está obligada por la Carta de las Naciones Unidas a defender al pueblo saharaui.

Pero usted, señor Joaquin Ortega, nos negó, no sólo el asilo al que teníamos derecho, sino cualquier clase de ayuda: ni agua nos dieron en su recinto (el de España), algo que en la ley de la gente del desierto no se hace ni con el peor de los enemigos. El colmo fue que se encargó usted mismo de meter a la policía marroquí dentro de la Embajada para que nos sacaran de allí. Todavía recuerdo en mis pesadillas los rostros de esos tres policías que usted dejó pasar para que nos detuviesen en lo que era técnicamente territorio español, dentro de su propio coche oficial.

Le diré, para que no quede ninguna duda de lo que nos ocurrió después, que los torturadores marroquíes hicieron todo lo posible para hacerme hablar, llorar y pedir piedad. Me arrancaron las uñas de los pies. Me torturaron con altas corrientes de electricidad en todas las partes sensibles de mi cuerpo y otras muchas formas de tortura en cuya práctica sus amigos marroquíes son expertos.

Todavía hoy me parece un milagro haber sobrevivido a ese sufrimiento insoportable e indescriptible. Sí, reconozco que en esos momentos grité de dolor y pedí a Dios que me llevara con él. Pero no lloré, eso sí que no, para que no pudiesen disfrutar del placer de verme humillado.

No sé cómo recibirá embajador esta carta, ni cómo la leerá, si delante de su familia o a escondidas, como hizo en su trabajo diplomático cuando nos entregó a los verdugos y asesinos del pueblo del Sahara Occidental. Seguramente sus hijos y nietos se sientan orgullosos de tener a un padre como usted, pero que sepan que destrozó a mi familia y a mí, que todavía sigo sufriendo las secuelas de esas terribles torturas.

Me gustaría saber: ¿Qué le dieron a cambio de mi entrega? ¿Un cargo, una promoción, una prebenda? He sabido después, que usted justificó su innoble acto por el temor a que nuestra petición de asilo causase problemas en las difíciles relaciones hispano-marroquíes. Pero, la verdad, no me cabe en la cabeza que la patria de Don Quijote pueda identificar patriotismo y defensa de intereses nacionales con un acto tan inhumano y tan indigno.

Es más, pienso que a gente como usted deberían juzgarla precisamente por haber quebrantado los intereses nacionales, porque la entrega de víctimas inocentes a sus verdugos, violando el derecho internacional por los cuatro costados, lo que pone en evidencia, aparte de su falta de humanidad  y cobardía, es un país débil y miserable.

Los españoles entonces no tuvieron modo de enterarse de lo que había ocurrido porque ningún medio de comunicación informó sobre ello, pero que sepan ahora que en Rabat, todas las embajadas estuvieron al tanto de la ignominia suya, de la ignominia de España.

He de decir también, para los españoles que ahora puedan sentir vergüenza, que en todos estos años que han pasado nunca olvidé a otra persona que en 1990 formaba parte del personal de esa embajada, pero justo por lo contrario que a usted señor Ortega. Se trata del que entonces era comandante del Ejército español, Don Diego Camacho, que intervino con decisión y arrojo para intentar convencerlo de que no hiciese lo que acabó haciendo en nombre del prestigio de España. Todos estos años lo he llevado en el corazón, por su esforzada gestión, recordándole todas las obligaciones que correspondían a España, sin importarle, como ocurrió, que fuese represaliado por ello por sus superiores,  privándole de su cargo en Rabat.

En los numerosas idas y venidas que he tenido que hacer a España desde mi liberación con el fin de someterme a revisiones médicas por las secuelas de las torturas que me inflingieron los marroquíes, he tenido ocasión de volver a encontrarme con Don Diego Camacho. De usted, en cambio, no he vuelto a saber nada. Ni siquiera en esta última estancia en la que, por cierto, he coincidido con la triste noticia de la tragedia ocurrida en Madrid  en una multitudinaria fiesta juvenil que costó la vida a cuatro jóvenes. Dios las tenga en su gloria y a sus familias mi expresión de dolor y lo mismo a toda la población española con la que el pueblo saharaui se siente fuertemente unido.

No puedo dejar de pensar que esas jóvenes vidas arrancadas prematuramente por el infortunio, forman parte de una juventud que sigue mostrando su solidaridad con la tragedia del pueblo saharaui y que, desde 1975, viene marcando la diferencia con sus dirigentes políticos respecto a mi gente; marcando la diferencia con gente como usted señor  Joaquín Ortega.

No sé por qué lo hizo, pero fuese por lo que fuese, ambición o cobardía me da pena que haya gente que ponga precio a su dignidad.

Que la sociedad española se lo perdone. 

Hmad Hammad

Y la paz

N. de la R.
Para más información sobre Joaquíí Ortega Salinas –gracias a Dios jubilado-  consultar en wikipedia.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826