España, 27-09-2016

El ex teniente coronel Florencio Ela Bibang, opositor al régimen de Teodoro Obiang, secuestrado en Guinea Ecuatorial por el régimen de Obiang Nguema

Guinea Ecuatorial
espacioseuropeos.com (21/3/2013)tEODORO oBIANG nGUEMA
Fuentes de la oposición guineana al régimen dictatorial de Teodoro Obiang Nguema, informan que hace días fue secuestrado Florencio Ela Bibang, ex teniente coronel del Ejército de Guinea Ecuatorial. Según esas mismas fuentes el secuestro se produjo en su casa, en la localidad de Mongomo. Ela Bibang, opositor al actual régimen, estuvo preso en la cárcel de Black Beach en Malabo, tras haber sido secuestrado en Nigeria en el año 2005. En esa operación, dirigida por  Heriberto Meko, máximo responsable de la Seguridad en el Exterior, fue también secuestrado Felipe Pancho. Hace dos años fueron indultados.

Según se ha podido saber por su esposa –informa la Fundación Sur-, “fue un grupo nutrido de hombres armados que irrumpieron su casa de madrugada y le llevaron sin mediar palabra alguna. Hasta ahora no se sabe su paradero, por que su esposa, ha recorrido todas las dependencias policiales de la ciudad y ni le han visto. Se teme por su Vida”.

En junio de 2008 espacioseuropeos informó que el dictador Teodoro Obiang Nguema había indultado con ocasión de su onomástica a Florencio Ela Bibang, entre otros guineanos, que habían sido detenidos por el caso del supuesto hallazgo de armas, cuya primera victima mortal fue Saturnino Nkogo Mbomio. Por aquellos días la CI (Candidatura Independiente) exigió a través de un comunicado que el dictador presentase en público al resto de los detenidos que no habían sido indultados, al albergar serias dudas de que podrían haber sido asesinados por el régimen, como así fue.

El secuestro-detención de Florencio Ela Bibang, según la Policía, obedece a una llamada telefónica hecha al exterior, que efectuó una persona desconocida, al  ex teniente coronel Cipriano Nguema, que se encuentra huido de Guinea Ecuatorial. ¿Qué relación tiene dicha llamada telefónica con los detenidos? Un opositor nos comenta desde Malabo que “La Policía debe esclarecer sus sospechas, no puede detener por detener a opositores por simples llamadas de terceros. Los del PDGE se pasan las horas llamando y especulando, y no pasa nada”.

Además de Florencio Ela Bibang, la policía guineana detuvo a Eleuterio Esono, Antimo Edú Nchama (ambos residentes en Malabo). Los detenidos, a pesar de los rumores de que se encuentran en la prisión de Black Beach, están en la Comisaría Central de Malabo, de acuerdo con las informaciones recibidas.

Hay que recordar que en noviembre de 2009, un grupo de personas fuertemente armadas intentaron secuestrar a un grupo de opositores guineanos que se encontraban en el sur de Nigeria, pero la acción fue un auténtico fracaso. De acuerdo con esa información, los atacantes fueron detenidos y desarmados por moradores de las cercanías y amigos de los refugiados guineanos.

Por esas fechas espacioseuropeos dio cuenta que otro grupo de guineanos tenía proyectado efectuar un nuevo ataque contra esos mismos refugiados, pero no tuvieron mejor suerte; aunque esta vez eran comandados por el nigeriano Jaffet G. Dabbey,  conocido como “comandante Ebi Dari“. Según información que facilitó el FRENALIGE (Frente Nacional de Liberación de Guinea Ecuatorial), este individuo es un antiguo miembro de uno de los grupos del MEND (Movimiento de Emancipación del Delta del Niger), que se acogió al proceso de desarme. Según las mismas fuentes, ese individuo recibió  entre 200 y 500 millones de nairas (un millón de euros) entregados por Heriberto Meko, Director General de Seguridad Exterior de Guinea Ecuatorial, para llevar a cabo el ataque contra los opositores guineanos.

No hay duda que con detenciones arbitrarias, y secuestros,  es como mejor se muestra la dictadura guineana. Esa es su verdadera cara de presentación; su auténtica imagen.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826