España, 01-10-2016

.Irak: un resumen de las consecuencias de no encontrar las “armas de destrucción masiva” de Sadam Hussein

Irak
espacioseyuuropeos.com (20/3/2013)
Guerra de IrakMás de 56 personas murieron ayer en Irak  en una serie de atentados  con explosivos en el día que se cumplía el décimo aniversario de la invasión del país por Estados Unidos. Una decena de explosiones causó la muerte de al menos 56 personas en Irak, la mayoría de ellas en atentados con coche-bomba.

Una década después de aquella invasión, la mayoría de los estadounidenses cree que el ataque fue un error y que cada vez están más convencidos de que el régimen iraquí  (Sadam Hussein) no tenía “armas de destrucción masiva”.

El 20 de marzo de 2003, Estados Unidos comenzó la invasión de Irak  con un fuerte ataque con lanzamiento de misiles que destruyeron en pocas horas gran parte de las infraestructuras e instalaciones militares y administrativas del régimen iraquí.

Las calamidades de la población iraquí comenzaron muchos años antes con el embargo decretado y liderado por el presidente de Estados Unidos, George W. Bush. A causa de ese embargo, la sanidad pública carecía de medicamentos y equipamiento médico, lo que sin duda causó numerosísimas muertos sobre todo entre la población infantil, enfermos crónicos y la tercera edad. Pero los efectos de ese embargo se extendieron a todos los sectores de la sociedad, el paro aumento y la industria se vio seriamente deteriorada.

Ofrecemos un resumen de las consecuencias de esa invasión con datos aportados de diversas instituciones internacionales:

– Más de 4.000 soldados de la coalición internacional resultaron muertos, la mayoría de ellos estadounidenses. Varios miles más han resultado  heridos. Han muerto también más de cien trabajadores civiles y cooperantes, así como más de treinta periodistas. Se calcula que unos 6.000 soldados e insurgentes iraquíes han podido morir desde 2003.

– Las estimaciones sobre civiles muertos oscilan entre 12.000 y 150.000, aunque otras sitúan el número de muertos en un millón.  Llama la atención la celeridad con que se conoce el número de muertos en Siria, pero ha habido y hay opacidad sobre los fallecimientos en Irak. Lamentablemente, muchos medios de comunicación y ONG contribuyen a diluir la cifra de muertos causándola a atentados posteriores a la invasión.

– Fortalecimiento  y nacimiento de organizaciones terroristas.

– Alteración y violación del Derecho Internacional con la decisión unilateral de Estados Unidos.

– Atentado a los Derechos Humanos, durante y después de la invasión, situación que se mantiene hoy.

– EEUU se ha gastado 1,3 billones de euros en esa guerra, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Brown, pero se estima que ascenderá a 4,6 billones en los próximos cuarenta años, debido a la deuda con los veteranos de guerra.

– Alteración de la credibilidad de Naciones Unidas, debilitando su capacidad de acción en el futuro.

– Merma de la credibilidad democrática de los países que apoyaron la invasión (España, Reino Unido y Portugal).

– Destrucción del tejido industrial de Irak.

– Aumento de la criminalidad en Irak.

– Los precios del petróleo y otros carburantes subieron de forma desmedida  tras el conflicto.

– Destrucción de la estructura sanitaria iraquí.

– Destrucción y desaparición del patrimonio cultural de Irak.

– Deterioro del Medio Ambiente debido a la composición de la munición empleada, especialmente uranio, así como la liberación de gases a causa de la destrucción de pozos petrolíferos.

– Desempleo masivo, que pasó del 30% al 60% o más de la actualidad.

– Desintegración del país y graves enfrentamientos entre sunies y chiies, algo que antes no se daba.

Seguimos a la espera de que los líderes políticos que apoyaron esa invasión pidan perdón por la desolación y muerte que causaron, ya que a día de hoy no han aparecido las “armas de destrucción masiva”,  y destacar que cómo es posible que  Durao Barroso, que apoyó con entusiasmo esa invasión, siga en su cargo de Presidente de la Comisión Europea.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826